SEGUINOS

EDITORIAL

Cuando la responsabilidad social está a flor de piel

Por imperio de la contagiosidad del Covid-19, la irresponsabilidad de unos pocos dispara la enfermedad en muchas personas. Misiones ha hecho, hace y hará enormes esfuerzos para sostener esa inigualable posición de muy pocos casos, mientras la situación se vuelve cada vez más problemática en Paraguay y Brasil.

La inmensa mayoría de los misioneros respeta los protocolos establecidos. Pero los últimos fines de semana, siempre se sabe de algunas fiestas clandestinas tanto en Posadas como en alguna localidad del interior. Y eso preocupa y mucho. Máxime si se ve lo que sucede en otras Provincias. El mismo gobernador Oscar Herrera Ahuad da el ejemplo. Por razones de agenda oficial debió viajar a zonas de contagio como Rosario o Buenos Aires. Al regreso se hizo el hisopado que dio negativo y aun así  cumple el aislamiento establecido por protocolo provincial en la Residencia Oficial.

Y su viaje a Buenos Aires tuvo que ver con el histórico reclamo de Misiones: que la Nación le reconozca la particularidad de su posición geográfica y las asimetrías con los países vecinos que ponen serios obstáculos a su crecimiento. El cierre de las fronteras le permitió medir el volumen de la “fuga” de divisas por compras en las ciudades fronterizas de Paraguay y Brasil.

Una zona aduanera con tratamiento impositivo diferencial triplicaría el ingreso de dólares de las exportaciones misioneras. Las exportaciones que en el 2019 eran de 430 millones de dólares pasarían a triplicarse, aseguró el contador Martín Leiva Varela.

Atado a ello, la generación de empleo, uno de los ítems que preocupaba ya en tiempos de pre pandemia y que sigue desvelando en estos tiempos de pandemia, cuando se ven los negocios cerrados. Porque los paliativos son de gran valor y han evitado que se viviera la crisis como sí se siente en los grandes centros urbanos del país, azotados por el Coronavirus. O provincias como Jujuy, al borde del colapso sanitario.

Esta semana que hoy se inicia habrá otro de esos esfuerzos de sinergia público-privada, el Black Friday que sumará los Ahora Misiones para compras con tarjetas y en cuotas sin interés. Estas son modalidades que traccionan el consumo y mitigan los ‘parates’ de la actividad económica. 

Por eso también genera tantas expectativas la posibilidad que Misiones sea una zona aduanera de tratamiento diferencial, cuestión ésta que ha trascendido a nivel nacional y ha alentado a algunos a imaginar que era un “ensayo” posible de aplicar en todo el territorio argentino. Es cuando menos, una visión muy sesgada. Porque la realidad de Misiones no es igual al resto del país en términos generales y en particularidades. Claro que los anti impuestos quieren llevar agua para su molino. Sin saber que aquí en Misiones se ponderaron los impuestos porque están a la vista en salud, educación, seguridad, por administración austera. En desarrollos que apuntan al presente y al futuro como el que tiene que ver con la economía del conocimiento y la sumatoria de partners con trayectoria para avanzar en la incorporación de tecnología.

Aquí no hay una postura anti impuestos por los impuestos mismos. Se sabe aquí que los tributos tienen por fin la redistribución de la riqueza que se genera. Y no tiene esto que ver con una cuestión ideológica, sino de sentido común. Grandes fortunas en el mundo han pedido aumento de impuestos para afrontar la grave crisis del Coronavirus, más allá de que aquí en la Argentina haya quienes están en desacuerdo. La cuestión pasa por saber qué se hace con lo que se recauda. Y, lógicamente, en considerar al otro como el prójimo.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-