SEGUINOS

Justicia

El hombre acusado de matar y quemar a un amigo se abstuvo de declarar e investigan si actuó por venganza

Arnaldo “Roger” Sanabria (39), acusado de haber matado a golpes a Ramón Alberto Giménez (42) y luego de haberle prendido fuego al cadáver en el barrio Cruz del Sur, se abstuvo de declarar este viernes al ser citado a indagatoria por el juez de Instrucción Tres de Posadas, Fernando Verón.

La diligencia se concretó por la mañana y el sospechoso fue asistido por un defensor oficial. El magistrado dispuso que continuara preso. Fue acusado formalmente del delito de “homicidio”, que contempla penas de entre 8 y 25 años de cárcel.

Lo que en un principio se conjeturó como un crimen derivado del consumo excesivo de alcohol ahora sumó otras aristas, porque trascendió que el fallecido había declarado en contra del ahora arrestado en 2018, cuando lo condenaron a 4 años de prisión por haber baleado a un poblador del barrio Tacurú, que sobrevivió de milagro a la agresión.

Al parecer incluso en alguna ocasión Sanabria habría prometido hacer pagar a Giménez haber sido un testigo en aquel hecho de “tentativa de homicidio”. Una de las versiones que manejan los investigadores es que el martes por la madrugada, en la larguísima sobremesa que habrían tenido víctima y presunto victimario apareció esa vieja acusación de “traición” y el pase de factura terminó en homicidio.

Incluso el propio Giménez le habría confesado alguna vez a sus allegados que Sanabria le tenía mucha bronca. Sin embargo, pese a esto, el lunes último aceptó compartir con él un asado bien regado.
“Roger” ya había sido condenado por homicidio en 2002. Es decir, con la muerte de su conocido suma su tercera causa por este tipo de delitos. ¿Planificó deshacerse de su amigo? ¿Fue una reacción del momento motorizada por el rencor? Es lo que el juez Verón y su equipo están tratando de determinar.

Descargar Semanario Seis Páginas
-