SEGUINOS

Salud

Día Mundial de la Tiroides, la glándula que causa problemas a más de 2 millones de argentinos

Como cada año, el 25 de mayo es el Día Mundial de la Tiroides y la Organización Mundial de la Salud (OMS) convoca a reflexionar sobre la importancia de atender cualquier síntoma de una patología que afecta a muchas personas y que ellas desconocen estar padeciendo.

La fecha fue elegida en 2007 por la Federación Internacional de Tiroides (TFI), la Asociación Europea de Tiroides (ETA) y la Asociación Americana de Tiroides (ATA). Para el común de la gente, tiroides siempre se relaciona con el peso corporal y es, justamente, porque su mal funcionamiento influye en el mismo, pero hay mucho más detrás de este órgano endócrino vital.

Según explica Virginia Busnelli (MN 110351), médica especialista en nutrición y directora del Centro de endocrinología y nutrición CRENYF, “la glándula tiroidea se encuentra en la parte delantera de la parte baja del cuello y tiene forma de mariposa. Y es la encargada de fabricar las hormonas tiroideas tiroxina y triyodotironina”.

“Estas hormonas llamadas T3 y T4 controlan la velocidad con que las células queman el combustible que precede de los alimentos para generar energía. Cuantas más hormonas tiroideas haya en el torrente sanguíneo, más deprisa ocurrirán las reacciones químicas en el cuerpo”, señaló.

Sin embargo, cuando hay déficit de ellas se enlentece la mayoría de las funciones metabólicas del cuerpo. “Estas hormonas aumentan la termogénesis y el consumo de oxígeno y son necesarias para la síntesis de muchas proteínas; de ahí que sean esenciales en los períodos de crecimiento y para la formación del sistema nervioso central del bebé de mujeres embarazadas”, agregó la experta.

También influyen sobre el metabolismo de los hidratos de carbono y de los lípidos. “Cada una de nuestras células dependen de estas hormonas para su crecimiento normal y desarrollo, y para regular funciones que variarán notablemente si estas hormonas aumentan o disminuyen patológicamente”.

Según Busnelli, en la Argentina existen más de dos millones de personas que sufren alguno de los trastornos más habituales de esta glándula y se postula que la mitad de ellos lo desconoce. “De aquí surge la importancia hacer hincapié en los síntomas para educar a la población sobre la necesidad de consultar al especialista ante la aparición de alguno de ellos”.

Aunque dentro de las enfermedades que puede presentar la glándula tiroides podemos encontrar tanto las alteraciones estructurales como las alteraciones funcionales, aquí nos detendremos principalmente en las segundas, ya que las estructurales (bocios, nódulos) suelen llamar la atención de los pacientes y ser fácilmente diagnosticables.

Las alteraciones de funcionamiento más conocidas son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo. El prefijo es hipo, significa “menos” y el hiper, “más”, por lo tanto, al ser estas las principales hormonas en regular el metabolismo, este estaría enlentecido en el primero y acelerado en el segundo, por esto los síntomas de una u otra patología son claramente identificables.

El hipotiroidismo es una enfermedad crónica que afecta a hombres y mujeres de cualquier edad, aunque suele desarrollarse con mayor frecuencia en mujeres a partir de los 40 años.

“El hipertiroidismo se caracteriza por un exceso de la función de la glándula tiroidea y aceleración de todas las funciones consultando frecuentemente por ansiedad, irritabilidad, taquicardia, pérdida de peso, ojos saltones, nerviosismo, temblor de manos, caída de cabello, diarrea, sudoración mayor a la normal y calor”, adivirtió Busnelli.

En el hipotiroidismo, “el paciente hace un uso más lento de su energía, manifestándose con cansancio excesivo, decaimiento, sueño, fatiga, perdida de memoria, angustia sin causa, sensación constante de frío, constipación, dolor articular o muscular, caída exagerada de cabello, uñas quebradizas,  piel seca y descamante, trastornos en la función reproductiva como alteración de las menstruaciones o infertilidad y el síntoma por el que consultan la mayoría de los pacientes es el aumento de peso o mayor dificultad para adelgazar a pesar de la dieta y el ejercicio”.

Esta es la duda de la mayoría de los pacientes que llegan a un consultorio teniendo problemas de tiroides mal tratados, aún no tratados o no diagnosticados, que intentaron miles de recursos para lograr un peso corporal estable y no lo logran. “La respuesta es SÍ, el mal funcionamiento de la glándula tiroidea influye, sin lugar a dudas, en el peso corporal”.

La causa más frecuente de hipotiroidismo en casi todo el mundo es el déficit de yodo. Pero, la primera causa en zonas con suficiente yodo como Argentina, es autoinmunitaria, la denominada Tiroiditis de Hashimoto. “Esta patología tan prevalente en las mujeres se caracteriza por la destrucción folicular con la consecuente muerte de las células tiroideas por anticuerpos antitiroideos y se presenta principalmente en aquellos con predisposición familiar -susceptibilidad genética-. Es decir que, si hay casos en tu familia, no deberías dejar de consultar con un profesional especialista en el tema”, indicó la experta.

Para ambas patologías existe tratamiento eficaz que, con diagnóstico, tratamiento y controles oportunos los pacientes recuperarían su vida normal. “El diagnóstico del hipotiroidismo se realiza con la evaluación del perfil hormonal por análisis de sangre y el examen físico del médico que es fundamental para determinar la necesidad o no de una ecografía tiroidea”, informó Busnelli.

En ese marco, agregó que “el tratamiento se realiza con sustitución de hormona tiroidea que se adecuará según los síntomas y las características de cada paciente. Al inicio del tratamiento, cuando se instaura la hormona tiroidea o al cambiar la dosificación se debe controlar en 6 a 8 semanas. Ante una TSH normal, el control se realiza en 6 meses. Luego los controles se realizarán anualmente”.

Por su parte, vale recordar que si bien es verdad que es más frecuente que las mujeres desarrollen alteraciones de la glándula tiroides (cada año, 4 de cada mil mujeres presentan alguna de estas alteraciones, mientras que solo 0.6 de cada mil hombres), está en aumento el número de hombres que visitan los consultorios de Endocrinología y reciben un diagnóstico de alguna patología tiroidea, ya sea por fallas en su funcionamiento – a través de la aparición de cuadros de hipo o hipertiroidismo – o en su estructura (con la presencia de nódulos tiroideos).

El año pasado en esta misma fecha, Sandra Licht, médica endocrinóloga de INEBA, decía que “los hombres habitualmente quedan excluidos del pensamiento del común de la gente, de los médicos y de las publicaciones generales sobre la posibilidad de tener alteraciones tiroideas y de los cambios que éstas pueden generar en su cuerpo al impactar sobre la función de los diferentes órganos y también en su sexualidad”.

“Es bastante frecuente que frente a la consulta médica por cansancio, depresión, aumento del colesterol o disminución de la libido, se considere que son síntomas por el paso de los años, o el estrés de la vida diaria, y no se tenga en cuenta a la disfunción tiroidea”, puntualizó Licht.

Por último, es importante destacar que, como insiste la doctora Busnelli, “un paciente con patología tiroidea bien tratada debe recuperar su vida y no padecer síntomas de ningún tipo por lo que se aconseja a aquellos que los padecen consultar con el médico especialista en endocrinología”.

 

 

 

Fuente: Perfil.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-