SEGUINOS

Sociedad

Día Internacional del Beso, aunque sin besos

La historia atesora besos icónicos que quedaron grabados a fuego en la memoria colectiva. Uno de los más recordados, sino el más, es el registrado por el fotógrafo prusiano Alfred Eisenstaedt en pleno Times Square: cuando el marinero George Mendonça, después de concluir la Segunda Guerra Mundial, sorprendió a la enfermera Edith Shain en la esquina más emblemática de Nueva York. Sin embargo, ése momento no es el motivo de conmemoración de cada 13 de abril.

El Día Internacional del Beso se celebra el 13 de abril después de que una pareja tailandesa se impusiera en un concurso, en 2013, con el beso más largo de la historia: se extendió por 58 horas, 35 minutos y 58 segundos y entraron al Guiness de los récords.

Quienes estuvieron casi dos días y medio besándose son Ekkachi y Laksana Tiranarat, un guardia de seguridad de 44 años y su esposa, de 33. Cuando fijaron esta marca, derrotaron a una pareja homosexual que desistió de seguir a los besos dos minutos antes que ellos. ​En aquella ocasión ganaron un premio cercano a los 3.300 dólares y dos anillos de diamantes.

En aquel hilarante concurso participaron nueve parejas que debían acomodarse en las posiciones más extrañas para no cansarse porque las reglas eran que no se sentaban ni despegar sus labios, ni siquiera para tomar agua. Sólo se les permitía beber a través de un sorbete y cada tres horas, ir juntos al baño, pero sin separarse. Las condiciones eran tan extremas que muchas parejas abandonaron pronto la competencia.

Los Tiranarat habían ganado en 2011, cuando habían estado con los labios pegados durante 46 horas, 24 minutos y 9 segundos. De esa forma, habían batido el registro Guinness fijado en el año 2009, cuando el beso de una pareja alemana duró 32 horas, 7 minutos y 14 segundos.

Qué generan los besos en el organismo

Al momento del beso, el cerebro produce oxitocina, la hormona del amor. Se genera en el sistema nervioso central, concretamente en el hipotálamo. Desde allí se transfiere a la hipófisis, una glándula que está en nuestro cerebro, donde se almacena y de allí se secreta cuando se necesita.

Esta hormona influye en funciones donde se establece un lazo entre dos personas, como el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento, y está asociada con la afectividad, la ternura, el tacto cariñoso, entre otras cosas. Al besar, el cerebro también libera endorfinas, a las que se atribuye que combaten el desánimo y evitan caer en la depresión.

Un estudio realizado por la Universidad de Viena demostró que, cuando una persona funde los labios con su pareja en un beso apasionado, las pulsaciones cardíacas pasan de 60 hasta 130 por minuto, se libera adrenalina y baja el colesterol. Se sabe que a la hora de besar, se contraen 29 músculos de la cara.

Besos famosos en la historia

“The Kiss”, una foto icónica del fin de la guerra, en Times Square. Tomada por Alfred Eisenstaedt.

Erich Honecker, quien fuera dictador en la Alemania comunista, y el líder soviético Leonid Brezhnev , protagonista en 1979 uno de los besos más recordados, en plena Guerra Fría y al celebrar el 30 aniversario de la República Democrática Alemana. La imagen fue la inspiración para el famoso mural titulado “Hermandad Beso”, pintado por el artista Dmitri Vrubel sobre el muro de Berlín.

El beso entre Leonid Brezhnev y Erich Honecker, inmortalizado en el Muro de Berlín.

En 1950 se inmortalizó la imagen del romanticismo francés con la foto El Beso, tomada por Robert Doisneau frente al Hotel de Ville de París.

En París. Célebre foto de Robert Doisneau.

El beso de John Lennon y Yoko Ono, publicado por la revista Rolling Stone en 1981, es otro de los grandes hitos de la historia moderna. El retrato le pertenece a Annie Leibovitz, quien fotografió al ex Beatle junto a su esposa, quien no accedió a desnudarse en la sesión, en un momento que según el músico describió cómo era su relación.

John Lennon abrazado a Yoko Ono, foto de Annie Leibovitz.

Los futboleros, sobre todo las hinchas de Boca Juniors, tienen grabado el beso que Diego Armando Maradona y Claudio Paul Caniggia se registraron en la celebración de un gol contra River Plate. Fue en 1996, en un Superclásico disputado en la Bombonera. Boca goleó 4-1 a River. El apasionado festejo fue después del primer gol del partido, convertido por José Horacio Basualdo tras un centro de Caniggia.

El festejo entre Maradona y Caniggia en un Superclásico ante River.

Otro episodio grabado para los amantes del fútbol fue la forma en que el arquero Iker Casillas descolocó a la periodista Sara Carbonero en medio de una entrevista televisiva, después de la selección de España ganara el Mundial de Sudáfrica: el futbolista le dio un beso a la cronista, quien además era su pareja.

El sorpresivo beso de Iker Casillas a su pareja, la periodista Sara Carbonero.

 

 

Fuente: Clarín.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-