SEGUINOS

ECOLOGIA

Contaminación, pesca y petroleo: los enemigos que dañan el océano

En el Día Mundial de los Océanos es necesario destacar el importante rol que cumplen, ya que ayudan a proporcionar el aire que respiramos, los alimentos que comemos y el combustible que mueve el mundo. Aunque la vida no podría existir sin ellos, el daño que provocamos a los océanos amenaza nuestra existencia.

En este marco, las Naciones Unidas establecieron el 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos para celebrar el rol de los océanos en la vida cotidiana y concientizar mediante acciones centradas en proteger el océano y utilizar los recursos marinos de manera sostenible.

El tema de este año es “Innovación para un océano sostenible” y pone foco en las presiones que enfrentan por factores que van desde la contaminación hasta el cambio climático.

Importancia de los océanos

Los océanos producen más de la mitad del oxígeno del mundo y absorben aproximadamente una cuarta parte del dióxido de carbono que liberamos a la atmósfera, protegiéndonos así del calentamiento global, pero ¿a qué costo?

Cuando los océanos absorben CO2, se vuelven más ácidos. Hoy, los océanos son más ácidos de lo que fueron en al menos 800.000 años, afectando a una amplia variedad de organismos marinos, pero especialmente a aquellos que construyen sus conchas y esqueletos a partir de carbonato de calcio. Tal es el caso de corales, ostras, almejas, mejillones, caracoles y fitoplancton y zooplancton, las pequeñas plantas y animales que forman la base de la red alimentaria marina.

Por otro lado, los océanos son también una fuente importante de combustibles fósiles, con más de una cuarta parte de todo nuestro petróleo y gas provenientes de fuentes en alta mar. Eso no evita que millones de litros de petróleo se liberen a los océanos cada año.

Estos derrames pueden ser mortales para la vida marina: el petróleo daña a los peces, atrapa a las tortugas y puede hacer que las plumas de las aves no puedan repeler el agua —causando que mueran de hipotermia— y que los delfines dañen sus pulmones al inhalarlo. Después de un derrame, un ecosistema puede tardar décadas en recuperarse.

A su vez, cubriendo alrededor del 70% de la superficie de la Tierra, los océanos juegan un papel vital en la regulación de nuestro clima, evitando que las temperaturas se calienten o enfríen demasiado.

Esto es posible por su tremenda capacidad para almacenar y liberar calor durante largos períodos de tiempo, pero esa recolección de energía solar tiene consecuencias: el calentamiento del agua está elevando el nivel global del mar porque el agua se expande cuando se calienta.  Si se combina con el agua de los glaciares que se derriten, este nivel del mar en aumento amenaza los ecosistemas naturales y las estructuras humanas cerca de las costas de todo el mundo.

Finalmente, los océanos son importantes también porque albergan alrededor de 250.000 especies marinas. Pero la contaminación y la pesca están matando e hiriendo a las criaturas marinas.

La situación puede parecer sombría, pero no es demasiado tarde para marcar la diferencia. En abril, un equipo de científicos de todo el mundo descubrió que la vida marina podría recuperarse a niveles saludables en los próximos 30 años si se abordaran las presiones sobre los océanos del mundo, incluido el cambio climático.

“La reconstrucción de la vida marina representa un gran desafío factible para la humanidad, una obligación ética y un objetivo económico inteligente para lograr un futuro sostenible”, sostienen los investigadores.

 

 

 

Fuente: FiloNews.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-