SEGUINOS

NACIONALES

El Banco Central espera que unas 800 empresas utilicen sus propios dólares

En su primera semana en la implementación del filtro para los importadores, el Banco Central ya monitorea al sector y ha sumado hasta el momento u$s700 millones gracias a esta iniciativa. Ayer, la entidad logró cerrar la jornada con una posición compradora de u$s50 millones.

La herramienta que parece estar aplicando es singular: no sólo se trata de normativa pura y dura. En rigor, quienes conducen la entidad tienen en sus manos un número y un registro que desde esta semana les sirve de prisma para analizar a cada uno de aquellos que piden divisas.

Ese número no es menor: en el Central señalan que existen unos ochocientos importadores que en los últimos ocho meses han realizado operaciones de contado con liquidación y hoy cuentan con dólares atesorados en cuentas del exterior. De la misma forma, algunas de esas firmas han realizado operaciones de dólar MEP y atesorados localmente. En ambos casos, esas ochocientas empresas forman parte de un universo de nueve mil compañías que han sido analizadas. Y son esas ochocientas empresas las que, en los próximos meses, creen en el BCRA que aportarán una parte de las divisas necesarias para sostener el ritmo de importaciones.

El dato relevante es que en esas empresas importadoras hay sectores claves de la economía como automotrices, farmacéuticas y bioquímicas, entre muchas otras, que ahora requieren del BCRA para conseguir los dólares para importar. Para que eso tenga lugar, el nuevo protocolo implementado remite a la circular 7.030 emitida hace algunas semanas. Las empresas deben completar un formulario en el banco correspondiente a su actividad el que analiza en forma primaria ese requerimiento que debe ser presentado ante la gerencia de Exterior y Cambios del organismo.

Esa normativa señala que las empresas que tengan declaradas divisas “originadas en la formación de activos externos” no pueden acceder a la plaza oficial de cambios. En cambio, se propone cancelar sus importaciones con los fondos que se habían liquidado previamente.

Sabido es que durante la última semana hubo reclamos de distintas cámaras empresarias. Sin embargo, Miguel Pesce, el titular del BCRA, calibró su normativa pero con algunas recomendaciones. La primera es, tras una reunión con los principales bancos que también anticipó este matutino, que sean las entidades financieras las primeras en hacer una evaluación a propósito del acceso de las empresas al mercado de cambio.

Habrá que completar entonces el formulario de “Solicitud de conformidad previa por pagos de importaciones de bienes”, que deberá estar firmado por el “responsable del área de exterior” de la empresa. Habrá que responder si el pago está vinculado con la emergencia del coronavirus o si existen pagos sin reintegro de ingreso aduanero en situación de demora, los montos de importaciones anteriores y datos de ventas.

Además, las empresas importadoras deben declarar si los pagos en el mercado de cambios realizados durante el año se ubican por encima a los despachos en ese mismo período y si hay pendientes financiaciones en pesos en líneas como la del 24%.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-