SEGUINOS

Salud

Cóvid-19: cómo es el Plan Estratégico para la Vacunación

Según el documento elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación, se estima que se van a necesitar 54.431.000 dosis para vacunar entre 23 y 24 de millones de personas que forman parte de los grupos con prioridad. incluye la participación intersectorial con otras carteras del gobierno nacional, las 24 jurisdicciones (a través del Consejo Federal de Salud – COFESA) y la participación de expertos de diversas áreas.

Tras la llegada de las primeras 300.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, el Gobierno ya se prepara para la implementación del plan de vacunación contra la covid-19, que tendrá al Ministerio de Salud de la Nación como organismo rector.

A través de un documento titulado “Plan Estratégico para la Vacunación contra la covid-19 en la República Argentina”, la cartera conducida por Ginés González García detalló que la estrategia de vacunación busca garantizar la disponibilidad de vacunas en todo el territorio nacional, a fin de cubrir a toda la población objetivo de manera gratuita, equitativa e igualitaria.

La estrategia nacional está encabezada por el Gobierno Nacional y coordinada por el Ministerio de Salud de la Nación, e incluye la participación intersectorial con otras carteras del gobierno nacional, las 24 jurisdicciones (a través del Consejo Federal de Salud – COFESA) y la participación de expertos de diversas áreas.

¿Cuál es el objetivo del Plan Estratégico?

El objetivo general será el de vacunar al 100 por ciento de la población objetivo en forma escalonada y progresiva, de acuerdo con la priorización de riesgo y la disponibilidad gradual y creciente del recurso.

Además, se establecerá un orden de prioridad en la población objetivo a vacunar, se prepararán los aspectos fundamentales relacionados con la logística, distribución y administración, se establecerán ejes prioritarios esenciales para evaluar las metas de vacunación y se definirán los aspectos relacionados a la estrategia de comunicación para fortalecer la confianza en la vacunación.

La vacuna será provista por el Estado Nacional para todos los que integren la población objetivo definida, independientemente de la cobertura sanitaria y la nacionalidad; y será en etapas, voluntaria e independiente del antecedente de haber padecido la enfermedad.

El inicio de la vacunación será en los grandes aglomerados urbanos, donde la evidencia indica que se presenta una mayor proporción de casos confirmados, con transmisión comunitaria sostenida y las mayores tasas brutas de mortalidad.

Implementación escalonada

La provisión inicial de las primeras vacunas contra la covid-19 que sean autorizadas será en cantidad limitada, dado que la demanda responde a las necesidades a nivel mundial. La producción se irá incrementando de forma progresiva y esto permitirá contar paulatinamente con una mayor disponibilidad del insumo.

Es por esto que Argentina, al igual que otros países del mundo, implementará una estrategia de vacunación escalonada y en etapas, en la que se irán incorporando distintos grupos de la población definidos como “población objetivo a vacunar” en forma simultánea y/o sucesiva, sujeta al suministro de vacunas y priorizando las condiciones definidas de riesgo.

¿Qué es la población objetivo?

El texto indica que, debido a la disponibilidad gradual de dosis de vacunas, es necesario establecer el orden de prioridad de los grupos de población a vacunar en cada una de las etapas establecidas.

La población objetivo se define por criterios epidemiológicos, y su implementación se organiza de acuerdo a diferentes aspectos: logísticos; disponibilidad de los insumos y recursos; junto a otros componentes.

Adicionalmente se deben considerar criterios epidemiológicos tales como: carga de enfermedad; tasa de mortalidad por grupos de edad; tasa de incidencia de la enfermedad por sitio geográfico y la disponibilidad de dosis. En función de todos los criterios considerados se puede establecer un esquema de priorización para la organización de la vacunación de la población objetivo.

El criterio de distribución de las vacunas se establece en consenso con las provincias de acuerdo a la población objetivo definida en los planes operativos provinciales y la disponibilidad de vacunas que puede afectar las estimaciones iniciales.

Criterios para la priorización de personas a vacunar
La determinación de las personas que tendrán prioridad para acceder a la vacuna se regirá por los siguientes criterios:

RIESGO POR EXPOSICIÓN Y FUNCIÓN ESTRATÉGICA:

• Personal de salud (escalonamiento en función de la Fuerzas armadas, de seguridad y personal de servicios penitenciarios).

• Personal docente y no docente (inicial, primaria y secundaria).

• Otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis.

RIESGO DE ENFERMEDAD GRAVE:

• Adultos de 70 años y más.

• Personas mayores residentes en hogares de larga estancia.

• Adultos de 60 a 69 años.

• Adultos 18 a 59 años de grupos en riesgo.

Asimismo, se tendrá en cuenta la situación de aquellos sectores que tienen los derechos vulnerados: Barrios populares, personas en situación de calle, pueblos originarios, personas privadas de libertad, migrantes, docentes, universitarios y otros grupos.

Según el documento elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación, se estima que se van a necesitar 54.431.000 dosis para vacunar a los grupos prioritarios, que suman entre 23 y 24 de millones de personas. En el gráfico difundido aparece encabezando la lista el personal de salud.

Monitoreo y control

Otro de los puntos claves del Plan Estratégico de Vacunación se relaciona con los cuidados en la logística y distribución de las vacunas. Según las características correspondientes, se deberá garantizar su almacenamiento, transporte y cadena de frío.

También se deberán sostener las medidas preventivas, como el distanciamiento social, la higiene de manos y respiratoria, la ventilación de ambientes, uso de tapaboca y uso equipo de protección personal.

Otro punto es que se debe garantizar que todas las personas vacunadas reciban la información adecuada sobre la vacuna administrada y un carnet de vacunación en el que constará el tipo de vacuna aplicada, el número de lote, la fecha de vacunación y la fecha para la administración de la segunda dosis, en caso de corresponder.

En ese sentido, deberá informarse sobre los efectos adversos habituales, y la manera de proceder ante cualquier sospecha de reacción adversa. Para ello es necesario contar con los recuros correspondientes: personal capacitado y adecuación de los espacios físicos.

Comunicación

Por último, el documento hace hincapié en la importancia de la comunicación sobre la seguridad de la vacuna contra la covid-19, a la que atribuyen un “papel clave” para mantener la confianza de la población en la vacunación.

“La comunicación eficaz requerirá planificación y recursos, que deben estar definidos antes de que las vacunas covid-19 estén disponibles”, reza el documento elaborada por el Ministerio de Salud de la Nación, en donde se cataloga a la vacuna como un derecho y una responsabilidad.

A través de distintos recursos como piezas audiovisuales, campañas publicitarias y la generación de espacios de diálogo en distintos medios de comunicación, el Gobierno desplegará una tarea comunicacional para generar transparencia sobre el proceso de vacunación. (Página 12)

Descargar Semanario Seis Páginas
-