Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

El Movimiento Evita desarrolla Espacios de Primera Infancia en más de 50 Municipios de la provincia

Nacionales Provinciales

Desde el Estado Nacional se prioriza el acceso a los derechos de las infancias en todo el país mediante una inversión sostenida en los Espacios de Primera Infancia (EPI), que reciben a chicos de entre 45 días y 4 años, con el objetivo de brindarles cuidados, alimentación, estimularlos y atención de salud.

En la Argentina hay más de 21.000 niños y niñas de esa franja etaria que están en situación de vulnerabilidad social, y acceden a contención y educación a través de los EPI.

Sólo durante el 2020, el Plan Nacional de Primera Infancia, de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, que depende del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, impulsó más de 400 proyectos para remodelación, ampliación y mejoras edilicias de los EPI. En Misiones hay una proyección para que en un período de los próximos dos años se lleguen a los 200. Existen 80 y 25 esperan ser inaugurados.

El Movimiento Evita desarrolla en más de 50 Municipios estos Espacios de Primera Infancia, algunos solventados por Nación, y otros autogestionados; pero en todos se promueven y fortalecen la educación, el cuidado y abordaje integral de las niñas y niños.

Trabajan en Posadas, Santa Ana, San Ignacio, Candelaria, Roca, Andresito, Bonpland, Puerto Leoni, Hipólito Irigoyen, Apóstoles, Azara, Mártires, Campo Viera y Oberá, entre otras localidades, y en algunas funciona más de un espacio coordinado por el movimiento popular.

Propiciar espacios de enseñanza y aprendizaje

Hace unas semanas visitó uno de los EPI organizado por el Evita que funciona en Candelaria, el responsable del Plan Nacional de Primera Infancia en Misiones, Rubén Araujo Blanco y su equipo, acompañado por el diputado Martín Sereno, del Bloque Legislativo, Tierra, Techo y Trabajo, y entregó juegos didácticos para las actividades de los niños y niñas.

El grupo fue recibido por la coordinadora de la organización en Candelaria, Liliana Benítez, que desarrolla con su grupo un EPI en el barrio Paso Viejo de esa localidad. En él garantizan a los niños y niñas menores de 5 años, un lugar de contención, cuidados y aprendizaje.

“En nuestro barrio contamos con núcleos productivos donde trabajan más de cien familias en talleres textiles, huertas, carpintería, construcción y artesanías. La mayoría son mujeres jefas de hogar que carecen de recursos para pagar una guardería y muchas de ellas van a trabajar con sus hijos e hijas, lo que se vuelve complicado a la hora de realizar las actividades”, indicó la referente del Evita.

A partir de la construcción del EPI, los y las trabajadoras de los núcleos productivos cuentan con un lugar donde las madres pueden dejar tranquilas a sus chicos. Por eso es muy importante que existan estos ámbitos de cuidados para primeras infancias en los barrios populares.

Vocación y compromiso social y afectivo

Bonpland y San Ignacio son otros de los municipios que tienen un Espacio de Primera Infancia. En la ciudad turística, Araceli Valdovinos, profesora de Nivel Inicial y un grupo de cuatro docentes conforman un EPI que surgió por vocación y por el compromiso ante una necesidad en la localidad donde faltaba un centro de contención y cuidados de las infancias que sean gratuitos.

“Nuestro objetivo es ayudar a aquellas madres y padres que no pueden pagar una guardería o una niñera o no tienen con quien dejar a sus hijos e hijas en horarios laborales”, explicó la docente.

Además del cuidado y protección de niñas y niños, brindan jornadas lúdicas didácticas que propicien la enseñanza y el aprendizaje..

Daniela Colman es estudiante avanzada del Profesorado de Educación Primaria, y con sus compañeras de militancia, se organizaron para montar el EPI que ya está funcionando. “En esta ciudad es muy necesario este EPI porque son numerosos los padres y madres que necesitan que alguien responsable cuide a sus hijos e hijas cuando tienen que trabajar o estudiar, porque hay mujeres que quieren terminar la secundaria, o hacer una carrera terciaria o universitaria”, relató Daniela.

Responsabilidad en el cuidado de las infancias

Motivadas por el compromiso, en estas jóvenes surgió el proyecto que ya es una realidad. “Estamos muy contentas de concretar y hacer esta tarea que tanto nos gusta: estar con los chicos y chicas, ayudarles en sus primeros pasos y generar actividades a través de juegos didácticos, obras de teatro y todo lo que vamos sumando para la adaptación de un Jardín de Infantes. Los motivamos a que tengan autonomía y propiciamos espacios de enseñanza y juegos. Estamos agradecidas con el apoyo de nuestro diputado, Martín Sereno, por ayudarnos para que fuera posible la apertura del EPI”, señaló otra de las jóvenes.

Para el grupo de docentes, este Espacio tiene mucha relevancia para San Ignacio, ya que no hay otro lugar gratuito con esas características y que brinde soporte social a las y los trabajadores.

“Estas familias nos dejan el cuidado de sus hijos e hijas y lo tomamos con mucha responsabilidad”, indicó Tatiana Medina, estudiante de Psicología, que conforma el equipo de cinco docentes que se ocupan del EPI.

Un ámbito agradable y divertido”

Mientras que en Bonpland, las coordinadoras del Evita destacaron su alegría con la apertura del EPI al que remodelaron y adecuaron sus instalaciones para comodidad y funcionalidad de los chicos y chicas que concurren.

“Nos llevó tiempo; pero seguimos adelante con la ayuda de nuestros compañeros y compañeras del núcleo construcción y los promotores ambientales, que se pusieron el compromiso al hombro y lo hicieron posible.

Con las remodelaciones edilicias, incluido los baños, el Espacio se convirtió en un ámbito agradable, lindo y divertido donde nuestra gurisada puede jugar. Cuentan con desayuno, y aprenden a socializar y a compartir, tienen momentos artísticos, algunos juego guiados y otros libres”, manifestó la referente del Evita en Bonpland, Cristina Bóveda.