Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Contracturas musculares: cómo evitarlas y qué hacer ante el dolor

Salud

Con el teletrabajo aumentaron las consultas por contracturas musculares al Hospital Escuela. El encargado del Servicio de Traumatología recomendó identificar la fuente del dolor antes de iniciar un tratamiento.


El doctor Raul Carabajal, encargado del Servicio de Traumatología del Hospital Escuela Madariaga, visitó los estudios de Radio Identidad para hablar sobre el notable aumento de consultas por contracturas musculares.

“La consulta puntual por dolores cervicales y lumbares, contracturas y cefaleas incrementaron en los pacientes adultos jóvenes, que están en la edad laboral. Los chicos que están estudiando, sobre todo en la etapa universitaria, también consultan. En el domicilio se ubican en un lugar que no es el apropiado, como un escritorio o una mesa, y eso favorece o determina que aparezca la lumbalgia”, dijo.

En principio, el profesional advirtió que “no se puede hablar de tratamiento sin diagnóstico. A partir de ahí, uno puede ver las opciones terapéuticas que tiene. Hay que ver el entorno, la actividad, los antecedentes, las cuestiones físicas; cada persona es única y no se puede hacer un tratamiento generalizado”.

Entre pacientes sanos, es decir sin comorbilidades ni antecedentes patológicos, la causa más común es la contractura de origen muscular. “Se presenta a partir de un esfuerzo físico o un vicio postura; la famosa mala postura. Si hablamos de un paciente sano, el problema es postural. Tiene que ver también el sobrepeso, una correcta inclinación de los miembros, si es un paciente activo o sedentario, que tiene más probabilidades de contracturas”, señaló el médico.

Causas y consecuencias de las contracturas

“Una postura viciosa, a través del tiempo, comienza a producir cambios en el esqueleto axial, en la columna. El problema se vuelve un poco más serio y, a veces, no se puede revertir. Ahí pasa a ser un problema óseo o de discos”, explicó Carabajal.

Agregó que “la contractura cervical sostenida en el tiempo comienza a producir cambios sobre los discos o las vértebras, con síntomas más intensos”. Por eso, se recomienda “no acostumbrarse a la contractura y no tomarla como algo menor. Apenas aparece hay que tratar de revertirla: corrigiendo la postura, agregando actividad física a la vida diaria, hay tratamientos con kinesiología. Lo importante es hacer un diagnóstico de por qué se produce el dolor y a partir de ahí ver las opciones”.

Por otra parte, el traumatólogo advirtió que “tenemos el tema cultural de la automedicación, que está desaconsejada porque uno puede dañarse. Las drogas son recursos medicinales que se usan con responsabilidad”.

“Aparte de eso, entran los masajistas que son un personaje que está en todos lados y muchas veces no tienen la formación, y pueden producir un daño. Tratamos de recomendar que ante la presencia de un dolor, lo ideal es no automedicarse ni ir al masajista, sino ir a un centro médico a realizar un diagnóstico. Si resulta ser algo menor, se realiza el tratamiento con kinesiología”, añadió.

En ese marco, el profesional remarcó: “Hay mucha información publicada y se publican mucho las malas experiencias. Uno puede leer algo que tal vez no es correcto y aplicarlo a su salud, ese es el problema”.

Teletrabajo sin lastimarse

Por último, Carabajal recordó que “el lugar de trabajo debe ser ventilado, iluminado y tener siempre la posibilidad de hidratarse”.

“En lo postural, la idea es que sea una silla con respaldo anatómico, que tenga una curva en la lordosis; tratar de mantener la espalda derecha, los hombros relajados con el teclado y mouse a la altura del codo, en una flexión de 90º; los pies apoyados en el piso y las rodillas a 90º; y con las distancias al monitor buscar una buena visibilidad”, recomendó.

Además, “cada hora y media o dos hay que levantarse y caminar un poco. Si se puede hacer algún tipo de elongación, mejor”.