SEGUINOS

Diputados: el oficialismo y la oposición acordaron para que haya sesiones a partir de la próxima semana

Tras más de un mes sin reuniones presenciales entre oficialismo y oposición por el COVID 19, los jefes de todos los bloques de diputados nacionales mantuvieron una larga e intensa discusión en el Salón Delia Parodi en busca de un amplio acuerdo político. Arrancaron a las 18.30 y pasadas las 22 recién comenzaban a acercar posiciones.

“Finalmente el lunes apareció lo mejor de su dirigencia política” anunció Sergio Massa, presidente de la Cámara baja cuando terminó el encuentro. En Juntos por el Cambio avisaron que había un principio de acuerdo que permitirá que la próxima semana haya una sesión mixta de la que participen en forma presencial los jefes de los bloques y el resto, lo hagan a la distancia.

Lo que siguen son varias reuniones técnicas que requerirán mantener ese acuerdo político. Este martes la comisión de Modernización elaborará un protocolo y recomendará su aprobación a la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamentos que preside Mayra Cresto que citará a sus integrantes para el miércoles. La oposición pidió que esas comisiones se reúnan en forma presencial. El oficialismo accedió.

Lo que parecían posiciones irreconciliables no lo fueron. Casi un empate. Aunque lo que suceda en las comisiones será clave.

Consensuaron que el protocolo tenga el acuerdo de todos los bloques y el voto de una mayoría especial de tres cuartas partes de los diputados ‘presentes’ en forma remota. Tendrá fecha de vencimiento a los 30 días de su aprobación con la posibilidad de renovación por otro mes. Se explicarán específicamente las condiciones de excepcionalidad “para evitar los excesos, que la situación extraordinaria no se transforme en un hábito”, admitió Massa sobre las advertencias del resto de los legisladores.

Frente a frente cambiaron los ánimos. Juntos por el Cambio insistió en hacer una sesión exprés presencial e incluso citó para este martes a unos 80 diputados a reunión de interbloque para hacer una demostración de fuerza. Ahora en esa charla terminarán de cerrar lo que se habló en Labor. En viaje hubo un relato épico al que llamaron “Travesía de la Democracia” en las fotos que subió cada legislador. Fue en respuesta al reproche del Frente de Todos que mantuvo en sus despachos a varios diputados en los últimos días. La oposición planeaba hacer un gesto con una sesión en minoría. Tras el acuerdo, Massa les agradeció “la generosidad” del aporte en la noche del lunes.

El Frente de Todos interpretó el dictamen de la Corte Suprema como un aval a las sesiones remotas. Los diputados de ese espacio llegaron al Palacio legislativo con una batería de argumentos a favor de la modalidad a distancia en el marco de la emergencia sanitaria.

El Interbloque Federal, conocido por su cercanía con Roberto Lavagna, defendió una tercera posición que había charlado con Sergio Massa: una sesión mixta en la que estén presentes quienes viven cerca de Capital o que pueden viajar y el resto participen desde sus hogares. El criterio más fácil de aplicar serían los jefes de los bloques sentados en sus bancas y el resto en sus casas con computadoras del Congreso, con protocolos de seguridad y el programa para sesionar cargado.

Alrededor de una mesa cuadrada que se armó en el Salón Delia Parodi se intercalaron caras semicuebiertas con barbijos: blancos, negros, uno celeste de Eduardo “Bali” Bucca que ademas de diputado es médico y quien insistió desde el lavagnismo con su propuesta de sesión mixta. Romina Del Plá usó uno verde fosforescente y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, uno multicolor. Sobre el mantel celeste cada cual tuvo una botella de agua y un frasco con alcohol en gel.

A la cabeza se sentaron el presidente de Diputados, Sergio Massa, y Alvaro González, vicepresidente primero de la Cámara en representación del PRO junto al secretario administrativo Rodrigo Rodríguez de La Cámpora. Por el oficialismo estuvieron el jefe del bloque Máximo Kirchner, Cristina Alvarez Rodriguez, Cecilia Moreau y el secretario Parlamentario, Eduardo Cergnul y el secretario general, Juan Manuel Cheppi.

Por la izquierda también estuvo Nicolás del Caño quien junto con Del Plá viene pidiendo sesionar desde que se declaró el aislamiento obligatorio. Desde Mendoza llegó José Luis Ramón jefe del interbloque Unidad y Equidad Federal.

Juntos por el Cambio tuvo una previa en el despacho de Miguel Bazze, el más grande en el segundo piso del Palacio del Congreso. Allí estuvieron Mario Negri, jefe del interbloque que viajó este lunes en auto, solo y con barbijo, desde Córdoba; Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO; Maximiliano Ferraro, jefe del bloque de la Coalición Cívica; la radical Brenda Austin; Silvia Lospennato que es además integrante de la comisión de Modernización Parlamentaria; el ‘lilito’ Juan Manuel López, el vicepresidente de la Cámara, Alvaro González y el dueño del despacho.

Cuando bajaron al primer piso, lejos de los roces de los últimos días, los diputados del principal bloque opositor se mostraron permeables a un entendimiento para sesionar aunque acordaron pedir una modificación reglamentaria que le ponga un corset al peronismo. La idea original de JxC era que el reglamento debería ser muy preciso sobre en qué condiciones se puede sesionar de manera remota, cómo se establece el quórum y las votaciones. Y expresaron temores respecto al uso futuro.

En esos intercambios de la tarde hubo quien recomendó pensar en el votante de Cambiemos que exige límites al peronismo en el marco de una crisis que permite al presidente gobernar a través de Decretos de Necesidad y Urgencia. Negri fue quien se mostró más desconfiado: “Observamos que no hay diálogo político sincero”, criticó y aconsejó prudencia hasta que en el transcurso de la semana se complete en las comisiones lo que falta. Ritondo fue quien buscó la reconciliación.

Venían de un fin de semana intenso. Un grupo de 15 diputados, entre ellos los que que están alineados con Emilio Monzó, ex presidente de la Cámara durante cuatro años, y el ex ministro Rogelio Frigerio; tres de Evolución, el sector de Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, y los lavagnistas del bloque que preside Eduardo “Bali” Bucca presentaron un pedido conjunto de sesión especial, presencial o a la distancia o incluso mixta, para el próximo jueves. “Es la llave para destrabar la situación”, le dijeron a Infobae. Ahora se cambió el jueves por algún día de la semana próxima.

En el Congreso se leyó la movida como un quiebre en la oposición y el allanamiento a la sesión telemática. Tras duros cruces y acusaciones en el chat que comparten los legisladores de Juntos por el Cambio, hubo una aclaración de Evolución. Carla Carrizo, Dolores Martínez y Yacobitti enviaron una nueva carta a Massa en la que rectificaron su postura y se expresaron a favor de una primera sesión presencial para acordar un reglamento y luego sí avanzar en el funcionamiento virtual de la Cámara.

También el PJ hizo su movida y con la firma de su presidente, José Luis Gioja, el Consejo Nacional respaldó las sesiones virtuales. Lo hicieron en un documento con críticas a la oposición: “Los que hasta ayer promovían el voto electrónico, el establecimiento de un Estado casi virtual, sincronizado en planillas de Excel, el Gobierno Digital, la eliminación del papel para trámites administrativos y la suplantación por expedientes digitales, hoy se niegan a abrir el Parlamento Nacional para que los diputados de la Nación sesionen de manera remota”.

De traje y corbata Massa llegó acompañado de un equipo de especialistas para respaldar el objetivo del oficialismo: sesionar vía teleconferencia. El primero en exponer fue Marcelo Halac, responsable del equipo médico de la Cámara que desaconsejó la realización de una sesión presencial. Señaló que no sería recomendable aún banca de por medio. Sobre el resto de las opciones posibles para mantener distancia le dijo a los periodistas que esperan en el Salón de Pasos Perdidos que eso ya son cuestiones reglamentarias que deben ver los legisladores. Insistió en que sólo la distancia social evita el contagio.

También habló el secretario general, Juan Manuel Cheppi, quien presentó las herramientas de funcionamiento remoto y los convenios celebrados con RENAPER y ARSAT para la identificación biométrica y las garantías de conectividad y de seguridad para evitar interferencias o hackers.

Sobre las medidas sanitarias y de funcionamiento y sobre la asignación de fondos de subsidios a instituciones sanitarias informó el secretario administrativo, Rodrigo Rodríguez, mientras que la diputada de La Cámpora, Daniela Vilar, resumió el debate en la Comisión Especial de Modernización que arrancó la semana pasada y que este martes deberá consensuar un protocolo a partir de las 14.

También este martes está prevista la primera reunión virtual de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo. La preside otro camporista, el santafesino Marcos Cleri que viajó desde Santa Fe la semana pasada y se sumó a la reunión de Labor Parlamentaria. Por ser especial y tener reglas propias en el inicio se propondría a senadores y diputados firmar en forma digital la aprobación o rechazo de veinte Decretos de Necesidad y Urgencia de Alberto Fernández. La propuesta sería que firmen a distancia los que quieran y se deje abierta la posibilidad de firmas presenciales. Aparentemente hay conversaciones avanzadas para que los DNU tengan aval parlamentario.

Con ese dictamen la vicepresidenta Cristina Kirchner propondrá a la oposición tener una sesión el miércoles 6 de mayo. Para eso citó a José Mayans, jefe del bloque de senadores del Frente de Todos, y a Luis Naidenoff, de Juntos por el Cambio. En la noche de este lunes la llamó Massa. Le contó lo que se había conversado y coincidieron en trabajar en la misma línea. De todos modos se aclaró que cada Cámara puede sesionar según sus propios acuerdos lo que significa que los senadores podrían hacerlo en forma virtual aunque compartiendo algunos criterios.

La cita para la que Mayans y Naidenoff viajan desde Formosa está prevista para las 17 en la oficina de la Vicepresidenta. Es un hecho inédito: el primer encuentro que compartirán los tres, solos, y la primera vez en que CFK sea quien se siente a negociar con la oposición. El peronismo cuenta con mayoría propia en el Senado y cita a favor los argumentos de cuatro de los cinco jueces de la Corte que respaldaron las sesiones virtuales, según cuál sea la interpretación que el Poder Legislativo haga de sus propio reglamento.

Sobres los temas que se llevarán al debate se seguirá conversando. “Por respeto” al nuevo canal de diálogo, dijeron. El jueves volverá a haber reunión de Labor Parlamentaria entre Massa y los jefes de bloques. Cada cual llevará una lista de proyectos. No se sabe aún si estará incluido el llamado impuesto a la riqueza. Sí hay varias iniciativas para bajar impuestos a pymes y ganancias a quienes cumplen tareas esenciales y un programa para protección del personal sanitario.

Fuente: Infobae.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-