SEGUINOS

ECONOMIA

El FMI se desliga de la negociación entre Argentina y sus acreedores pero espera que se logre un acuerdo

El portavoz oficial del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice, se refirió a la Argentina y su negociación con los bonistas. El organismo sigue con atención “las negociaciones activas y bilarerales” que lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández con los acreedores de la deuda, y confía en que se llegará a un acuerdo en los plazos previstos por las autoridades argentinas.

Este viernes vencerá el plazo dispuesto para que los tenedores de bonos argentinos bajo legislación extranjera puedan adherirse a la propuesta de canje lanzada el pasado 17 de abril por Argentina, que ya fue rechazada por grandes conglomerados de acreedores.

La oferta contempla tres años de gracia -por lo que Argentina empezaría a pagar en 2023-, una quita de 5,4% sobre el capital adeudado (3.600 millones de dólares) y una reducción de intereses del 62% , equivalente a 37.900 millones.

En concreto, se pretende reestructurar 21 títulos que se dividen en dos grandes grupos: los que surgen del canje de 2005 -que se reabrió en 2010- y los emitidos desde 2016.

Consultado sobre si el Fondo avala la oferta y la considera razonable, Rice planteó que “como es práctica arraigada en el organismo, el FMI no participa directamente de este tipo de negociaciones” a las que caracterizó como “bilaterales”, entre un gobierno soberano y sus acreedores.

“Las autoridades argentinas se encuentran con negociaciones activas, para reestructurar su deuda soberana. Confiamos en un acuerdo con una alta participación de los acreedores para que Argentina pueda restituir la sostenibilidad de alta probabilidad de la deuda”, enfatizó el vocero del Fondo.

Rice insistió que el organismo, liderado por Kristalina Georgieva, está listo para ayudar al gobierno de Fernández del que valoró que, en medio de los desafíos derivados de la pandemia del coronavirus, haya lanzado el plan para reponer la sostenibilidad de la deuda a largo plazo.

“En estos tiempos difíciles, el gobierno argentino busca responder a los efectos sanitarios y económicos del coronavirus y desarrollar un plan económico que restablezca un crecimiento sostenible e inclusivo a mediano plazo”. resaltó.

Por otra parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó este miércoles que “todavía hay tiempo” para llegar a un acuerdo con los bonistas. “Es nuestra intención llegar a un acuerdo en común con nuestros acreedores”, sostuvo el funcionario durante una videoconferencia organizada por la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

Si este viernes el país no logra los niveles mínimos de adhesión para lograr la reestructuración, se podrá optar por prorrogar el plazo de adhesión hasta una fecha cercana al 22 de mayo, día en que si no se afronta un vencimiento por 503 millones de dólares de intereses de tres títulos incluidos en la oferta de canje, Argentina entrará en cese de pagos.

 

 

 

– Con información de El Cronista 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-