SEGUINOS

Sociedad

El fiscal alemán del caso Madeleine McCann aseguró que la niña “está muerta”

El fiscal alemán que investiga la desaparición de Madeleine McCann hace 13 años en una playa de Portugal sostuvo este martes que la policía posee evidencias de que la niña británica “está muerta”, aunque se desconoce dónde puede estar enterrado el cuerpo.

“Después de toda la información que obtuvimos, la niña está muerta. No tenemos información de que esté viva”, declaró el fiscal Hans Christian Wolters a la cadena de televisión británica Sky News. A pesar de esto, señaló que todavía no se recogió evidencia suficiente para que se pueda realizar una orden de detención del principal sospechoso, a quien se refirió como Christian B.

En este sentido, explicó que la policía necesita más información sobre los lugares en donde vivió el sospechoso con el objetivo de enfocar allí la búsqueda del cuerpo de Madeleine. “Necesitamos la ayuda de la gente, de los turistas británicos que podrían haber estado entre 1995 y 2007 en Praia da Luz. Solo con estas llamadas podemos resolver el caso de Madeleine McCann”, indicó Wolters.

El sospechoso, a quien los medios británicos identifican como Christian Brueckner, un ciudadano alemán de 43 años, se encuentra cumpliendo una condena en una cárcel alemana por tráfico de drogas mientras apela una sentencia de siete años por una violación en Praia da Luz, ocurrida 18 meses antes de que Madeleine fuera secuestrada hace 13 años.

La desaparición de la pequeña McCann en el Algarve portugués conmocionó al mundo en mayo de 2007 y desde entonces las investigaciones no han logrado esclarecer qué ocurrió aquella noche cuando desapareció del hotel donde se alojaba con su familia.

Por otro lado, los medios británicos informaron que la policía también está buscando a la ex novia de Brueckner, identificada como Nakscije Miftari, ya que se sospecha que puede tener información crucial sobre la desaparición de la niña. Miftari, de ascendencia albanesa, vivió con el sospechoso en Braunschweig, una ciudad industrial, en el norte de Alemania, donde trabajó en un quiosco y luego la pareja se trasladó a Portugal. Sin embargo, en 2014 Miftari fue deportada a Alemania, luego de ser acusada de varios delitos.

 Brueckner, principal sospechoso

Brueckner tiene un amplio historial delictivo, con unos 17 casos, desde agresiones a robos o asuntos relacionados con drogas. Su primer juicio por un delito sexual fue en 1994, cuando tenía 17 años, cuando fue condenado en Baviera por abusar de un niño. El último caso relacionado con menores fue un proceso por tenencia de pornografía infantil en 2016.

El hombre vivió y trabajó entre 1995 y 2007 en el sur de Portugal, donde habría cometido varios delitos, robos en hoteles y apartamentos y la violación de una anciana estadounidense hace 15 años. Se mudó en las semanas contemporáneas con la desaparición de McCann y volvió a Alemania, donde cometió crímenes vinculados con el narcotráfico.

Actualmente cumple condena por una violación cometida en 2005 en Portugal, cuya víctima fue una estadounidense de 72 años, a la que ató, pegó, agredió sexualmente y finalmente robó. No fue detenido y procesado hasta diez años después, a raíz de las pruebas de ADN realizadas en un cabello que se encontró en el lugar de los hechos. La desaparición de Madeleine, en 2007, se produjo en ese lapso de tiempo.

Las sospechas sobre Brueckner se difundieron en primer lugar en Reino Unido, a través de Scotland Yard. La Fiscalía de Braunschweig indicó que se está investigando el asunto “en estrecha colaboración” con la Policía Metropolitana Police británica y con la Polícia Judicial portuguesa.

 

Fuente: Página 12 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-