SEGUINOS

PROVINCIALES

Clínicas de Alem no atienden IPS y crece el malestar por la falta de recursos en los hospitales

Las guardias en una de los principales sanatorios de Leandro N. Alem ya no aceptan prestaciones del IPS, por lo que se incrementaron las atenciones en el SAMIC de la localidad, mientras crece el malestar de los hospitales públicos del interior por la falta de recursos.

Luego de los rumores por el cese de los servicios para los afiliados a la obra social del Instituto de Previsión Social (IPS) en el Centro Médico Integral (CMI), el Gerente del Sanatorio, Juan Godoy, confirmó que es “casi imposible seguir brindando prestaciones por los atrasos en los pagos y la falta de respuestas”.

En tal sentido, Godoy señaló que “Solo en las guardias mensuales, tenemos un costo de $500.000 que no se recuperan, tratamos por todos los medios de que el paciente sea atendido pero necesitamos cubrir gastos y sin respuestas por parte del IPS, como tantos sanatorios en la provincia, tenemos que tomar medidas”.

Hospitales públicos en pie de guerra

En comunicación con distintos directores de hospitales provinciales, todos coinciden de que hay un abandono de los distintos centros de salud: no hay profesionales, no hay materiales ni posibilidades de realizar estudios complejos para emergencias.

“Estamos atados de pies y manos y todo el tiempo es derivar a Posadas, Oberá y Eldorado, que muchas veces por las distancias ya no hay nada que hacer, esta es la mentira de que la salud en Misiones es un ejemplo”, consideró un profesional a cargo de uno de los nosocomios del interior de la provincia.

Por otro lado, un reconocido director advirtió que “se vienen mayores reclamos en toda la provincia”. “La precarización laboral, derivada de la falta de recursos ya es inaguantable y ni siquiera contamos para el reclamo con los medios de comunicación, que están coptados por una pauta publicitaria”, reclamó el profesional.

La verdad de los servicios de salud en el interior

Quien suele recorrer el interior de la provincia, se encontrará con edificios totalmente abandonados. La falta de un presupuesto genuino hace que la escasez de medios sea una constante que se refleja en la falta de insumos, en el deterioro de los edificios, del equipamiento, y de las remuneraciones acordes con la capacitación permanente y el esfuerzo de buena parte de sus integrantes.

Esto afecta no sólo a los pacientes que concurren a los distintos nosocomios, sino también al mismo personal: médicos, enfermeros, y personal auxiliar; que cada vez encuentran más dificultades para desarrollar sus tareas.

 

Fuente: Alem News.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-