SEGUINOS

Salud

Referente social misionero de la ex Villa 31 relató cómo se vive con el coronavirus “golpeando” sus puertas

“Chacho” Mendoza es oriundo de Aristóbulo del Valle. En declaraciones a C6Digital comentó que llegó con su familia a los 3 años a la localidad bonaerense de Florencio Varela, en el sur del conurbano y cuando cumplió la mayoría de edad se mudó al barrio Padre Carlos Mugica, la ex Villa 31 del barrio porteño de Retiro. En ese lugar comenzó a hacer tareas sociales y formó su familia. En 1988 inició con las actividades a través de olla populares y actualmente maneja la ONG “Por el futuro de los chicos”, a través del cual pretende devolver algo a la provincia.

Se le ocurrió la idea de llevar chicos de distintos barrios de localidades de Misiones. Los recibe en el lugar donde lleva a cabo la iniciativa solidaria.

 

“Yo los recibo acá con el hospedaje todo gratis por una semana. Los llevamos a la cancha de Boca Juniors, de River Plate, el Planetario, entre otros sitios turísticos. Además, los acompañan los padres y se les cocina lo que ellos quieren comer”, relató.

Para este emprendimiento social recibe donaciones de distintas organizaciones sociales, de empresas, de la Casa de Misiones, organismos varios, políticos, dirigentes y personas solidarias en general. “Con los chicos pasamos un fin de semana hermoso”, agregó Mendoza.

Además, recordó que tiene a su madre que vive en el barrio Sur Argentino, de Posadas. También su casa de vacaciones en 25 de Mayo. “Conozco la provincia de Misiones de punta a punta”, destacó.

Luego hizo referencia a la situación que se vive en el barrio Padre Carlos Mugica. “Acá se está viviendo algo impresionante, es algo muy doloroso. Uno no puede salir afuera porque está el virus. Yo estoy hace 75 días encerrados. Ya conozco todas las paredes de mi casa”, afirmó en el contacto periodístico.

Según los datos que maneja, el lunes 25 de mayo se registraron 1.800 casos. El primer testeo que se hacía daba 78 por día. Ahora, con el plan DetectAR hay 105 casos por día en la villa 31. Al viernes llegamos a los 2.200 casos aproximadamente, con nueve fallecidos. De ellos, tres eran referentes sociales, que tenían comedores.

Mendoza observó que si no hay más casos es porque no hay testeos. Indicó que en los días previos a la explosión de casos en esa zona de la ciudad de Buenos Aires reclamó que se realicen testeos masivos, más presencia del Estado, más alcohol en gel. “Dije que iban a haber cada vez más casos, ya llegan a los 1.800 casos”, consignó.

“Una cosa es contarlo y otra cosa es vivirlo”, remató el referente social.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-