SEGUINOS

ECONOMIA

El 90% de las economías del mundo se frena debido a la guerra comercial, según el FMI

Casi el 90% de las economías del mundo tendrán un crecimiento más lento este año debido a fracturas como las disputas comerciales entre China y Estados Unidos y el Brexit, que pasarán factura en pérdidas estimadas de 700 mil millones de dólares para 2020, advirtió este martes Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI).

La economía mundial ha entrado en una fase de “desaceleración sincronizada” como consecuencia en parte de la paralización del comercio a raíz de las tensiones comerciales, advirtió Georgieva, que agregó que un deterioro mayor del previsto de la actividad puede hacer necesaria “una respuesta fiscal coordinada”.

“Esta desaceleración generalizada significa que el crecimiento caerá este año a su tasa más baja desde principios de la década”, señaló la directora del FMI, que dará a conocer la próxima semana sus nuevas perspectivas económicas, anticipando que estas mostrarán revisiones a la baja para 2019 y 2020.

Entre las causas de esta pérdida generalizada de impulso económico, la funcionaria advirtió que el crecimiento del comercio mundial “prácticamente se ha paralizado” como consecuencia de las tensiones comerciales, lo que ha provocado el deterioro sustancial de las manufacturas y la inversión, con el riesgo de que servicios y consumo también acaben viéndose afectados.

De hecho, la directora del FMI considera que, aún cuando el crecimiento repunte en 2020, las grietas actuales podrían provocar cambios que duren toda una generación, incluyendo la rotura de cadenas de suministro, la compartimentación de sectores comerciales y un “muro de Berlín digital” que fuerce a los países a elegir entre sistemas tecnológicos.

En este sentido, Georgieva ha advertido de que “en una guerra comercial, todos pierden” y ha adelantado que las estimaciones del FMI apuntan a que el efecto acumulado de los conflictos comerciales para la economía mundial “podría suponer una pérdida de unos 700.000 millones de dólares para 2020”, alrededor del 0,8% del PIB.

En su análisis, Georgieva ha dejado claro que las políticas monetaria y financiera no pueden dar respuesta por sí solas a un empeoramiento de la coyuntura económica ante el que las políticas fiscales deberán desempeñar un papel central, aprovechando el espacio generado por los bajos tipos de interés.

La nueva directora del FMI ha vuelto a poner sobre la mesa algunas de las viejas recetas de la institución para impulsar el crecimiento, incluyendo la necesidad de acometer reformas estructurales que permitan incrementar la productividad.

“La pérdida de puestos de trabajo derivada de la automatización y de los cambios demográficos requiere que los países reformen la estructura de sus economías”, ha señalado la búlgara, para quien si no se actúa ahora, muchos países se verán estancados en un “crecimiento mediocre”.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-