SEGUINOS

EDITORIAL

Desde la realidad y la historia es posible entender que hay luces en el camino

La perspectiva de evaluar el vaso a medio llenar es siempre dual y aplicable a variadas realidades. En esta pandemia por el Coronavirus es posible recurrir a esa ponderación. Porque más allá de que nadie está en condiciones de aventurar siquiera el futuro inmediato, a cualquier lado hacia donde se pose la mirada, hay una visión apocalíptica. Partiendo, fundamentalmente, de la crisis económica empujada por el aislamiento social, obligatorio y preventivo que se observa en una mayoría de naciones para enfrentar una enfermedad que todavía no tiene cura ni vacuna.

 

Y esa visión apocalíptica en Argentina tiene un condicionante específico: la quiebra del aparato productivo y la recesión subsiguiente que se vivieron en los últimos cuatro años. Con imparable caída de los indicadores económicos, cierre de empresas, pérdida de miles de puestos de trabajo, crecimiento igualmente imparable de la pobreza y la indigencia. No obstante, esa catástrofe no insumió los ríos de “tinta”, las horas de “debates”, las “entrevistas” independientes.

 

 

 

En sordina pero en las cercanías estaban las elecciones generales para cambiar el rumbo. Y el rumbo económico empezó a cambiarse. De un Estado ausente se pasó a uno presente. Que además trataba de atajar todos los penales: externos e internos. Y la pandemia del Coronavirus. Logró un alto acompañamiento social. Pero la visión apocalíptica persiste. Más allá de las conversiones de los comercios, del ajuste de las actividades que se pueden realizar a los necesarios protocolos, la dilación de los pagos a las tarjetas de crédito que le permite a las familias invertir en sus necesidades primarias: alimentos, salud, abrigo. Recursos que se reciclan en la economía y sostienen segmentos del aparato productivo.

Casi mil empresas misioneras ya obtuvieron diferimiento del 50% para el pago de la tarifa eléctrica

Pymes misioneras podrán acceder a subsidio del 50% de los salarios de sus empleados

 

 

La visión apocalíptica no alcanza a Misiones, que sigue enfrentando las dificultades del presente como lo hizo con las del pasado reciente. “Salud y economía”, definió el gobernador Oscar Herrera Ahuad los dos “puños” con los que se enfrentará la adversidad para vencerla.

 

Herrera Ahuad: salud y economía, los dos puños para afrontar las dificultades del presente

Con barbijo y guantes, con la distancia debida que ubicaba al presidente del Parlamento virtual misionero, Carlos Rovira, en la otra punta del estrado. Y el vicegobernador Carlos Arce y la presidente del Superior Tribunal de Justicia Rosanna Pía Venchiarutti Sartori, en las gradas de los invitados, igualmente distanciados.

Así fue la apertura en sesión virtual de la Cámara de Representantes, mientras en el Anexo, los diputados seguían las palabras del mandatario mediante video conferencia.

 

 

Rovira saludó a los trabajadores, en especial “a los que nos cuidan”

Y a pesar de las dificultades, el mensaje del Gobernador fue alentador. Porque no ocultó la adversidad de una crisis que consideró la mayor a nivel mundial, inclusive después de la Segunda Guerra Mundial.

Pidió “un esfuerzo más” a los misioneros y ofreció el de su gestión: las políticas públicas que son “refugio, la protección, para transitar este tiempo de la mejor manera”, recordando que “la Renovación pone en el centro de sus acciones siempre primero el bienestar del pueblo misionero”.

Ofreció un apartado especial en la página web del gobierno provincial para conocer en detalle las obras y acciones del gobierno provincial. Y habló de la app “Misiones Digital”, que respondiendo a la visión del presidente del Parlamento misionero Carlos Rovira permitirá una mayor comunicación y hasta la autoevaluación para determinar si su propietario tiene o no Coronavirus.

Reiteró que “sin descuidar la salud apostamos al desarrollo de la economía. En un sistema binario que nos permita en forma paulatina y segura volver  a la producción y al crecimiento de nuestra Provincia”.

Y entre sus últimas reflexiones apuntó: “tenemos que sostener nuestra política binaria, nuestra forma de ver el mundo: los dos puños que nos van a ayudar a afrontar este momento: salud y economía son nuestros dos elementos primordiales, nuestras puntas de lanza para resistir a las dificultades del presente.

 

“Tenemos con qué cuidar a los trabajadores de la salud, que son los que nos defienden en la línea de batalla. Tenemos que cuidar a nuestros mayores que son los que preservan nuestras costumbres, los que nos dan su sabiduría. Tenemos con qué cuidar la tierra, que es nuestro lugar y a la vez el hogar de nuestras riquezas. Estamos marcando un camino único, demostrando que la salida es con salud, educación y ecología. Tenemos con qué, porque somos una provincia de tradición luchadora. Y vamos a honrar esa tradición, haciéndonos gigantes en la adversidad”.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-