SEGUINOS

PROVINCIALES

Cataratas sin agua: Cancillería argentina analiza vías de solución

Luego de la inquietud de parte de las parlamentarias misioneras del Parlasur, Julia Perié y Cecilia Britto, de acercar la problemática de la baja del agua en el río Paraná a la Cancillería argentina, -inquietud que también fue elevada a la Nación por parte del gobernador Oscar Herrera Ahuad y diputados nacionales por Misiones- hubo una respuesta de parte de las oficinas de Asuntos Diplomáticos, desde donde aseguran que el estiaje no es imputable a las hidroeléctricas brasileñas, pero que este martes sostendrán una reunión virtual para proponer soluciones al conflicto que aqueja a la población misionera.

De acuerdo con la misiva enviada a las parlamentarias, las oficinas de Misión Diplomática argentina realizaron un informe de la situación, que comienza diciendo: “A raíz de la bajante de agua registrada en los ríos Paraná e Iguazú, que está afectando la provisión de agua en Puerto Iguazú y en varias localidades de la Provincia de Misiones, la Cancillería ha venido realizando consultas desde mediados de marzo con distintos organismos del Estado Nacional tendientes a evaluar la situación y determinar eventuales cursos de acción”.

Luego agrega el documento: “De las consultas y videoconferencias realizadas, en las que participaron las Subsecretarías de Obras Hídricas, Puertos, Marina Mercante y Vías Navegables y Energía, y las contrapartes técnicas argentinas en el Ente Binacional Yacyretá (EBY) y en la comisión Mixta argentino-paraguaya del Río Paraná (COMIP), se llegan a las siguientes conclusiones preliminares:
-El estiaje no es imputable a las hidroeléctricas brasileñas. Se trata de un fenómeno meteorológico extremo que afecta a toda la región y que no se daba desde el año 1952.
-Es probable que la bajante se acentúe y afecte aún más el abastecimiento de agua en varias localidades ribereñas. Esto es particularmente grave en el contexto de la pandemia por el COVID-19.
-No se prevén precipitaciones significativas en las próximas dos semanas que cambien la situación, lo que también generará serias dificultades a la navegación.
-El embalse de Itaipú está en su nivel mínimo. El caudal erogado es igual a lo que ingresa y no podría verter más agua. Sin embargo, las represas aguas arriba en el Paraná tienen reservas acumuladas en previsión de mayor sequía.
-Mientras que en Argentina la principal dificultad hoy es la falta de agua para consumo humano, en Paraguay la preocupación se centra mayormente en la navegación. Hay mucha carga que no puede salir por el Alto Paraná.
-La represa de Baixo Iguazu, en el río Iguazú, estaría en una situación similar a la de Itaipú y las represas aguas arriba estarían con embalse mínimo.
-La solución técnica consistiría en que las represas aguas arriba de Itaipú viertan más agua para que a su vez Itaipú pueda aumentar el caudal de erogación.
-La actitud de Brasil en torno a este tema ha sido positiva y ha demostrado su disposición a colaborar con las necesidades de Argentina”.

Por último, el ministro de Cancillería que eleva la nota asegura que “este martes se realizará una reunión virtual con funcionarios técnicos (recursos hídricos, energía y navegación) de Argentina y Brasil para analizar la problemática en cuestión y la factibilidad de aumentar el caudal de erogación a través de Itaipú”.

Tanto Perié como Britto agradecieron la respuesta de Cancillería y se comprometieron a acercar a la población misionera los resultados de la reunión virtual técnica que se realizará y las vías de solución que se proponga a través del asesoramiento de los funcionarios técnicos de Brasil y Argentina.

 

Agua: ante bajante histórica del río Paraná, Argentina le pedirá a Brasil que habilite el paso por las represas

Una sequía histórica secó las Cataratas del Iguazú, dejó sin agua a parte de Misiones, otorgó menos energía a las represas argentinas, provocó muerte de peces en el Río Paraná y encareció la logística en el puerto de Rosario. En buenos términos, Cancillería hará un pedido a Brasil para normalizar la situación.

 

El canciller Felipe Solá le pedirá en los próximos días a Brasil que habilite el paso de agua a través de sus numerosas represas hidroeléctricas para compensar la bajante histórica en el Río Paraná.

Así se lo adelantaron a El Cronista fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, luego de que este medio informara que el gobernador de MisionesOscar Herrera Ahuad, y algunos diputados nacionales le expresaron la preocupación a Solá por la falta de agua en distintos ríos.

Como consecuencia de una sequía histórica durante el verano en Brasil, los ríos Iguazú, Paraná y Uruguay están con los niveles más bajos de los últimos 90 años.

El faltante de agua se ocasionó en un déficit de precipitaciones en el cordón montañoso Serra do Mar, a escasos kilómetros del Océano Atlántico, en el este de Brasil.

 

El río Iguazú nace en las cercanías de Curitiba, en el estado de Paraná, y desemboca en el Río Paraná en la Triple Frontera (Puerto Iguazú del lado de Argentina, Foz do Iguaçu por Brasil y Ciudad del Este por Paraguay) y tiene en su curso seis represas hidroeléctricas, que cerraron sus compuertas: Foz de Areia, Salto Segredo, Salto Santiago, Salto Osorio, Salto Caxias y Baixo Iguaçu.

De acuerdo a lo que averiguó este diario, los equipos técnicos de la Cancillería de Argentina mantienen un buen diálogo con sus pares de Brasil, comandados por Ernesto Henrique Fraga Araújo.

Entre ellos mantuvieron teleconferencias y concluyeron este fin de semana, tras una reunión de los técnicos de Itaipú (represa que comparten, aguas arriba del Paraná, Brasil y Paraguay) que el faltante de agua es por un fenómeno natural y no fue forzado.

 

Esto provocó diversos problemas en la Argentina: se “secaron” las Cataratas del Iguazú (tienen el menor caudal de 2006 y además están cerradas por la cuarentena obligatoria, dada la pandemia de Covid-19 -coronavirus-), dos ciudades de Misiones se quedaron sin agua potable, las represas hidroeléctricas Yacyretá y Salto Grande tienen menos recursos para generar energía y el puerto de Rosario no tiene suficiente profundidad.

De esta forma, se encarecen la logística y la energía en Argentina y complican el aparato productivo. Incluso, hay reportes de muerte de peces por la bajante en los ríos, con un alto impacto al medio ambiente.

Hay una sequía general en la región que afecta a todos los países de la cuenca. En los próximos días habrá una reunión más formal para que las represas de Brasil habiliten el paso del agua para que no se sequen el Paraná y las Cataratas”, respondieron en Cancillería ante la consulta de El Cronista, y remarcaron que “hay buena predisposición” del país vecino.

Fuentes de la embajada de Brasil en Argentina, en tanto, aseguraron que “no hay ninguna noticia de retención anormal de agua en Brasil que perjudique el flujo hacia la Argentina“.

“Al revés, al tomarse conocimiento de la situación, en carácter extraordinario y para mitigar los efectos de la sequía en Argentina, el caudal del río Iguazú fue aumentado por el lado brasileño en la medida de lo posible. La sequía en la región tiene proporciones históricas: desde junio de 2019, las precipitaciones en toda la región vienen bastante por debajo del promedio histórico.

 

https://www.cronista.com/economiapolitica/Agua-ante-bajante-historica-del-rio-Parana-Argentina-le-pedira-a-Brasil-que-habilite-el-paso-por-las-represas-20200413-0077.html

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-