SEGUINOS

Salud

Coronavirus: utilidades de mascarillas, respiradores y materiales

La investigadora Pamela Cuenca -Bioquímica UNaM y Doctora en Ciencias Aplicadas Subdisciplina Tecnología de Materiales- se abocó a realizar una búsqueda de información referida a mascarillas, barbijos y respiradores luego de ser consultada acerca de la utilización de TNT (textil no tejido) para la confección de estos materiales de bioseguridad requeridos en medio de la circulación del virus COVID-19. De acuerdo a las informaciones recabadas, la especialista elaboró un texto orientativo sobre la utilidad y uso de barbijos y mascarillas.

A la fecha existe una gran controversia con respecto al uso del barbijo en individuos sanos, limitando su uso solamente para individuos enfermos y personal de la salud. Existen rumores de que próximamente la Organización Mundial de la Salud se inclinaría por cambiar su recomendación y hacerla extensiva a todos los individuos, debido a que actualmente, se conoce que muchas personas cursan la enfermedad de manera asintomática, pero siendo focos activos de transmisión del virus.

Un respirador, es un elemento de protección personal diseñado para reducir su exposición al aire contaminado. Se presenta en diferentes tamaños que deben ser seleccionados personalmente (similar a los tamaños o medidas en guantes) de manera tal que se adapte perfectamente al rostro y proporcionar así un sello hermético. Un cierre hermético entre el rostro y el respirador fuerza a que el aire inhalado sea jalado a el a través del material de filtro del respirador y no entre los espacios que se pudieran generar entre el rostro y la mascarilla. Estos respiradores son ideales para proteger a trabajadores de la salud contra enfermedades infecciosas transmitidas por el aire tales como SARS, Antrax, tuberculosis etc. Ya que protegen de partículas grandes y pequeñas.

Las mascarillas faciales, como las mascarillas quirúrgicas, dentales o las de uso médico, ofrecen un ajuste holgado, que cubre nariz y boca. Son desechables y ayudan a evitar que las gotas grandes puedan ser propagadas por las personas que las utilizan, ya sean pacientes o personal médico evitando que las salpicaduras y aerosoles lleguen a otros. Es importante saber que las mascarillas no están diseñadas o certificadas para generar un sello hermético contra el rostro de quien las utiliza, tampoco para evitar la inhalación de pequeños contaminantes en el aire. Durante la inhalación pequeños contaminantes en el aire pueden pasar a través de los espacios entre el rostro y la mascarilla. Es de vital importancia que estas mascarillas puedan resistir a salpicaduras de sangre o líquidos a fin de ofrecer correcta protección al individuo que lo usa y a los demás que no.

Existen reportes en fuentes periodísticas que detallan que barbijos confeccionados con las siguientes características:
• 40 g/m2 de 100% de polipropileno hidrófobo (2 capas) para la parte exterior de la mascarilla
• 44 g/m2 80% poliéster / 20% viscosa (2 capas) parte media de la mascarilla.
• 20 g/m2 100% polipropileno hidrófobo (1 capa) para la parte interior de la mascarilla; fueron autorizados para su fabricación en España, y testeados en tres parámetros: determinación in vitro de la eficacia de la filtración bacteriana (BFE), la respirabilidad (presión diferencial) y la presión de la resistencia a las salpicaduras. La licencia de fabricación es de carácter provisional. Esta sería una alternativa interesante de ser fabricada en nuestro país, ante la eventualidad mundial de alta demanda de suministros de mascarillas y respiradores como los N95 o FFP2.

Por ultimo, y como corolario dejo unos simples pasos en cuanto al uso de cualquier mascarilla, información que para mi fue de provecho ya que normalmente no hubiera prestado atención.
1) Lave sus manos con abundante agua y jabón antes de manipular su mascarilla.
2) Inspeccione su mascarilla buscando desperfectos, agujeros y fisuras.
3) Recuerde que nada debe interponerse entre usted y su mascarilla (ni bello facial, ni cabello, ni joyas, ni indumentaria)
4) Si usted usara gafas, lávelos con abundante agua y jabón antes y después de usar la mascarilla.
Espero que la información técnica brindada pueda ser de ayuda para todos. Dejo la bibliografía en la que he basado este escrito, la misma es de acceso público y gratuito.

Fuente: Pamela S. Cuenca Doctora en Ciencias Aplicadas Subdisciplina Tecnología de Materiales Bioquímica

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-