SEGUINOS

EDITORIAL

Cuando recuperar una vida plena es el objetivo por alcanzar

Una pandemia que sólo habitó la ficción, se hizo realidad en apenas unos meses, llevada de la mano por su carga letal y por la imprevisión de quienes descreen de la ciencia, de la investigación, del conocimiento y colocan la prioridad en la economía a la manera del becerro de oro bíblico.

Las fosas comunes que se abrían el viernes santo en Nueva York, precedidas por los ataúdes que nadie quiere retirar de  las calles de Guayaquil, porque no tienen donde llevarlos, parecían el trágico corolario de las dantes escenas registradas en Italia y España y un colofón de Whuan, la ciudad origen del Covid-19, en China.

Ecuador, el país de Latinoamérica más afectado por coronavirus se acerca al centenar de muertos

 

Cómo pudo esta Humanidad del siglo XXI echar por la borda el conocimiento, el actuar con rapidez ante lo desconocido. Es un interrogante de muy difícil respuesta. Y si la hay, habrá de anteponerse la falta de lógica, razonabilidad y empatía.

Porque la pandemia se llevó puesta también la individualidad. Ya no resulta atendible pensar en uno si no se piensa en el conjunto. Tampoco hay distingos entre pudientes –muy gráfica definición utilizada en  España- y los no pudientes. A todos afecta por igual. Y lo único que coloca en mejor condición a uno que a otro es la posibilidad de seguir una cuarentena en una vivienda que hacerlo en un asentamiento. Pero contagiado éste amenaza a aquél.

Misiones no ha tenido que lamentar defunciones por Covid-19

Acaso la actitud de Argentina, la de Misiones primero, terminen comportando ejemplos señeros de cómo actuar. En ambos primó el conocimiento, la razonabilidad, el criterio sanitarista, el concepto de salud englobador. Argentina ha ido conteniendo la expansión del virus, por un alto acatamiento de la población a las medidas sanitarias.

Sin cuarentena, Argentina podría haber tenido más de 45 mil casos confirmados de Covid-19

Misiones frenó en seco el problema con un criterio de contención que mantuvo en tres el número de contagiados mientras descartaba semana a semana los casos sospechosos, los de aislamiento obligatorio. Y transitaba el cuarto mes del año sin tener que lamentar fallecimientos por Covid 19.

Pasará todavía tiempo hasta que el país pueda considerar vencida la pandemia. Pero se habrá de pensar en el día después. Cuando nuevamente se pueda volver al trabajo pleno, a caminar por las calles de las ciudades, a pasear. Pero fundamentalmente a abrazar a los seres queridos, a volver a visitar a familiares y amigos.

Para que un hermoso mundo regrese y encuentre una Humanidad madura, hace falta que las medidas sanitarias sean cumplidas al pie de la letra, y la actitud solidaria se haga modo de vida.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-