SEGUINOS

ECONOMIA

Deudores hipotecarios “aterrorizados” por el pago de créditos UVA

Ante la falta de respuestas por el alto incremento en las cuotas y en el capital adeudado, Dolores Corró habló sobre la situación que atraviesan los deudores hipotecarios. “Estamos aterrorizados porque no sabemos qué vamos a pagar”, expresó.

El grupo afectado se reunirá el próximo lunes con la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, quien “propuso conformar una mesa de trabajo en la que se incluya a representantes del Ministerio de Economía”.

Sin embargo, en Misiones se registra un número aproximado de 900 créditos por Banco, donde las cuotas mensuales dependen del capital que tomaron y de los plazos acordados pero también de la entidad bancaria elegida, dado que hubieron cambios en las tasas.

En ese marco, Corró advirtió que las tarfias suben todos los días. “Nos congelaron momentáneamente las cuotas pero el capital de deudas sigue incrementando. Cuando asumió Fernández dijo que ese subsidio lo teníamos que devolver en 12 cuotas pero luego surgió la pandemia y él volvió a congelar las cuotas hasta agosto o septiembre. Estamos aterrorizados porque no sabemos qué vamos a pagar”.

“La solución para todo el mundo es que deje de indexarse la deuda. Hay que recordar que esto fue una política de Estado de acceso a la vivienda y dentro de la Constitución tenemos el derecho a la adquisición de una vivienda digna, donde el Estado deve proveer las herramientas necesarias para que esto suceda”, señaló.

Asimismo, agregó que “dentro de los derechos del niño la UNICEF dice que los Estados deben proveer a los progenitores los medios necesarios para la adquisición de una vivienda digna, en protección de los menores”.

Respecto al acuerdo con el sistema UVA, Corró relató que primero “hubo una campaña bastante agresiva por parte del Estado, donde te convencían que lo mejor que te podía pasar era tener este crédito porque era conveniente y daban buenas proyecciones de inflación”.

“Algo que nos convenció a la mayoría fue que al momento de la toma del crédito, que te estudian para ver si sos viable, el Banco nos decía que el capital dependía de que la cuota no pudiera superar el 25% de los ingresos. Uno aceptaba porque pensaba que siempre lo iba a poder pagar comodamente pero eso fue en palabras, no estaba en la escritura”, dijo.

En ese marco, remarcó que “quedaron ahora en evidencia todos los Bancos, tanto públicos como privados, cuando el BCRA saca un comunicado que decía que quienes no pudieron abonar sus cuotas de crédito iban a ser diferidas hacia el final de la vida del crédito, solamente al valor de la UVA de esa época”. Pese a ello, “cada Banco empezó a hacer lo que se le dio la gana, interpretaron a su beneficio”.

“Otra incoherencia es que el Estado Nacional está negociando respecto a la deuda y sus pagos pero no tiene la capacidad de renegociar con familias. Es una de las cosas que le dije a la ministra: no soy una planilla de Excel”, manifestó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-