SEGUINOS

Justicia

Crimen en Santiago de Liniers: “La familia Schoenfisch no va a poner abogado para defender a Pablo”

Miguel Szumkoski, intendente de Santiago de Liniers, atraviesa una situación más que difícil. Y no por razones de gestión. El 14 de mayo, mataron de un balazo en la cabeza a su madre, Faustina “Tina” Antúnez (56), hirieron gravemente a su padrastro, Arnoldo Schoenfisch (59) y el principal sospechoso es su hermanastro, Pablo (18).

El martes, el jefe comunal declaró como testigo ante el juez de Instrucción Uno de Eldorado, Roberto Saldaña. “Estoy tranquilo que la causa sigue, pedí que se esclarezca que se sepa la verdad, sea quien sea, tiene que pagar las consecuencias. Si se demuestra que fue mi hermano, tiene que pagar”, le dijo Szumkoski a Radio Génesis.

Contó que fue él quien llevó a Pablo a la comisaría del pueblo el día del ataque. En principio, fue para que declararan como testigos. “Después me llamó el comisario y me comentó que lo habían detenido y ahí comenzó todo el rollo”, apuntó el alcalde.

Aseguró que Pablo “nunca dijo nada” sobre lo ocurrido.

“A las 4.30 de ese día, me golpean la puerta de mi casa, me llaman a los gritos. Abro y estaba mi primo, mi cuñada y el papá de ella, es ahí donde me cuentan lo que pasó y yo arranqué la camioneta porque mamá tenía un tiro en la cabeza y había que llevarle al hospital. Quería encontrarla viva para que me dijera quién había sido. Pero cuando llegué al hospital ya estaba muerta. Y a Polaco -Arnoldo-, lo trasladaron a Posadas“, relató.

“No recuerdo que Pablo haya reaccionado de una manera así, nunca le pegó a nadie. Pero hoy en día es el único imputado que tenemos, no hay otro”, reiteró.

Sobre lo que Arnoldo le expresó sobre el ataque, indicó: “Él dice que escuchó sólo el disparo porque estaba durmiendo“.

“Arnoldo tenía el revolver calibre 38 y una escopeta pero nunca lo usó, y es casi normal que la gente que se dedique a la producción tenga un arma”, señaló.

Szumkoski aseguró que “la familia no va a poner abogado” para defender a Pablo. “No pondría nunca abogado en contra de mi madre”, argumentó.

“Ellos, querían que él estudie y lo que sé es que le venían sacando algunas cosas, le sacaron una moto, le sacaron el celular, le sacaron la camioneta y todo eso venía generando un malestar entre él -Pablo- y ellos, pero nada justifica lo sucedido”, remató.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-