SEGUINOS

POSADAS

Competidora fitness estuvo internada en terapia por unos suplementos que le recetó un falso entrenador

En diálogo con C6Digital, la competidora fitness, Noelia Mareco, habló sobre los problemas de salud que sufrió por consumir quemadores de grasa que un falso profesor le recomendó. Todo comenzó en una competencia en Apóstoles, donde se sintió mal y compitió a pesar de su mal estado. Luego de que terminó el torneo, la tuvieron que llevar al hospital, con un alta grado de deshidratación. Semanas después, en Posadas, le dijeron que había sufrido una hemorragia cerebral. 

Posted by Canal Seis Posadas on Wednesday, December 11, 2019

“Desde el 17 de octubre estuve muy mal, haciendo reposo en mi casa. Las cosas se me caían, se me adormecían los brazos, me pesaba la vista en un ojo. Tenía dolores de cabeza muy fuertes y vómitos”, contó. En ese sentido, agregó que “el 4 de noviembre me internaron, luego de hacerme una resonancia. A mis padres los médicos le dijeron que había pocas esperanzas y que debían prepararse para lo peor”.

Noelia fue internada en terapia, por si había que realizar una intervención quirúrgica, algo que por fortuna no sucedió. “Me diagnosticaron que tenía una trombosis cerebral. Sigo en tratamiento. El detonante no se sabe, pero los médicos apuntan a la suplementación y mala alimentación que tuve, guiada por mi entrenador”, aseveró.

El supuesto profesor que recomendó los suplementos a Noelia, es abogado y no tiene título de médico, de nutricionista, ni tampoco de entrenador.

“Compito desde el 2017. La suplementación en si no está mal, sino como nos lo daba. Eran dosis altas y cada organismo es diferente. Nunca me mandó a hacer estudios médicos. Yo tuve problemas de coagulación. Los quemadores de grasa me hicieron mal, me hacía tomar dos y a medida que se acercaba la competencia me aumentaba la dosis”, acentuó.

Luego, Mareco resaltó la importancia de concientizar sobre todo a las chicas, que en el afán de mejorar sus cuerpos de cara al verano, se someten a estrictas dietas y suplementación, a veces recomendada por personas no idóneas. “Él entrenador del gimnasio nos daba fármacos como si repartiera caramelos. Yo tenía miedo a los suplementos y él me dijo que no me iban a hacer mal. No voy a tener secuelas gracias a que pude evolucionar rápido gracias a mi edad, pero el tratamiento es largo”, sentenció.

Sobre el falso entrenador, reveló que “él no se acercó a mí desde que me descompuse, recién vino cuando me dieron el alta. No se hizo cargo para nada.
Cuando empecé a compartir mi experiencia, me hablaron unas 13 chicas del mismo gimnasio, de diferentes años que pasaron por lo mismo. Muchas tienen miedo porque esta persona es abogado, yo luego analizaré con mi familia para ver qué medida judicial puedo tomar”.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-