SEGUINOS

Sin categoría

Cuando los resultados positivos son obra de todos y es responsabilidad de todos mantenerlos

Misiones volvió a sobresalir a nivel nacional por haber batido record en materia de recaudación mostrando números que ya hablan de reactivación. Y ha llamado la atención porque en especial esto se ha dado en un contexto de pandemia, en el que la parálisis agobió a comienzos de año a toda la Argentina, también a Misiones. Pero fue esta Provincia la primera en hacer de la dificultad una oportunidad y fue activándose teniendo en cuenta sus propias posibilidades, potenciando sus fortalezas.

El ministro de Hacienda Adolfo Safrán salió a evaluar lo acontecido y convino en que sí, el cierre de las fronteras ha sido un eje de valor en esta performance. Pero no el único ya que Misiones ha reconvertido su economía desde el 2003 a la fecha. Es más, podría juzgarse que al producirse el cierre de las fronteras ese potencial desarrollado en las dos décadas ha servido de pivote desde el cual se pudo proyectar esta reactivación.

Porque, por ejemplo, el precio de las materias primas pegó saltos espectaculares: yerba mate, té, recientemente la madera. El comercio que se fue expandiendo a pesar de la competencia desleal de los países vecinos y el ahogamiento producido del 2015 al 2019. El crecimiento de la infraestructura, la modernización de sus ciudades, empezando por Posadas. La potenciación del turismo y el trabajo silencioso pero inclaudicable de las chacras misioneras.

En los últimos años, además, comenzó a despuntar la economía del conocimiento, en la que centra expectativas el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Rovira, según da cuenta en recientes declaraciones periodísticas.

Puede decirse en consecuencia que Misiones comenzó el nuevo año con fundadas esperanzas de recuperación y crecimiento. Claro que, para ello, también deberá sortear el relajamiento social que permitió que se dispararan los casos de contagios –y fallecimientos- alterando el estatus sanitario que con tanto esfuerzo había alcanzado la sociedad misionera.

Hoy la vacuna es una salida posible, pero no inmediata, porque la inmunización de la población será un proceso gradual. En el entre tanto los protocolos de bioseguridad son las herramientas al alcance de la mano. Y acá entre en jugo la responsabilidad social de todos, no hay persona o sector de la sociedad que pueda ignorarla. No debiera ignorarla.

Descargar Semanario Seis Páginas
-