Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Cuando el bien común es el Norte, las respuestas a las coyunturas están a la mano

Editorial

Misiones ha dado pasos concretos que la posicionan en la vanguardia a nivel país y también a nivel de la región mercosureña en la que está enclavada. Porque resulta insoslayable que un 15 de abril de 2021 haya mostrado el color verde en el semáforo epidemiológico de la Argentina como único caso de menor riesgo sanitario en una pandemia que es reactualizada por una segunda ola.

https://www.noticiasdel6.com/misiones-con-el-menor-riesgo-sanitario-del-pais-volviendo-a-posicionarse-en-la-vanguardia/

Misiones ya había mostrado vigor sanitario cuando la fiebre amarilla primero y el dengue después se enseñorearon en esta parte de la América del Sur, teniendo a sus vecinos como exponentes de epidemias que multiplicaron enfermos y se cobraron vidas. En el primer caso, la masiva vacunación movilizó a todos funcionarios, agentes estatales, pobladores en general y hasta atrajo a los vecinos de las fronteras que no encontraban en sus naciones esta conciencia social.

El dengue, a su vez, volvió a movilizar a todos en procura de sustraer a la población de una enfermedad vectorial para la que todavía no hay vacunas, aunque parezca este hecho algo incomprensible ya en el siglo XXI.

Ahora bien haber enfrentado esta pandemia como lo ha hecho hace que el logro sea aun superior a los anteriormente mencionados por la gravedad del Coronavirus en materia de letalidad y contagiosidad. Y habla muy bien de autoridades y pobladores. Los primeros porque mantuvieron políticas públicas prioritarias: salud, educación, producción, economía, justicia, seguridad. Es decir sosteniendo con criterio y medidas acordes a la realidad provincial el papel que ha de jugar el Estado en una sociedad de derecho.

En cuanto a los pobladores la responsabilidad individual y social le ganó a la insensatez, que se hizo sentir particularmente en las celebraciones de fines del año pasado y proyectó contagios y fallecimientos en registros que hasta entonces no se habían visto. Pero que quedaron contenidos y si bien se suceden a diario y siguen doliendo –porque duele un fallecido o un contagiado- ha sido posible sostener los indicadores en muy bajos niveles y a una gran distancia de las crisis producidas en otras zonas del país.

Los registros de los partes epidemiológicos resultan todavía más llamativos en el contexto en el que se producen. Es decir teniendo fronteras “colador” con Paraguay y principalmente Brasil,  calificado en los últimos días como el “Chernoyl o el Fukushima biológico” por semejar a un reactor nuclear fuera de control, con efectos devastadores: 13 millones de infectados y más de 350 mil fallecidos; la segunda nación americana después de Estados Unidos (559.000 muertos).

Oficialmente las fronteras se mantuvieron –mantienen- cerradas desde la declaración de la pandemia, pero el no traspaso de los límites tiene que ver con los patrullajes lógicos de esas zonas por fuerzas de seguridad y la atención puesta por las ciudades fronterizas y sus comités de crisis. Otra vez, la conjunción autoridad-pobladores, haciendo que las cosas funcionen.

Un funcionar que, ciertamente, es de una enorme valía porque trata nada más y nada menos que de la salud y la vida de las personas. Y ese funcionar tiene, en lo estrictamente sanitario, un soporte de primer nivel en el sistema sanitario provincial que ha crecido en infraestructura –hospitales, centros de atención primaria-, recursos humanos y técnicos, y continúa haciéndolo.

De tal suerte que aunque para fines de año se alcanzó una ocupación de camas de entre un 75 y un 80 por ciento, el sistema no se vio colapsado, desbordado.

Misiones fue la primera provincia que suspendió las clases, en todos los niveles, y la primera que adoptó un  protocolo sanitario –lo hizo en el aeropuerto internacional de Iguazú-. Así como había sido vanguardia en educación disruptiva, aula virtual, fue la primera en retomar las clases presenciales de forma escalonada y con un operativo organizado por los ministerios de Salud y Educación, con monitoreo gremial y reporte al gobernador Oscar Herrera Ahuad.

Así y todo Misiones eligió atender la binomio salud y economía. Entonces hubo actividades que no pararon como la de la producción agraria y forestal,  y fue una de las primeras en retomar las que sí habían cesado, atendiendo particularmente a la más afectada: el turismo. La recuperación se vio en los niveles récord de crecimiento de la recaudación.

Además a fines del año pasado debió enfrentar una sequía que alentó incendios forestales de magnitud. Pero también para este fenómeno climático ya tenía respuestas ideadas tiempo atrás y puestas en vigencia en Provincias que habían experimentados daños ambientales y había recorrido a la Biofábrica Misiones en busca de restauración. Así y a pedido del Gobernador se abocó la empresa a la producción de 50 mil plantines, 15 mil de los cuales ya se empezaron a distribuir para restaurar los bosques protectores de las cuencas hidrográficas,  de modo de garantizar que se mantendrá el abastecimiento de agua a las poblaciones que viven en esas zonas.

Temas: