SEGUINOS

INTERNACIONALES

Debido a la baja contaminación, reapareció el Himalaya

Las medidas de aislamiento que los diferentes países se vieron obligados a tomar para hacer frente a la pandemia de coronavirus produjeron en poco tiempo cambios rápidos y visibles en el medio ambiente por la reducción de la contaminación y la circulación de las personas. En India, luego de 30 años, es posible ver la Cordillera del Himalaya.

La visibilidad mejoró debido a la disminución de la polución por el aislamiento obligatorio y por ello, es posible ver la Cordillera del Himalaya desde 200 kilómetros de distancia. Se trata de una de las cordilleras más largas del mundo, famosa por tener el monte Everest, la montaña más alta del planeta.

En las últimas horas, numerosos usuarios de redes sociales del país asiático mostraron cómo la montaña Dhauladhar, que forma parte de la cadena montañosa del Himalaya, se pudo observar desde Jalandhar, a 230 kilómetros de distancia. Según relataron varios de ellos, esto no sucedía desde la Segunda Guerra Mundial.

A finales de marzo, el primer ministro indio, Narendra Modi, anunció un aislamiento total del país por 21 días para frenar la propagación del coronavirus, lo que implicó que 1.300 millones de personas se vieran obligadas a resguardarse en sus casas. Hasta el momento, India registró 5.360 casos de contagio y 164 personas fallecidas.

La visibilidad del Himalaya, sin embargo, no es la única postal insólita que generó la baja de circulación y el aislamiento de los seres humanos. Uno de los casos más conocidos fue el de Venecia, donde el agua de los canales se volvió transparente luego de que se redujera drásticamente el turismo y la circulación de las embarcaciones.

Se trata de una tendencia a nivel mundial en la que Argentina no fue la excepción. La Agencia de Protección Ambiental de Buenos Aires (APrA) informó este martes que la calidad del aire de la Ciudad mejoró en un 50% entre el 20 y el 25 de marzo, los cinco primeros días del aislamiento obligatorio que decretó el Gobierno por la pandemia, en comparación al mismo periodo del año pasado.

Los animales ganan las calles

Por si fuera poco, ese mismo martes se avistaron pingüinos paseando por las playas de Miramar, carpinchos en las calles de Necochea y ciervos de los pantanos en el delta del río Paraná.

Familia de patos sirirí paseando en la localidad cordobesa de Guatimozín

En tanto, en Misiones se difundieron imágenes de distintos animales recorriendo la ciudad de Oberá. A pocos días del decreto de la cuarentena obligatoria, 10 coatíes salieron a las calles desde una reserva cercana, sobre Avenida de las Américas.

La aparición de los animales silvestres no sorprendió tanto en dicha localidad, ya que una semana atrás un puma merodeó por varias casas.

Asimismo, el miércoles tres venados visitaron el campito del Circulo Médico de Oberá y aprovecharon para nadar en la pileta.

 

 

– Con información propia, de Página/12 y TN.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-