SEGUINOS

ECONOMIA

El nivel de reservas neto condiciona el poder de fuego del Banco Central

Ante la mayor disparada diaria del dólar desde la salida del cepo cambiario, el Banco Central debió recurrir a la venta de divisas para poder calmar la demanda, ante una ausencia casi total de ofertantes privados. Se trata de la primera vez que el Banco Central debió apelar a este mecanismo desde que se inició el “Plan Sandleris”, cuando se reformuló el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La autoridad monetaria licitó US$105 millones sobre el final de la rueda y así logró bajar la cotización de la divisa, que había tocado los $61 en el Nación para luego cerrar en $57,30, más de $10 en relación al viernes.

Las reservas finalizaron ayer en US$65.732 millones, lo que implicó un retroceso de US$578 millones respecto al stock de la semana pasada. El monto disponible para hacer frente a una corrida es motivo de debate entre los economistas, que disienten respecto a cuál es la verdadera cifra que puede quemar la entidad.

Un cálculo hecho a grandes trazos plantea que de los más de US$65.000 millones que hoy hay en las arcas del Central hay que restarles US$15.000 millones provenientes de los encajes, US$9.800 millones del FMI y otros US$24.000 millones de préstamos con multilaterales y China, con quien el kichnerismo firmó un swap de monedas, que este gobierno amplió. Eso deja unos US$16.000 millones, estimó el analista de mercados Salvador Di Stefano.

“Esto no es una corrida. Hay que tener en cuenta que el Central absorbió pesos con la venta de ayer y con la recesión la demanda de dólares va a bajar. Además tienen US$3.600 millones para usar en futuros”, planteó.

“Por otro lado, pueden vender hasta US$250 millones por día del FMI y con eso te pueden ahogar mal. Ayer lo dejaron correr, fue sanguinario para poder controlarlo, pero de $50, $52 no se va a mover”, añadió.

Por su parte, en el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala apuntaron que “el gobierno no está en condiciones de defender la moneda nacional de una corrida cambiaria de magnitud sin afectar de modo significativo sus compromisos externos”.

El centro de estudios estimó que las reservas “comprometidas”, es decir si se suman encajes, obligaciones con el FMI, el swap, convenios multilaterales de crédito y otros pasivos alcanzaban en julio US$64.800 millones, contra US$63.600 millones equivalentes a las reservas totales, aunque este cálculo fue realizado antes del último desembolso de US$5.000 millones del Fondo.

En el ITE creen que si se utiliza este poder de fuego “en el corto plazo puede tener consecuencias graves de cara al próximo mandato presidencial”, ya prácticamente definido para Alberto Fernández.

“Comparado con otros escenarios de corrida, es corto y el Central lo tiene claro, por eso vendió poco y tarde, porque corría el riesgo de que si los ponía temprano se los llevaban, como le pasó a Sturzenegger en 2018. Hay que tener cuidado”, puntualizó Leantro Ottone, economista del Instituto.

“El poder de fuego es un número interpretativo que no tiene una justeza técnica”, evaluó.

Fuente: BAE Negocios.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas