SEGUINOS

PROVINCIALES

Dirigente nacional del Movimiento Evita dice que hay entre un 65% y 70% de rechazo a la gestión de Macri

El secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita, e integrante de la Comisión de la Coordinación Nacional de la Confederación de Trabajadores de Economía Popular, Gildo Onorato, estuvo varios días en Misiones y recorrió con el diputado provincial Martín Sereno (Partido Agrario y Social), las localidades de Garupá, Bernardo de Irigoyen, Comandante Andresito y Puerto Iguazú, entre otras. “La unidad” del campo popular “se está gestando desde abajo”, afirmó el dirigente.

En Posadas se reunió con referentes de organizaciones sociales como Graciela De Melo y Felipe Mazacote (Corriente Clasista y Combativa); Celeste García (Movimiento Evita), Juan “Chito” Pasamán (CTA Autónoma), Fernando Fernández (Partido Socialista de Misiones) y Víctor Rosenfeld (PCR) y el Partido del Trabajo y del Pueblo, y el diputado, Martín Sereno, candidato a revalidar su banca en la Cámara de Representantes de Misiones, y dirigente provincial de la CTEP.

Habló, entre otros temas, de la multitudinaria reunión federal que se realizó el 13 de febrero. “Fue muy contundente en todo el país, y en Buenos Aires hubo una enorme manifestación pacífica, donde desde el Evita y la CTEP planteamos la agenda legislativa que hace un tiempo presentamos ante los legisladores, y que el oficialismo y algunos sectores de la oposición hicieron que leyes como la Emergencia Alimentaria, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones y Agricultura Familiar, duerman en el Congreso de la Nación.

Después reclamamos dos temas centrales: el hambre, que es el gran problema en la barriada popular. Las familias se alimentan poco y mal, y la emergencia alimentaria que es una demanda central hoy en la Argentina”, aseguró.

Los cambios son posibles con la lucha en las calles

El joven dirigente remarcó la necesidad de plantear una propuesta laboral que permita salir del subsidio y encontrar una vida digna a través del trabajo de interés social, que llevan adelante los movimientos populares, tanto en lo rural como en lo urbano.

“Ya quedó demostrado que la unidad de los movimientos populares tiene capacidad de fijar agenda y convocar a otros sectores, como fue la participación de algunos gremios en esta marcha en un año con mucha conflictividad, producto del desastre que está generando el modelo de Cambiemos, que centralmente es una fábrica de pobres”, definió.

Para Onorato, la situación social incide en la construcción política a partir de que “la unidad se viene gestando, brotando desde abajo, y tenemos que construirla sin restricciones, sin proscripciones, donde los movimientos populares, con hombres y mujeres, tengamos propuestas concretas, siendo parte de esa gran unidad opositora; probablemente en el marco de una primaria donde sea la voluntad popular la que elija quiénes son los mejores representantes para enfrentar a Cambiemos”.

Descargar Semanario Seis Páginas