SEGUINOS

POLICIALES

Crimen de la mujer policía: hubo un nuevo arresto y todos los sospechosos se abstuvieron de declarar ante el juez

Poco antes del momento de la indagatoria, se sumó un nuevo detenido en el marco de la causa abierta por el asesinato de la sargento de Policía Romina Beatriz Rodríguez (35), ejecutada a balazos el martes último en su casa del barrio Nuevo Garupá, en lo que habría sido un letal asalto. Entonces suman cuatro los sospechosos que se encuentran a disposición del Juzgado de Instrucción Dos de Posadas.

El último apresado es hermano de otro de los acusados que permanece tras las rejas desde el día del hecho.
El grupo de detenidos fue llevado para la declaración ante el magistrado Juan Manuel Monte este viernes. Todos designaron defensores oficiales.

Tres serán asistidos por uno y el restante por otro. No habrían hecho una estrategia en conjunto, porque, trascendió, hay uno de ellos que estaría dispuesto a delatar al resto. Sin embargo, y pese a esta versión, ninguno aceptó ser interrogado. Se abstuvieron luego de que los imputaran del delito de “homicidio”. De todos, pueden hacerlo en cualquier momento de la instrucción.

Lo que se cree que al menos tres de los sospechosos se reunieron a beber la madrugada del lunes y que allí decidieron cometer un asalto en la casa de Rodríguez, a la que habrían “marcado” de antemano. Habrían esperado que el marido de la policía se fuera a trabajar para irrumpir en la vivienda. Lo que no está claro es qué sucedió entonces como para que el robo terminara en una ejecución, ya que a la suboficial, que estaba en su cama cuando aparecieron los desconocidos, no le dieron tiempo a nada.

Le dispararon tres veces. Uno de los proyectiles le dio en la cabeza, el otro en el abdomen y el restante en una mano. Su hijo de seis años presenció toda la brutal escena.

El arma con la que mataron a la policía, que prestaba servicios en la Dirección General de Judicial y estaba embarazada de siete meses, aún no apareció. Sería un revolver calibre 22. Tampoco hallaron la pistola calibre nueve milímetros reglamentaria de la víctima, único botín que se llevaron los ladrones.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-