SEGUINOS

Sociedad

El uso de pantallas desde temprana edad perjudica el desarrollo cognitivo de los niños

La aparición de los dispositivos táctiles -tabletas y celulares- anticipó la relación de los chicos con las pantallas. Hoy es posible ver a niños muy pequeños en contacto con tecnología, lo que resulta alarmante, ya que desfavorece su desarrollo psico-motriz, emocional e intelectual.

“Lo que pasa en los adultos es que es una solución muy económica y a la mano para diferentes situaciones. Hay momentos donde necesitas ir a bañarte o hacer cosas y que el chico se quede tranquilo, y lo más a mano que tenes es un celular, entonces terminas dándoselo para que puedas hacer algo”, dijo José María Gómez, asesor de Marketing Digital.

En la misma línea, resaltó que “El problema que generan las pantallas en los chicos es que disminuye su capacidad de entrenar su mente e intelecto, porque están en desarrollo. La pantalla te da un continuo de imágenes que no permite a nuestro cerebro procesar y entender”.

“Los chicos pueden mirar mil veces la misma película porque no tienen la capacidad de detenerse a entender y procesar lo que está pasando. Pueden divertirse y reírse a carcajadas o puede darle miedo algo, pero no más que eso. Eso lo que hace es que no puedan estar conceptualizando ni interiorizando lo que están viendo”, indicó.

En cambio, cuando uno les lee o les cuenta un cuento, “los chicos escuchan, ese estímulo ingresa y ellos lo pueden procesar e imaginarse lo que está pasando, entonces ahí sí su cerebro está trabajando. En el continuo de imágenes de una pantalla no tienen el tiempo y no tienen naturalmente la capacidad para poder hacerlo”, explicó Gómez.

A lo que agregó que “en un niño es realmente perjudicial porque va en contra de el desarrollo natural que necesita motriz e intelectualmente”.

“El costo que pagas por comer tranquilo no es buen negocio para el desarrollo de tu hijo y, al final del día, lo terminas pagando vos. Ese atraso o condicionamiento después se ve en el largo plazo, los chicos tienen menor capacidad de comunicarse, tienen menor capacidad de desarrollarse intelectualmente o tardan más tiempo para hacerlo”, puntualizó el profesional.

Por otra parte, señaló: “En la calle no es extraño escuchar chicos que hablen en neutro y eso tiene que ver con la cantidad que escuchan de lenguaje neutro contra la cantidad que escuchan de posadeños hablando. Te hablan de la nevera, el pastel y demás”.

“Es una cuestión de urgencia o necesidad y después se vuelve una comodidad, porque es la manera más simple”, comentó Gómez. No obstante, resaltó: “Yo creo que igualmente vamos entendiendo un poco más que eso es perjudicial, que no está bueno darle un celular a un chico”.

“En 20 años trabajando en tecnología se lo bueno que es lo otro. En los más pequeños los beneficios que tienen en su desarrollo psico-motriz, emocional e intelectual, vale muchísmo la pena”, enfatizó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-