SEGUINOS

POLICIALES

El temido “Negro” Rojas está cerca de llegar a juicio por una de las tres causas de asesinato narco que le atribuyen en Misiones

Néstor Fabián “El Negro” Rojas está acusado de tres asesinatos en Misiones, todas ligadas, de acuerdo con fuentes judiciales, al mundo del narcotráfico. Hay dos causas en trámite que lo tienen como imputado.

Por un lado, las ejecuciones de Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (37), ocurridas en diciembre del 2015 en Posadas. Este expediente sigue en el juzgado de Instrucción Tres, a cargo de Fernando Verón, y podría ser elevado a juicio este año. Y por otro lado, está el crimen del mecánico Aldo Andrés Cantero (31), acribillado el 5 de agosto de 2018 en su casa de Gobernador Roca.

Esa causa lo lleva adelante el Juzgado Federal de Eldorado, es la que arrojó la última novedad hace poco: la Cámara Federal de Apelaciones ratificó todo lo actuado por el magistrado Miguel Ángel Guerrero y dejó el caso a un paso del debate oral.

Los camaristas Mario Osvaldo Boldú y Mirta Tyden de Skanata rechazaron la apelación que presentó la sospechosa Liliana Berenice Machado, pareja de Cantero y quien empezó como testigo y finalizó como acusada. Ella ahora está imputada del delito de “Tráfico de estupefacientes en la
modalidad de Almacenamiento Agravado (arts. 5 inc. y 11 inc. c de la Ley 23.737)”.

En su resolución, la Cámara recorre varios tramos de la pesquisa y da por acreditado lo que investigó Guerrero. Menciona el inicio de la investigación: tras el decomiso de poco más de una tonelada de marihuana por parte de la Prefectura Naval Argentina, “el Juez Federal de Eldorado
autorizó la realización de tareas de investigación tendientes a acreditar posibles conductas compatibles con el ingreso clandestino al país y posterior acopio, almacenamiento, comercialización y distribución de estupefacientes que estarían realizando personas no identificadas”.

“Estas personas habrían facilitado a los habitantes de la zona conocida como Puerto Natural Kimik (Montecarlo, Misiones) el número de teléfono 37xxxx76xx que utilizaría un sujeto conocido como ‘Negro’ que ofreció recompensa monetaria para el que colabore informando sobre la presencia
de efectivos de fuerzas policiales en ese sector”, añade el documento.

Remarcan que “las investigaciones llevadas adelante por PNA de Eldorado lograron comprobar la existencia de una organización dedicada al tráfico de estupefacientes, integrada por los imputados Rojas, Eduardo Javier Martínez, NN Ricardo, Machado y quien en vida fuera Aldo Andrés Cantero”.

“Tiempo después y de conformidad al desarrollo de los eventos, se tomó conocimiento del homicidio de Cantero a consecuencia de los disparos de arma de fuego efectuados por Rojas a raíz de que éste se consideró traicionado por el primero en el marco de la operatoria por narcotráfico y
motivó la declaración de competencia del Juez Federal de Eldorado respecto de los hechos investigados en el Juzgado Federal de Oberá y en Sede Provincial. En dicha oportunidad, también ordenó el allanamiento de la propiedad en la que residiría Liliana Berenice Machado, la detención de esta y de Eduardo Javier Martínez”, recordó.

Los jueces puntualizaron que “se incorporó el resultado del allanamiento practicado el cual arrojó el hallazgo y secuestro de dos mil doscientos catorce panes con resultado positivo para marihuana, cuyo peso ascendió a mil ochocientos veintisiete kilos con ciento noventa gramos. Esta cantidad fue hallada en un galpón de madera lindante a la vivienda en la que residían Machado y quien en vida fuera Cantero, en un pozo irregular en el piso que es de tierra y dentro de éste los bultos con la importante cantidad de estupefaciente”.

Boldú y Tyden de Skanata indicaron que “que en oportunidad de resolver la situación procesal de los coimputados, el Juez valoró los elementos de convicción reunidos en función de los cuales concluyó que Rojas sería el organizador del tráfico de estupefacientes en sus modalidades de
almacenamiento y transporte agravados del cargamento secuestrado el día 5 de agosto de 2018 en la finca ubicada en el lote 89, fracción 91, Gobernador Roca, por la Policía de la provincia de Misiones, en ocasión que investigaba el homicidio de Canteros, existiendo conexión causal o
impulsiva, entre el homicidio agravado y el almacenamiento de casi 1,8 tn. de cannabis sativa que la organización perpetró en el inmueble donde habitaban Canteros y Machado, ya que Rojas provocó la muerte de Canteros al haber surgido la sospecha de que le había tendido una trampa,
siendo el deceso el resultado de ese impulso o reacción ante esa creencia”.

“Así tuvo por probado que Rojas junto al coimputado Martínez, Machado y quien en vida fuera Canteros almacenaron 2.262 paquetes que arrojaron un total de 1.779 kgrs. de marihuana. Durante el tiempo que estuvo activa la organización Rojas se consolidó como el líder, dirigiendo, coordinando, planificando y supervisando las maniobras que realizaban Martínez, Canteros, Machado y NN Ricardo [posible proveedor de los estupefacientes]; a lo largo de la investigación se registraron comunicaciones entre Rojas y los demás integrantes de la organización en los cuales se infiere su dominio del curso delictivo, en cuanto a la coordinación y planificación de las maniobras”, consideraron.

La ejecución

Los magistrados también se detuvieron en cómo se produjo la ejecución del mecánico: “El magistrado tuvo por acreditado que el día 5 de agosto de 2018 siendo aproximadamente las 18.30 en la vivienda ubicada en el lote 89, fracción 91, Gobernador Roca, Rojas efectuó al menos cuatro
disparos que impactaron en la boca, en la frente, en el abdomen y en la pierna derecha ocasionándole la muerte a Cantero, utilizando el arma de fuego Bersa, serie 677271, calibre 9 mm, existiendo conexión causal o impulsiva, entre el homicidio agravado y el almacenamiento de casi 1.8 tn. de cannabis sativa que la organización que Rojas lideraba concretó en ese inmueble, ya que ejecutó al integrante de su gavilla al sospechar que lo había traicionado como emerge de las comunicaciones que mantuvo con NN Ricardo”.

Dos semanas después de la ejecución de Cantero, Rojas fue detenido en el complejo La Aventura de Posadas. Cuando declaró ante la Justicia provincial, admitió que era amigo del mecánico y que estuvo con él el fin de semana en el que lo mataron. Pero negó haber sido el asesino.

Después la causa pasó del Juzgado de Instrucción Siete de Posadas al Federal de Guerrero. La pesquisa avanzó. Se vinieron los procesamientos (incluida la de Liliana Berenice Machado, quien llamaba a Rojas “El Padrino”) y ahora el expediente está muy cerca de ser elevado a juicio.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-