SEGUINOS

Salud

Cromoterapia, las partes positivas y negativas de los centros energéticos

Los chakras hacen referencia a los siete centros de energía que componen la consciencia y el sistema nervioso por lo que, a través de su equilibrio, se encuentra la vía para lograr el bienestar. La asesora en Cromoterapia, Gabriela Gómez, detalló el significado de cada color energético para aprender a utilizarlos a beneficio.

“La cromoterapia trabaja desde el estímulo del cerebro, porque todos somos energía y estamos en constante cambio. Todo el tiempo nos pasan cosas y esto nos afecta, ya sea emocional o físicamente. Desde el color uno puede encontrarse o reencontrarse y conectarse con uno”, explicó.

En ese sentido, indicó que “muchas veces nos ponemos una ropa y lo hacemos sin pensar, pero inconscientemente estamos necesitando ese color y eso dice mucho de nosotros desde la psicología”.

La especialista sostuvo que, durante la cuarentena, “es importante trabajar con el color rojo”, debido a que el mismo “está muy conectado con la tierra y la supervivencia”. “Dentro de nuestro sistema está conectado con el primer chakra, que se encuentra en el canal del parto. Habla de la supervivencia, de la fuerza, de la pasión, del deseo e incluso, del sexo”, describió.

“Como todas las cosas tiene su lado negativo y el color rojo habla de miedo también. Cuando tenemos miedo, ese centro se bloquea o no funciona correctamente”, dijo Gómez. “Hay personas que son muy tímidas y no se ponen ese color, les cuesta. Cuando uno tiene que enfrentar una situación o buscar un trabajo, está bueno utilizar ese color”, analizó.

Asimismo, sugirió que una buena manera de comenzar a incorporar el rojo es “usarlo en la ropa interior o en los detalles”.

“Es muy importante en esta cuarentena caminar por la casa, fijarse qué color tiene cada lugar y cómo se sienten en cada lugar, porque cada persona es única y siente de diferente forma”, manifestó Gómez. Así, ejemplificó que “hay gente a la que le va a encantar estar en una cocina que esté pintada de naranja o de amarillo, se le va a abrir el apetito porque es un color estimulante y que nos da alegría”.

La especialista puntualizó que “energéticamente tenemos siete colores principales”. “El primero es el rojo, el segundo está dos dedos debajo del ombligo y es el naranja. En ese lugar está la creatividad y la abundancia, habla mucho también en su lado negativo de las culpas”, señaló. En tanto, observó que “hay más culpas que miedos a veces”.

“Si seguimos avanzando, el tercer color es el amarillo y es nuestro propio sol. Habla de «mírenme, aquí estoy». Es un color que nos hace vernos desde lejos, llama mucho la atención. En su lado negativo habla de la vergüenza, cuando nos cuesta exponernos y mostrar quiénes somos realmente”, especificó.

En ese marco, destacó que “la idea con el amarillo es ser más vulnerable. Es el primer color que detecta el cerebro porque es un color racional. Cuando uno está disperso, está bueno fijar la cabeza en el color amarillo para despejarnos”.

Gómez recordó que “todos los colores tienen su lado negativo y su lado positivo. Depende de cómo nosotros estemos sintiendo o vibrando en ese momento podemos usar el color a nuestro beneficio o nos puede perjudicar”.

“Si te llama de golpe la atención el color violeta y nunca te gustó, quiere decir que estás necesitando un cambio, y por ahí necesitas ese color para ayudarte a dar ese paso que no estás dando. Eso hace el violeta: nos ayuda a cambiar, a trascender y a enfrentarnos a lo que no podemos”, explicó.

Por otra parte, la especialista sostuvo que “el azul es el color preferido por la mayoría de las personas en el mundo, estadísticamente hablando, y está relacionado con la garganta, el comunicar y el hablar. Es el color de los periodistas, los filósofos, los poetas”.

“En lo negativo, como es un color que trabaja con el poder de la palabra, tiene en su contra la mentira. La gente que manipula, que vende cualquier cosa y compras o las personas que te endulzan el oído”, dijo la asesora en Cromoterapia.

Otro color importante es el verde, porque “está relacionado con el corazón y habla del amor incondicional”. “Si no lo tenemos a mano, visualicen o mediten en un color verde. Nos sana y ayuda a perdonar, nos pone también en contacto con la naturaleza”, sugirió.

No obstante, Gómez aclaró que “en su lado negativo habla de envidia y de tristeza, tiene sentimientos muy feos”.

En caso de no tener prendas o espacios del hogar que sean del color energético que se desea atraer, la especialista recomendó: “Cerrar los ojos, hacer tres respiraciones profundas y tratar de relajarse. Visualizarse, que es una forma de imaginarse, en el lugar donde uno quisiera estar con los colores que uno está necesitando. Sin siquiera pensarlo a veces aparecen los colores que uno necesita”.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-