SEGUINOS

DEPORTES

El fútbol argentino ya sufrió una situación similar

El fút­bol ar­gen­ti­no no de­tu­vo su ac­ti­vi­dad du­ran­te el lap­so de 10 me­ses, en­tre oc­tu­bre de 1918 y agos­to de 1919, en el que el pa­ís fue par­te de la pan­de­mia de gri­pe es­pa­ño­la que pro­vo­có en el pa­ís 14.997 muer­tes ofi­cia­les, aun­que se es­pe­cu­la que la ci­fra fue ma­yor.
Esa gri­pe, que hoy se sa­be fue un bro­te del vi­rus de la in­fluen­za A, del sub­ti­po H1N1, se de­no­mi­nó es­pa­ño­la de­bi­do a que Es­pa­ña, pa­ís neu­tral en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, fue la pri­me­ra na­ción que se hi­zo eco del pro­ble­ma, con ocho mi­llo­nes de afec­ta­dos y 300.000 fa­lle­ci­dos.

La gri­pe es­pa­ño­la, cu­yos sín­to­mas eran fie­bre, do­lor de oí­dos, can­san­cio cor­po­ral y dia­rre­a, fue to­ma­da por par­te de la so­cie­dad a la li­ge­ra, res­tán­do­le im­por­tan­cia y pen­san­do que era “un mal eu­ro­pe­o” ori­gi­na­do por la gue­rra y mi­se­ria de ese con­ti­nen­te. En la Ar­gen­ti­na de ini­cios del si­glo XX las pre­o­cu­pa­cio­nes sa­ni­ta­rias te­ní­an co­mo fo­co a la sí­fi­lis, la pes­te bu­bó­ni­ca y tu­ber­cu­lo­sis y no una “sim­ple gri­pe” que azo­ta­ba a los eu­ro­pe­os.

Pe­ro la gri­pe es­pa­ño­la lle­gó y lo hi­zo en gran apor­te con los in­mi­gran­tes arri­ba­dos en bar­cos des­de Eu­ro­pa, oca­sio­nan­do la sus­pen­sión de las cla­ses y es­pec­tá­cu­los co­mo los cir­cos y ci­nes, la pro­hi­bi­ción de ve­la­to­rios y el cie­rre de igle­sias y tem­plos.

No obs­tan­te, es­ta gri­pe, que in­fec­tó al 50 o 60 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial y arro­jó 40 mi­llo­nes de muer­tos en to­do el pla­ne­ta y pu­do te­ner su pun­to de ori­gen en Fran­cia, Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, no de­tu­vo al fút­bol de esa épo­ca.

La eta­pa fi­nal Tor­neo de Pri­me­ra Di­vi­sión, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de fút­bol si­guió ju­gán­do­se por­que las au­to­ri­da­des, ba­jo la pre­si­den­cia de Hi­pó­li­to Yri­go­yen, de­ter­mi­na­ron que no va­lía la pe­na sus­pen­der­lo por­que era “u­na ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre”. Los hin­chas si­guie­ron yen­do a la can­cha, pe­se a que Bra­sil a cau­sa de la pan­de­mia de­ci­dió pos­ter­gar el Cam­pe­o­na­to Su­da­me­ri­ca­no, hoy de­no­mi­na­do Co­pa Amé­ri­ca, que de­bió or­ga­ni­zar en 1918.

El tor­neo del 18 lo ga­nó Ra­cing, el sex­to con­se­cu­ti­vo, de ma­ne­ra in­vic­ta se­gui­do por Ri­ver y en el 19 se ju­ga­ron so­lo nue­ve fe­chas de mar­zo a agos­to, el pun­te­ro era In­de­pen­dien­te, por­que el cam­pe­o­na­to se sus­pen­dió a cau­sa de la es­ci­sión en­tre que pro­vo­có la cre­a­ción de la Aso­cia­ción Ama­teur de Fút­bol. Tam­bién se ju­ga­ron en 1918 la Co­pa de Ho­nor, que In­de­pen­dien­te le ga­nó a Pla­ten­se y la Co­pa Com­pe­ten­cia que Por­te­ño le ga­nó a Ri­ver Pla­te.

De oc­tu­bre de 1918 al in­vier­no de 1919 se ex­ten­dió la pan­de­mia de Gri­pe Es­pa­ño­la en Ar­gen­ti­na y se lle­vó la vi­da de 14.997 per­so­nas, en un pa­ís cu­ya po­bla­ción ape­nas al­can­za­ba los 9.000.000 de ha­bi­tan­tes. Fue­ron dos ole­a­das, la pri­me­ra en 1918 con 2.237 muer­tes y gol­peó en Bue­nos Ai­res y el cen­tro del pa­ís, y la se­gun­da en el in­vier­no de 1919 con 12.760 fa­lle­ci­dos con ca­sos en su ma­yo­ría en las pro­vin­cias nor­te­ñas con un re­co­rri­do de Nor­te a Sur, con po­bla­cio­nes me­nos pro­te­gi­das.

La pan­de­mia des­nu­dó fa­len­cias de un es­ta­do que es­ta­ba en con­for­ma­ción, im­po­ten­cia de su me­di­ci­na que no era ga­ran­te de sa­lud y el de­se­qui­li­brio eco­nó­mi­co y ge­o­grá­fi­co de la so­cie­dad.

Fuente: diario Época.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-