SEGUINOS

JUSTICIA

Daniel de Jesús: “Hicimos el documental para volver a ratificar que mi padre no fue quien asesinó a mi madre”

El 29 de mayo de 2010, la comerciante Ramona Gauto fue asesinada a golpes en el departamento que alquilaba en pleno microcentro posadeño (Colón casi Bolívar). Por el hecho fue detenido y cinco años después condenado su ex pareja, Jorge de Jesús. El hijo de la pareja, Daniel, siempre sostuvo la inocencia del hombre e impulsa actualmente que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revise la pena a prisión perpetua que ya está firme en la Justicia provincial.

Hace unos días, un documental, Falsa Condena, hace foco en las presuntas irregularidades que hubo en la investigación y en las pruebas a las que recurrieron los jueces que decidieron sentenciar a De Jesús.

“Empecé a enfocarme en que el caso tomara repercusión nacional y entonces llego al productor de cine Fabián Pérez y él se interesó por la historia de mi padre. Se hizo un corto, con la idea de que se escuchara la versión que sostenemos. Gracias al cineasta me relacioné con distintas organizaciones que se pusieron a disposición”, contó Daniel en una entrevista con Crimen y Justicia, el programa de temas policiales y judiciales que se emite por Canal 6 Digital.

Reconoció que “hacer el audiovisual implicó revivir todo, sentís bronca, impotencia. Hubo muchos errores en la investigación. En el material tratamos de explicar que en la causa hay mucho más por investigar y que mi papá es inocente”.

“Tenemos la confianza de que la Corte Suprema falle a favor de mi padre, aunque somos conscientes de que siempre es difícil lograr que esa instancia judicial revise un fallo”, indicó el joven, quien quedó al frente de uno de los locales comerciales que manejaba Ramona Gauto.

Comentó en la entrevista que “el sábado último un delincuente entró en nuestro local comercial, revisó todo y se llevó una computadora y parte de la copia del expediente que teníamos guardado. Eso llamó la atención. Hice la denuncia y tomo precauciones, porque no quiero ser uno más de los que avisan sobre una situación y luego les sucede algo”.

Daniel hizo pública su hipótesis de lo que sucedió el 29 de mayo de 2010: “Mi mamá era una persona que siempre decía que no iba a dejar que le saquen lo suyo. Esos días, la familia tenía pensando vender un local en desuso para pagar unas cuentas que tenía. Ese negocio se iba a hacer la semana siguiente al crimen. Creo que alguien escuchó eso y pensó sacarle el dinero. Estoy convencido de que fueron dos personas las responsables y una conocía a mi mamá, por eso decidieron matarla”.

“En el departamento había ADN que no era de mi papá. Además, el perito que declaró sobre la marca de zapatilla que fue detectada en el cuerpo de mi mamá no fue categórico al decir que era de la zapatilla de mi papá. Y esa es la prueba que para la Justicia provincial fue necesaria para condenar a mi padre”, completó.

Recordó que en esos días la relación entre sus padres, que se habían separado, estaban en un buen momento y que la familia sólo tenía en mente un objetivo: hacer crecer sus comercios.

Descargar Semanario Seis Páginas
-