SEGUINOS

INTERNACIONALES

Tras levantar la cuarentena, los mercados de China vuelven a vender murciélagos y carne de animales domésticos

Al dejar de registrarse nuevos casos de coronavirus y considerando controlada la enfermedad, China levantó el confinamiento y sus habitantes comenzaron a retomar sus actividades cotidianas, como acudir al mercado. Así, corresponsales británicos constataron que se retomó la venta de perros, gatos, murciélagos y escorpiones en mercados del gigante asiático.

En un mercado en Guilin, al suroeste de China, un corresponsal de Mail on Sunday observó perros y gatos aterrorizados metidos en jaulas oxidadas, murciélagos y escorpiones ofrecidos a la venta como medicina tradicional y conejos y patos sacrificados y desollados uno al lado del otro en un piso de piedra cubierto de sangre, suciedad y restos de animales.

En otro mercado de carne en Dongguan, en el sur de China, otro corresponsal fotografió a un vendedor de medicamentos que regresaba al negocio con un cartel publicitario de murciélagos, que se cree que es la causa del brote inicial de Wuhan, junto con escorpiones y otras criaturas.

Las escenas impactantes se produjeron cuando China finalmente levantó un bloqueo nacional de una semana y alentó a las personas a volver a la vida diaria normal para impulsar la economía en decadencia. Las estadísticas oficiales indican que prácticamente no hubo nuevas infecciones.

El mercado de Guilin estaba abarrotado de compradores el sábado, con ofertas de carne fresca de perros y gatos, un tradicional plato “cálido” de invierno. “Todos aquí creen que el brote ha terminado y que ya no hay nada de qué preocuparse. Es solo un problema extranjero ahora”, dijo uno de los corresponsales con sede en China.

Por su parte, el corresponsal que visitó Dongguan señaló que “Los mercados han vuelto a operar exactamente de la misma manera que antes del coronavirus. La única diferencia es que los guardias de seguridad tratan de evitar que alguien tome fotos”.

Los primeros casos de coronavirus se remontaron a un mercado en Wuhan, pero los funcionarios mantuvieron el brote en silencio durante semanas y los denunciantes fueron silenciados, incluido el Doctor Li Wenliang, de 33 años, quien luego murió de coronavirus.

 

 

Fuente: Canalnet.tv / Clarín.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-