SEGUINOS

Salud

Donación de sangre: en Argentina se necesitan 4 mil transfusiones por día

El médico especialista en Cirugía General y Proctología Santiago Galián se refirió en su columna de los martes en C6Digital a una fecha muy especial en las efemérides de la salud, el día mundial del Donante Voluntario de Sangre que se recordó el domingo 14, en conmemoración del nacimiento del biólogo y patólogo austríaco Karl Landsteiner, quien descubrió la tipificación de grupos sanguíneos.

 

Galián sostuvo que en Argentina se necesitan 4 mil transfusiones por día. “La sangre no solamente nos va a donar sangre en sí sino los elementos que están dentro como los glóbulos rojos, las plaquetas, el plasma”, observó.

Destacó la importancia de la donación al indicar que en este tiempo de pandemia se realiza el tratamiento con plasma de convalecientes de coronavirus para pacientes que tienen la enfermedad.

Remarcó que no es peligroso donar sangre ya que los elementos que se utilizan son previamente esterilizados y luego descartados.

Aproximadamente cuando se dona se extraen unos 450 ml de sangre. “Nuestro organismo, siempre y cuando seamos personas saludables, inmediatamente comienza la elaboración y la recuperación de esa cantidad por lo cual, en líneas generales, no debería provocarnos ninguna alteración el hecho de poder donar sangre”, comentó.

Se establece que quienes pueden donar sangre son los mayores de 16 años, en algunos lugares permiten que lo hagan menores de entre 13 y 15 con la autorización de sus padres. Tienen que tener un buen estado de salud. No tiene que estar en ayuno y pesar más de 50 kilos.

En tanto, no pueden donar sangre quienes se hayan hecho un tatuaje o piercing en el último año, los mayores de 65 años que no tengan un certificado de su médico que avale la posibilidad de donar sangre, las embarazadas y quienes tienen prácticas sexuales “de riesgo”, sin pareja estable o algún tipo de promiscuidad.

“Se apela fundamentalmente a la responsabilidad de conciencia. Para donar sangre hay que completar un formulario y después de que done sangre, en algunos centros existe la autoexclusión, que es anónima, porque a veces ciertas personas pueden tener miedo de decir o que se le discrimine. Entonces se le da otro formulario donde puede decir que omitió una práctica sexual y por lo tanto recomienda que no se utilice su sangre para donar”, explicó Galián.

El médico hizo hincapié en que la sangre que se extrae siempre se le realiza análisis.

En el caso de que las personas que utilizan la autoexclusión anónima se lo analiza y se le informa al donante que eligió la opción del anonimato.

Galián recordó que a nivel provincial, todo el sistema público de salud tiene hecho un gran trabajo con respecto a la donación de sangre. Los Hospitales de Posadas, Oberá, Eldorado, Puerto Iguazú tienen un servicio de Hemoterapia importante, apuntó.

En algunos lugares se hace la donación y se le envia al centro de referencia para que se hagan todos los estudios necesarios.

Señaló que también las instituciones privadas tiene un servicio de Hemoterapia, donde el sistema es prácticamente igual.

La sangre que se extrae se estudia para saber si tienen algunas patologías. Las enfermedades que se estudian son la Hepatitis B, Hepatitis C, HIV Sida, Mal de Chagas, Sífilis, Brucelosis y un virus denominado Virus Linfotrófico Humano de Células T, que afecta a los linfocitos y puede provocar algún tipo de Leucemia. “Todo eso está establecido y reglado”, aseveró.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-