SEGUINOS

ECONOMIA

Diputados firmó dictamen para el proyecto de Economía del Conocimiento

Un plenario de las comisiones de Comunicación e Informática y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja debatió el proyecto venido en revisión de la Cámara alta. La iniciativa fue incluida en el temario de la sesión especial solicitada por el oficialismo para este miércoles.

El despacho fue acompañado por 17 firmas en la comisión de Comunicación y por 26 en la de Presupuesto, pero contó con el rechazo de los legisladores de Juntos por el Cambio. Si bien, los diputados de la oposición habían votado afirmativamente el proyecto en su paso por la Cámara baja rechazaron las modificaciones introducidas en el Senado, que tampoco acompañó el viernes pasado la bancada que preside Luis Naidenoff.

En la sesión especial de este miércoles a las 15, solicitada por el titular del Frente de Todos en la Cámara baja Máximo Kirchner se incluyó Ley de Economía del Conocimiento, la autorización al Estado Argentino para contratar las vacunas contra el coronavirus, la Ley de Fonoaudiologia y un último que autoriza la entrada y salida de tropas para ejercicios militares.

Al tomar la palabra para explicar las modificaciones introducidas por el Senado, el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, sostuvo que “en nuestro bloque estamos en la postura de aceptar las modificaciones enviadas por el Senado y dictaminar a favor de manera de que tengamos lo más pronto posible esta Ley de Economía del Conocimiento”.

A su turno, la diputada radical, Karina Banfi, criticó el alcance de los cambios y sostuvo que el nuevo proyecto otorga “mayor discrecionalidad” y que su bloque no puede acompañarlo. Sin embargo, valoró la necesidad de aprobar una ley de Economía del Conocimiento: “Junto con el agro, la industria de economía del conocimiento, la industria del futuro, es la que nos va a abrir la puerta para salir de esta crisis”.

En tanto, el legislador mendocino y titular del interbloque Unidad y Equidad Federal, José Luis Ramón, sostuvo: “No nos tenemos que asustar por una ley donde los más grandes, tengan un incentivo menor que los más chicos. Porque si no cada vez son menos los que crecen en esta industria del software”. “No se tienen que flexibilizar la economía solo para aquellos que ganan por encima de los 20 mil millones por año”, agregó.

El vicepresidente de la Comisión de Presupuesto, el radical Luis Pastori, expresó que durante estos meses sin vigencia de la ley “todas las empresas del sector están sin el sistema de promoción, en forma inexplicable, con argumentos casi forzados, con inversiones suspendidas, con inversiones que se fueron a otros países, con planes de expansión cancelados, con pérdida de divisas”.

“Esta modificación del Senado acentúa un prejuicio ideológico, dándole mayor discrecionalidad al Poder Ejecutivo”, agregó.

Por último, la diputada del Frente de Todos por Jujuy, Carolina Moisés, expresó: “Nosotros no tenemos un sesgo antiempresa, ni en este proyecto, ni en otros. Lo que tenemos es un sesgo de evitar la concentración de la riqueza. De evitar que la gran mayoría de los argentinos sean pobres y cada vez más pobres o que nuestros trabajadores no puedan ejercer el derecho a trabajar y a vivir dignamente. Por supuesto que queremos que las empresas se beneficien, inviertan más, ganen más dinero, pero que también lo reinviertan en el circuito económico”.

Tras su sanción en Diputados el pasado 25 de junio, los senadores introdujeron una serie de modificaciones a la iniciativa que propone un esquema de tramos para el beneficio en Impuesto a las Ganancias para las empresas del sector. El texto original preveía un descuento del 60% para todos y ahora se plantea que ese porcentaje sea para las empresas chicas, mientras que sería de 40% para las medianas y sólo del 20% para las más grandes.

Además, se incorporó una definición más detallada de los servicios profesionales alcanzados por el régimen de promoción y se estableció que accederán “únicamente en la medida que sean de exportación y que estén comprendidos” en rubros como “jurídicos y contabilidad, traducción, publicidad, diseño, arquitectura y recursos humanos”.

También, se estableció que el bono fiscal a otorgar a las empresas alcanzadas, que equivaldrá al 70% de las contribuciones patronales, será intransferible y por 24 meses, no aplicable para Ganancias.

Para acceder a los beneficios las empresas deberán acreditar que el 70% de su facturación del último año está vinculada a las actividades promovidas o presentar un caso ante la Autoridad de Aplicación cuando no alcance ese porcentaje.

ambito.com

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-