SEGUINOS

POSADAS

Chacra 145: Familias reclaman por facturas que les resultan difíciles de pagar

En la chacra 145 de Posadas, se convocaron un grupo de vecinos y vecinas para protestar por estos aumentos. Este reclamo es acompañado por el Frente Popular Agrario y Social, con el diputado Martín Sereno a la cabeza, que estuvo con las familias afectadas.

“Cada una de las vecinas nos mostró las facturas impagables, desde lo económico y yo diría desde lo moral teniendo en cuenta que se trata de familias de sectores vulnerables. En plena pandemia, las familias de la chacra 145 recibieron facturas de 22 mil, 28 mil, 40 mil, 60 mil y 91 mil pesos por concepto de agua. Hicieron los reclamos pertinentes y hasta ahora sólo recibieron respuestas evasivas por parte de Samsa”.

Recordó que esta empresa fue privatizada en los 90 y se mantiene “imperturbable” a las quejas. “Cada mes factura más alto y amenaza con cortes del servicio a familias de escasos recursos económicos y cuyo consumo no excede la media. Además, a nivel nacional hay un decreto que impide los cortes de servicios básicos.

“Ya iniciamos las gestiones ante el Ente Provincial Regulador de Agua y Cloacas (Eprac) con urgencia y se comprometieron a brindar una solución de fondo. Vamos a seguir de cerca este tema que es injusto para el bolsillo de casi todo un barrio”, expresó Sereno.

Cifras onerosas y amenazas de cortes

Mónica Caballero vive en la chacra 145 y recibió una factura de 12.000 pesos de agua. Cuenta que no sabe leer y que en un principio pagó una factura que no le correspondía, y ahora le llegó otra a su nombre por ese monto, y con amenaza de corte.

El agravante de esta mujer es que hace poco enviudó, o sea que con su situación dolorosa y traumática, ahora se encuentra con que económicamente es imposible abonar esa factura, y con la amenaza que si no paga, se quedará sin el vital elemento.

“Estoy desesperada porque no sé cómo hacer para pagar semejante boleta de 12.000 pesos. Sólo tengo un pobre salario y ahora que me quedé sola, con cinco chicos a cargo y no sé cómo voy a hacer porque también tengo que pagar la tierra y la luz. Cuando alguien cocina en el barrio, voy con una olla a retirar para poder darles de comer a los chicos, porque con el salario no me alcanza siendo jefa de familia”.

Por eso pide a la gente de Samsa que se acerque al barrio a darles una solución. “No quiero tener deudas; pero no hay manera de que pueda pagar esto”, reitera.

En el barrio hay concientización en el cuidado del agua

La presidenta de la comisión barrial, María Magdalena Machado, trata de buscar soluciones a esta situación. Ella es una de las que camina, gestiona e insiste preocupada por lo que les pasa a las familias.

Relata que en su barrio primero lucharon para obtener el agua, se presentaron proyectos pidiendo la red de agua y cloacas que “costó muchísimo dinero.

“Después, cuando teníamos la red no había agua, otra vez emprendimos la lucha, incluso haciendo reclamos en la Cámara de Diputados, finalmente nos recibieron las autoridades de Samsa y llegamos a un acuerdo para que por tres meses nos cobren una suma básica. Entre los derechos de conexión y el consumo, las primeras boletas fueron de 1.500 pesos”.

Organizaron sub-comisiones vecinales de agua, y siempre tuvieron concientización en el cuidado del agua; “pero a medida que pasaban los meses las boletas en algunos casos eran de 4000 hasta 100.000 pesos, algo imposible de pagar.

“Personalmente fui a Samsa y hablé con Mirta Kruzcovzky que siempre nos recibió y nos dijo que iba a mandar a los técnicos y tratar de solucionar los casos; pero nada de eso ocurrió. No hay solución, al contrario: cada vez hay más vecinos que nos traen boletas altas”, sostuvo.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-