SEGUINOS

EDITORIAL

De diagnósticos y propuestas, golpismo y desprolijidades, agradecimiento plural 

Las expectativas se multiplican de cara al cambio de gobierno en el orden nacional. Cada área elabora planes que se presentan o presentarán al presidente electo Alberto Fernández en pos de una reactivación de ese sector de la economía. Es que la mayoría de las actividades está atravesada por la grave crisis que ha socavado la economía nacional. Cómo hacer para salir de esta situación y revertir los indicadores es el principal desafío que enfrenta el mandatario, junto al pago de la deuda externa con vencimientos escalonados en los años que le toca gobernar.

Hay coincidencias en los análisis y reflexiones en torno del difícil camino por transitar. Un licenciado en economía, César Díaz puntualizaba, por caso, que “tenemos la peor combinación de la crisis del 89 y 90 y la del 2001. Hay riesgo de hiperinflación, default virtual y una caída brutal de la actividad económica”. Y juzga que al consumo hay que sumarle ahorro para invertir, al tiempo de prever la corrección del actual desequilibrio monetario y fiscal. No olvida que se requiere un cambio de política para superar el incesante aumento de los servicios, de los combustibles para los que se esperan nuevas suban y totalicen –y hasta pueden superar- el 10% hasta fin de año.

Señalan que para crecer en términos económicos “hay que ahorrar”

Y claro que la transición no podía transitarse en total armonía. Hubo enojos cuando se atribuyó a “un acuerdo” luego desmentido por el propio Fernández como que había sido acordado con el presidente electo la suba de los combustibles.

Y si de desprolijidades se trata no pudo haber cuestión más desatinada del presidente Mauricio Macri que haber “compensado” a gasíferas  con $25.000 millones por la devaluación de 2018. En días en los que volvió a financiar su gobierno con dineros de la Anses, es decir de los jubilados, o restando más recursos a organismos del Estado. Como si todo fuera poco ahora también pone en vigencia el Código Procesal cuya aplicación estuvo suspendida durante su mandato para reponer las prisiones preventivas cómo un recurso delimitado por las garantías del debido proceso, haciendo a un lado la cuestionada “jurisprudencia Irurzun”. Que sirvió para encarcelar a ex funcionarios al considerar que podían protegerse en “relaciones residuales con el aparato del Estado”. Una “doctrina” que, a su vez, alimentó la “Ley del Arrepentido”.

Las prisiones preventivas tendrán límites y podrían beneficiar a ex funcionarios detenidos

 

Devolver a las prisiones preventivas el rango que tenían supone recuperar los avances alcanzados en el Código Procesal, pero al mismo tiempo hace casi imposible no relacionarla con una presunta intención de evitar correr el mismo riesgo cuando los actuales pasen a ser ex funcionarios. Por aquello de que quien procede mal piensa que todos lo hacen.

Entre tanto en Bolivia estalla la democracia empujada por grupos de presión apoyados en las Fueras Armadas y de seguridad, protagonizando un golpe de Estado, que retrotrae la memoria de la región y de los argentinos a la nefasta época en la que se violentaron derechos civiles, los sistemas democráticos con alto costo en vidas humanas. Increíble que haya políticos y partidos y alianzas políticas se nieguen a hablar de golpe de Estado cuando las imágenes de televisión mostraban como ante la renuncia del presidente constitucional en ejercicio lo reemplaza una “presidenta” que se autoproclama y a la que le coloca la banda presidencial, el jefe de las Fuerzas Armadas. Felizmente en forma mayoritaria el Congreso Argentino se pronuncia en la condena y exige el retorno a la democracia y el respeto a los derechos humanos. Violencia sufrida inclusive por el periodismo boliviano y extranjero, entre este último, los argentinos que cubrían los hechos.

Chile: la política respalda la reforma constitucional de Piñera, pero la calle sigue encendida

Y mientras allí deben restablecerse las instituciones democráticas, así como en Chile debe seguir su curso el tránsito hacia reformas que hagan cesar la desigualdad. En Argentina  persisten opacidades que deben ser removidas, empañan la actividad política y gubernativa. Se requiere del buen proceder de todos para sacar el país adelante. Hay un contexto en el que los agradecimientos suelen brillar por su ausencia.

A excepción de Misiones, claro. Días atrás el gobernador Hugo Passalacqua agradeció a los “76 remeros” –se dirigía a los Intendentes- que lo habían ayudado en la gestión. Este agradecimiento se sucedió al que le había dado a los miembros de su gabinete. Y ambos se escucharon en este marco de finalización de mandato. Pero no es algo nuevo. De hecho siempre agradeció la aprobación de los Presupuestos que le dio la Cámara de Representantes presidida por Carlos Rovira.

 

 

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-