SEGUINOS

Educación

El modelo de aprendizaje invertido como base para el sistema educativo mixto de la pospandemia

El ministro de Educación de Misiones Miguel Sedoff explica cómo es la enseñanza “Flipped Learning”  y se detiene en señalar cómo se aplica en la provincia de Misiones, en una nota de opinión firmada publicada en el diario Clarín, de Buenos Aires.

 

 

La emergencia sanitaria se extiende, pero tenemos la obligación de pensar en el día después, más si somos los responsables de las jurisdicciones educativas provinciales.

 

 

En tal sentido, una de las cuestiones que se encuentra en el centro del debate se refiere a la nueva organización del tiempo escolar.

 

Se suman las predicciones sobre un regreso dentro de un sistema mixto entre presencialidad y no presencialidad, dada la necesidad de aplicar medidas de distanciamiento social en los establecimientos educativos y la consiguiente reducción del número de estudiantes que concurrirán de manera simultánea a ellos.

 

El modelo blended más probado y eficaz es el Flipped Learning.

 

Consiste en invertir el proceso de enseñanza-aprendizaje, de manera que la instrucción directa (presentación de un tema nuevo o explicación unidireccional del docente) que tradicionalmente se hacía en el aula, se transfiere fuera del aula y se hace en la casa o en otro lugar en un momento anterior a la clase. De esta manera, cuando llega al aula, el estudiante ya tiene una idea del tema y una guía para trabajar.

 

El modelo divide el aprendizaje en dos espacios. En el espacio individual, que es anterior y fuera del aula, el estudiante trabaja con el contenido que el docente le envía en un formato digital: videos, podcast, infografías, imágenes y una guía en la que se le indica a qué prestar atención, cuáles son los conceptos que debe extraer, qué contenidos debe observar.

 

Luego en la escuela como espacio grupal, el docente interactúa cara a cara con el estudiante y éste con sus compañeros sobre el contenido dado. Primero las dudas, preguntas y refuerzo de conceptos y luego con diversas metodologías activas del aprendizaje, como ABP y prácticas gamificadas.

 

Coronavirus en la Argentina: el protocolo para volver a clases en la Ciudad, cuatro días cada dos semanas y barbijo desde los 7 años

 

Enriquece las clases presenciales

El recurso más valioso que tienen los sistemas educativos son los docentes y por ello es preciso que ellos estén el mayor tiempo posible en contacto directo con sus estudiantes para aprovechar al máximo el tiempo juntos.

 

Esta situación en la pospandemia va a ser crítica, ya que se está previendo menos tiempo escolar para nuestros estudiantes, por lo cual debemos prepararnos para enriquecerlo lo más posible.

 

Y esa es una de las grandes fortalezas del modelo Flipped Learning.

 

Conseguir más tiempo de calidad en el aula de manera de poder dedicar el tiempo de clases al uso de metodologías activas de aprendizaje, es decir, aquellas que conciben al estudiante no como un pasivo receptor de conocimiento, sino desde una visión constructivista del aprendizaje, como protagonista de su propio aprendizaje para el que construye saberes procesando, de manera activa, la información para transformarla en conocimiento.

 

Cuando tiene que experimentar, resolver problemas o trabajar en un proyecto, tiene al docente y a sus pares a su lado para intercambiar ideas, colaborar, aprender y construir con otros, intercambiar habilidades y dedicarle a eso la totalidad del tiempo de clase.

 

Tomando en cuenta la Taxonomía de Bloom, la pirámide tradicional se transforma en un rombo, donde en el espacio individual se desarrollan las habilidades de comprender y recordar, y en el espacio grupal las de aplicar y analizar con preeminencia a las de evaluar y crear.

 

De esta manera, la mayor parte del tiempo ganado se dedica al análisis y la aplicación de los conocimientos adquiridos previamente en el espacio individual. La ventaja es que en el espacio grupal, donde se desarrollan las habilidades del pensamiento de orden superior, las más complejas, está el docente, que es el experto que guía el aprendizaje de sus estudiantes.

 

Diversidad en el aula y autonomía en los aprendizajes

El flipped learning permite respetar los diferentes ritmos de aprendizaje. Al que aprende más rápido se le puede agregar tareas más desafiantes, y al que aprende más lento se le da más tiempo, hasta que comprenda el tema a la par de sus compañeros. De esta manera, se llega a un piso de conocimiento compartido que dispara la posibilidad de un aprendizaje diferencial y personalizado.

 

Además, el Flipped Learning promueve y fomenta el desarrollo de capacidades de autorregulación de la conducta, responsabilidad y conciencia del aprendizaje, autogestión del conocimiento, espíritu colaborativo y reflexivo, proactividad y acrecienta el rendimiento escolar.

 

Es importante señalar que la implementación del modelo precisa la concurrencia de docentes, familias y directivos para la verdadera comprensión de su naturaleza y su mejor desarrollo. Los docentes deberán tener ganas de transformar y enriquecer su práctica pedagógica, de pensar un modo de aprendizaje diferente y también conocer a fondo la base del modelo; para qué y por qué se utiliza, cuáles son sus postulados teóricos, qué conocimientos va a poder desarrollar a través de este modelo, etcétera.

 

Las familias deberán ser informadas por sus docentes del cambio, ya que los estudiantes usarán los celulares u otros dispositivos para acceder a los contenidos digitales y serán evaluados de una manera diferente a la tradicional.

 

Por último, las autoridades ministeriales y los directivos deberán entender el modelo y habilitar espacios y tiempo para que se trabaje bajo esa forma.

 

La experiencia en Misiones

En la provincia de Misiones desde el año 2015 trabajamos con este modelo a través del Programa de Innovación Educativa Plataforma Guacurarí. Lo iniciamos en las escuelas técnicas, pero a partir de este año se extendió a todo el sistema educativo público adecuándose a los diferentes niveles y modalidades.

 

Este trabajo de años nos permitió estar más preparados para la no presencialidad, tanto que con 401.000 estudiantes y 30.000 docentes, en 60 días sin clases la Plataforma llegó a 2.500.000 visitas, 520.000 usuarios únicos, 5.000 contenidos audiovisuales producidos por docentes de la provincia y 50.000 contenidos audiovisuales integrados con la plataforma TicMas. La Plataforma se usa no sólo en la provincia sino en otras e incluso en países limítrofes.

 

Las experiencias que tenemos registradas, que son muchas, nos muestran que los estudiantes que experimentaron flipped learning no quieren volver atrás sino extenderlo a más materias porque les resulta más atractivo. Por su parte, los docentes que se han iniciado en el modelo no lo han abandonado y lo han profundizado, siendo muchos de ellos parte de la red de formación docente en TIC que se ha ido desarrollando en estos años como acompañamiento al modelo pedagógico.

 

El autor de esta columna es ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia de Misiones y autor del libro “Flipped Learning. Una guía para darle una vuelta a tu clase”.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-