SEGUINOS

PROVINCIALES

Condenaron a María Ovando a 20 años de prisión y ordenaron su inmediata detención

El Tribunal Oral Penal N°1 de Eldorado condenó a 20 años de prisión a María Ovando, acusada de “haber permitido o no haber impedido el abuso sexual” de una de sus hijas y una de sus nietas. Los jueces ordenaron que  fuera detenida de manera inmediata tras la lectura de la sentencia.

El Tribunal halló culpables también a los acusados de abuso pero les aplicó condenas menores: 18 años a Marcos Iván Laurindo y 12 a Lucas Sebastián Ferreira, como autores del delito de “abuso sexual con acceso carnal”.

El fiscal Federico Rodríguez había solicitado una condena de 22 años para Ovando, de 16 para Laurindo y 18 para Ferreira. La defensa, a cargo de Roxana Rivas, Eduardo Paredes y Jose Luis Fuentes, pedía la absolución.

“Seguiremos las vías recursivas, sabemos que el hostigamiento judicial que recibe María no termina acá”, había adelantado Rivas, minutos antes de la lectura de la sentencia.

“Al principio María tenía miedo de participar, pero después fue clara y dijo: quiero hablar y que el fiscal me explique por qué me odia tanto”, relató Rivas. El equipo de la defensa, con el apoyo del Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género, había solicitado la recusación del fiscal Rodríguez -el mismo que intervino en el juicio del 2011 solicitando una pena de cinco años para Ovando- por “ejercer hostigamiento y estigmatización” hacia la mujer.

Ovando fue juzgada por primera vez en 2011, acusada de abandono de persona por la muerte de su hija Carolina, de tres años. En noviembre del 2012, el mismo Tribunal que hoy la condenó, dictó su absolución. Según la defensa, la nueva acusación que enfrenta Ovando es una respuesta ante la demanda que presentó contra el Estado, y contra el fiscal y el juez que habían intervenido en ese caso, por daños y perjuicios.

“Son evidentes las irregularidades de la acusación”, aseguró Rivas. En septiembre, el juez Atilio León, presidente del Tribunal, había hecho lugar al pedido de nulidad que presentó la defensa de Ovando, ya que consideró que la vaguedad de la acusación no le permitía determinar qué hecho debería juzgar.

Los hechos por los cuales se acusa a los imputados sucedieron, según afirma la defensa, “cuando las niñas ya no estaban al cuidado de María”. En 2015, la jueza Margarita Potschka resolvió quitarle la guarda de las dos niñas, que desde entonces están al cuidado de otra familia.

En la puerta del Juzgado, Ovando recibió el apoyo de organizaciones de Derechos Humanos y personas autoconvocadas, mientras que a principios de mes la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento del Mercosur (Parlasur), aprobó un proyecto para exigir que se incorpore la perspectiva de género en el juicio y que “cese la persecución y el hostigamiento contra su persona”.

Fuente: Página 12.

Descargar Semanario Seis Páginas
-