SEGUINOS

Justicia

Diez años de cárcel para violento que mató a puñaladas al empleado de seguridad de una disco de Santa Ana

Un joven de 22 años que mató a cuchillazos a un empleado de seguridad de un boliche de Santa Ana, amenazó a otros asistentes y luego se resistió armado a ser detenido hasta que lo redujeron de un balazo en la pierna aceptó ser condenado en un juicio abreviado que se realizó este martes.

César Javier Castillo, alias “Bebe”, “Sansón” y “Brasil”, se declaró culpable y dio su consentimiento para una condena de diez años de cárcel por los delitos de “homicidio simple, amenazas y tentativa de homicidio”.

La pena fue acordada por el fiscal Martín Rau, el defensor particular del imputado, Luciano Duarte, y el representante de la querella (la familia de la víctima), Santiago Larrea. Ahora, la condena debe ser refrendada por el Tribunal Penal Uno de Posadas.

La víctima fatal se llamaba Facundo Nicolás Pineda (19).

De acuerdo con la reconstrucción que hizo la Justicia, el 4 de diciembre del año 2016, aproximadamente a las 2, el imputado y su hermano Aníbal Adrián Castillo se encontraban en la disco pub Sin Pecado, situada en la avenida San Martín esquina Amado Bonpland, de la localidad de Santa Ana. Entonces habría comenzado una discusión entre los hermanos y otras personas presentes en el lugar, por lo que Pineda, empleado del local, encargado de la seguridad, los expulsó”.

Una vez afuera, siendo alrededor de las 02.45, Castillo insiste en ingresar nuevamente al pub, pero Pineda no le permite la entrada. Entonces, el joven sacó de entre sus ropas un cuchillo tipo navaja, plateado, y le efectuó puntazos al custodio: en la cara interna y externa del brazo izquierdo y en la región dorso lumbar.

Pineda, malherido, entró al pub al local pidiendo auxilio, sosteniéndose del abdomen y diciendo “me hincaron”. Otro empleado, Juan Manuel Villalba, lo tomó en sus brazos, lo sacó a la calle para pedir ayuda y un desconocido que pasaba con su automóvil los subió a ambos y los trasladó al hospital de Santa Ana, donde le practicaron los primeros auxilios para después derivarlo al hospital Central de Posadas, donde el encargado de seguridad finalmente falleció.

En un primer momento, los hermanos Castillo se quedaron en el lugar. Y César, puntualmente, amenazó con el cuchillo que portaba a todos los que se encontraban allí observando la escena.
Minutos después, al notar que se acercaban efectivos de la Policía, el homicida huyó del lugar.
Textualmente, la reconstrucción que se hace en el expediente dice lo siguiente: “Fue perseguido además por otras personas presentes en la escena del hecho, quienes lo hacían en automóviles y motocicletas.

Que la persecución era liderada por la agente de Policía Valeria Nadine González, la que se dirigió por la calle Alejandro Hadad, unas cinco cuadras, en dirección Oeste y al llegar a la intersección de las calles Bonpland y Guacurarí de Santa Ana, le dio la voz de alto. Pero el imputado hace caso omiso, profiriendo todo tipo de amenazas.

Que ante la actitud amenazante de Castillo, la uniformada desenfundó su arma e insistió con el pedido de que desistiera de su actitud, a lo que el acusado retrocedía de espaldas con el cuchillo en su manos, perseguido por ella a distancia prudencial, ocasión en que nuevamente habría expresado (txt) ‘Matame o me mato yo’, llevando el cuchillo a su garganta y pecho y, posteriormente, habría intentado alejarse del lugar”.

El drama continuó unos minutos más, con más tensión todavía. “La agente de Policía emprende nuevamente la persecución, pero debido al barro existente en el lugar, la uniformada resbala, cayéndose al suelo, oportunidad que es aprovechada por Castillo, quien habría avanzado sobre ésta, con el cuchillo en la mano.

Esta situación que motivó que el cabo Alejandro Ricardo Aloma, quien llegaba al lugar alertado por el pedido de refuerzo, efectúa un disparo con su arma reglamentaria, impactando el proyectil en la pierna izquierda de Castillo, quien retrocede y es reducido por los efectivos”. Así terminó la sangrienta noche de boliche del muchacho que ahora purgará una pena de una década de encierro.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-