SEGUINOS

POSADAS

La Anmac continúa con su plan de desarme a nivel nacional

El programa que consiste en la entrega voluntaria de armas de fuego y municiones, se extendió hasta el 31 de diciembre del 2019. El delegado nacional de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), Guillermo Sansón, dijo que el objetivo es “quitar las armas del medio, sobre todo insistiendo a las personas que no las quieren tener más, como ocurre en el caso de las colonias donde a veces se heredan armas de padres y abuelos y luego las personas se quieren deshacer de ellas”.

Recalcó que la entrega del arma puede ser anónima y no importa si funcionan o no. Indicó que hay un incentivo económico para quienes lo hagan. Va desde 1.200 hasta los 3 mil pesos, según el calibre de la misma. “No se paga en ese momento de la entrega, se les da un bono incentivo que se cobra en una empresa privada cerca de la plaza 9 de julio, en Posadas, porque así lo establece el convenio”, explicó.

Insistió en que no se registra a la persona en el momento de llevar el arma. La Anmac tiene su sede en la capital misionera en la calle Buenos Aires 2664, entre Santiago del Estero y Tucumán.

A su vez, comentó que desde el punto de vista jurídico “las leyes argentinas no penan la tenencia de armas. La Ley Nacional de Armas establece condiciones para el uso de todo tipo de armas por parte de los civiles, menos las que son de guerra. En cuanto a nuestras políticas, se sugiere por medio de este plan un desarme de manera simultánea. Hacemos mucha campaña de difusión para plantear el tema, porque de esto no se habla de manera masiva”.

Advirtió que “se debe tener conciencia y hacer un uso responsable de las armas en función de la libertad que impera en este país. Esas armas de destruyen con una prensa y se envían luego a un horno para que se las convierta en metal. Queremos transformar el metal en obra de arte para embellecer espacios públicos de la ciudad”.

Descargar Semanario Seis Páginas