SEGUINOS

Justicia

Dos años y medio de castigo para un hombre que manejando ebrio casi mata a un motociclista en Garupá

Mario Meller no murió de casualidad la noche del 13 de noviembre de 2016. A las 23.55, sobre la ruta nacional 12, a la altura del kilómetro 12 y medio, en Garupá, la moto Zanella RX 200 en la que viajaba fue impactada desde atrás por un utilitario, voló por el aire, impactó en el capó y en el parabrisas de la camioneta. Por último cayó sobre el asfalto y el rodado mayor prácticamente lo aprisionó contra el piso. Policías lo liberaron poco después y sobrevivió. Un milagro.

Por ese hecho, este lunes, la jueza Correccional y de Menores Uno, Marcela Leiva, condenó al conductor el furgón a la pena de dos años y medio de prisión en suspenso, porque se comprobó que había provocado el accidente conduciendo en estado de ebriedad. Tenía 1,39 de alcohol en sangre.

Julio Walter Gómez se declaró culpable del delito de “lesiones culposas agravadas por la conducción imprudente de un vehículo automotor”. Luego, su defensor, Florencio Ramírez, acordó la pena con la fiscal María Laura Álvarez.

El sentenciado tiene prohibido manejar por el plazo de 18 meses.

Meller, el hombre que sobrevivió milagrosamente, sufrió: neumotórax, quemaduras por fricción en cara, hombros y antebrazo izquierdo, espalda y abdomen y luxación expuesta de clavícula izquierda.

Descargar Semanario Seis Páginas
-