Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Cuidado de la Fertilidad: cómo pueden influir determinados factores

Salud

La doctora especializada en Ginecología, Carolina Goetze, remarcó la importancia de cuidar la fertilidad desde la adolescencia.


El mes de junio fue declarado por la Sociedad Americana de Fertilidad como el mes de cuidado de la fertilidad; a fines de concientizar sobre el tema. Además, en Argentina coincide con el aniversario de la sanción de la Ley de Fertilidad; aprobada el 4 de junio de 2013 y promulgada el 25 de ese mes.

“No es común, en otros países, que las obras sociales cubran el tratamiento; es muy costoso. Esta ley nos benefició porque no son 100% seguros los resultados; entonces con cada negativo teníamos mucha frustración, viendo lo que le cuesta también al paciente. Esto libera un poco el peso”, manifestó la doctora especializada en Ginecología, Carolina Goetze.

Explicó que “el costo es variable porque depende del diagnóstico, de la historia clínica y de si es un factor masculino o femenino. La medicación es costosa; los medios de cultivo que utilizamos son a precio dólar del momento. Tenemos un básico de 700 dolares de uso de laboratorio y a partir de ahí, medicación que aumenta mes a mes o cada dos meses”.

Sin embargo, la Ley 26.862contempla la cobertura de hasta 4 tratamientos de baja complejidad por año; y hasta 3 de alta complejidad, pero no aclara si es por año o de por vida”. “Generalmente, los de baja complejidad no se realizan más de cuatro porque las tasas de embarazo por inseminación, que son un 20%, te dejan en una meseta. Además siempre se da el factor de que la mujer acude un poco tarde, después de los 36-37 años y tenemos que pasar a una alta complejidad por la reserva ovárica”, indicó Goetze.

“Por el momento, no contempla la criptidopreservación de embriones, pero sí la transferencia de embriones congelados. Dentro del tratamiento de alta complejidad se incluye la ovo-donación”, agregó. Y destacó que “la mayoría de las obras sociales se portan re bien. Al principio costó un poco, pero se fueron haciendo la idea de que es ley y tienen que cumplir”.

Los tratamientos de fertilidad

La médica repasó que “los parametros básicos para lograr un embarazo son buena cantidad de espermatozoides, que las trompas estén permeables y que haya ovulación”. Por lo que “si la pareja es joven, menor de 35 años, se empieza con inseminación intrauterina, de baja complejidad, que se pueden hacer hasta 4. Si no resulta el embarazo, quedan en la esterilidad sin causa apartente. Ahí se pasa a la alta complejidad, que tiene muchas variantes para manejarse”.

“Si la paciente no tiene respuestas, se puede pasar a la ovo-donación: en vez de usar el óvulo de la pareja, se usa el de una donante, anónima. Se forma el embrión con fertilización in vitro y se transfiere el embrión a la paciente”, completó.

Respecto a la efectividad, la profesional consideró necesario tener en cuenta que “el crecimiento es amplio” en relación a la base estadística con la que se inicia. “La tasa de fecundidad en una pareja normal está entre un 8, 12 o 15% como máximo. La inseminación sube a un 20% aproximadamente y la fertilización in vitro eleva la tasa de embarazo al 35-40 por ciento. Las parejas arrancan con un porcentaje menor de base y en el tratamiento se va subiendo”.

Menos tabú y más cuidado

La doctora especializada en Ginecología, Carolina Goetze, resaltó que “cada vez hay menos tabú alrededor de los tratamientos de fertilidad”. “Es una enfermedad que va aumentando en porcentaje, por el hecho mismo de la vida que se tiene del trabajo, que posterga la maternidad; sobre todo, la edad de la mujer es muy importante. Por esto también se contempla el mes del cuidado de la fertilidad, en honor a los pacientes que tienen que hacer tratamiento; pero la idea de cuidado es eso: vida sana, sin cigarrillos ni alcohol, combatir la obesidad”, observó.

Asimismo, advirtió que “la protección de la fertilidad comienza desde la adolescencia“. “Cuando tienen relaciones sin protección y se contagian infecciones, que pueden ascender y afectar las trompas. En la mujer puede verse afectado el útero, las trompas, los ovarios, las hormonas. En el hombre la calidad espermática, la cantidad, la movilidad, la producción y la salida de espermatozoides; y todo tiene sus consecuencias”, concluyó.