SEGUINOS

Sociedad

Compras online: instancias de reclamo y derechos a favor del consumidor

El aislamiento social obligó a todos a volcarse al mundo digital, implicando la venta de productos por internet, por lo que el consumidor puede verse indefenso en este terreno. Para su tranquilidad, el abogado Martín Ayala, explica tanto las instancias, los plazos y lugares de reclamo como las leyes que lo amparan.

“Advertimos que la contratación por internet es diferente que la presencial, puesto que no veo a la persona ni al producto. Muchas veces coloca a la persona que hace la contratación en una situación de indefensión”, manifestó.

No obstante, hay que recordar que”lo importante es saber que existen muchos derechos a favor del consumidor e instancias de reclamo”.

“Lo primero que podríamos recomendar como una idea general es que se considera consumidor a cualquier persona que adquiera o utilice las cosas que comercializa un empresario, proveedor o comerciante. Es decir, no hace falta ser el comprador o tener el ticket del producto, aunque es muy importante por supuesto, sino que basta con ser el usuario que la utiliza en su propio provecho”, informó. “Con ese hecho ya tenemos toda la posibilidad de poder reclamar los derechos del consumidor”, agregó.

El siguiente paso es saber dónde reclamar. “En este aspecto el consumidor tiene un abanico de opciones. Muchas veces, especialmente empresas serias e importantes, tienen un espacio para hacer reclamos”, señaló el letrado.

“En Misiones la dirección de Comercio Interior tiene sus oficinas en Posadas, en Avenida Mitre con intersección a Avenida Uruguay. Es la autoridad de la Ley de Defensa al Consumidor y es el primer espacio ajeno a la propia empresa donde el consumidor puede iniciar sus primeros reclamos”, guió. “Es una instancia informal, gratuita y bastante ágil. Tiene alguna expectativa de respuesta favorable a favor de los consumidores”, dijo.

“El tiempo para realizar el reclamo va a depender de la problemática que tenga el consumidor. Si el producto no funciona o tiene un defecto, tiene seis meses cuando las cosas son nuevas o, tres meses si se trata de cosas usadas”, explicó Ayala. “Inclusive la comercialización de cosas usadas tiene un plazo de garantías”, destacó.

Por otra parte, “es distinto el plazo si el vendedor del producto no cumple”. “Ahí es un plazo de dos años. Por ejemplo, si compro, pago y nunca entregan, el plazo es bastante más generoso”, advirtió.

“Una última posibilidad de reclamo es si recibo una cosa que compré por internet y luego me arrepiento o no la quiero, ahí tengo 10 días para devolverla”, indicó.

En tanto, el abogado evidenció: “Se estima que el consumidor está en desventaja porque muchas veces no tiene toda la información tan detallada como sí la tiene el vendedor, hay un déficit de la información. Muchas veces el consumidor no es un negociante ni está acostumbrado a la celebración de contratos como sí está acostumbrado el empresario, ahí también hay una desigualdad”.

Consultado sobre los derechos del consumidor ante contratos con bancos, Ayala expresó que “el consumidor de servicios financieros o bancarios es especial y está muy protegido por la ley. Podríamos decir, para la tranquilidad de todos que, aunque en la letra chica el banco o la financiera pretenda poner claúsulas solo a su favor, existe la Ley de Defensa al Consumidor que trae una mochila de derechos irrenunciables a favor del consumidor”.

“En el caso que exista un reclamo judicial o administrativo no vale tanto la letra chica del contrato, sino los derechos y obligaciones que están en la ley”, recalcó. La Ley 24.240 está contemplada en la Constitución Nacional, lo que “significa que estos derechos tienen un rango superior al de las demás leyes pero, además, están consagrados en el Código Civil Comercial, aprobado en 2014 y en vigencia desde 2015”.

La Ley de Entidades Financieras, la Ley de Tarjetas de Crédito y leyes que regulan los servicios públicos también amparan al consumidor.

Descargar Semanario Seis Páginas
-