SEGUINOS

PROVINCIALES

Emprendedoras laneras de Profundidad no paran de producir y ahora buscan transformar su actividad en atractivo turístico

Las emprendedoras del taller Lanas de Misiones, que funciona en la órbita de la Cooperativa Cuenca Sur, no pararon la producción ni en tiempos de pandemia por el coronavirus. Con todos los recaudos necesarios para el cuidado de la salud, siguieron con su trabajo de confección de pantuflas, sombreros, animales de decoración, manoplas, almohadones, carteras y chalecos. Venden en la feria de Profundidad y también a través de su página de Facebook. Hay muchas consultas y pedidos.

En 2010 surgieron las primeras experiencias con lanas e hilos, con Sonia Benítez de Fachinal como pionera. Después el epicentro se mudó a Profundidad.

Actualmente, la cooperativa (con las laneras) forma parte de la Cuenca Ovino-Caprina Zona Sur, que busca el desarrollo productivo en los seis municipios que la integran: Candelaria, Cerro Corá, Profundidad, Fachinal, Garupá y San José.

“La idea fue de dos capacitadoras que vinieron de Posadas. Se acercaron al municipio y expusieron la idea a la intendenta Silvia Estigarribia. Antes la lana se quemaba y tiraba y ellas querían aprovecharla para producir. Se trata de Miriam Millán y Coti Seró, ambas muy conocidas”, recordó Rosa Da Silva, presidenta de la cooperativa y responsable del taller.

“La Fundación de Artesanías de Misiones les pagó a ambas para que nos capacitaran en el manejo de la lana, en todo lo que se podía hacer, en diferenciar el tipo de fibras, en cómo hacer un buen lavado. Se eligió Profundidad porque hay muchos productores”, apuntó.

Rosa recordó que “las charlas se hacían en un SUM. Aprendimos el lavado con distintas técnicas. Luego en la Expo Mujer fuimos a mostrar los primeros productos. Al principio éramos 20 mujeres, ahora somos la mitad. Muchas instituciones nos ayudaron”.

Apuntó que “a través del programa Manos a la Obra, de Desarrollo Social, pudimos comprar herramientas, ruecas para los hilos, los insumos. En 2014, la intendenta Silvia nos dio una casa para montar la sede, donde ahora está el taller”.

En crecimiento

“Desde la carrera de Diseño Industrial de la Facultad de Artes de Oberá nos hicieron los diseños de los prototipos de las máquinas que hoy tenemos en el taller, que son la lavadora, la cargadora y la fieltreadora, para hacer nuestra producción”, añadió la emprendedora.

Comentó que como el taller siguió creciendo, el Iprodha se logró hacer un tinglado para ampliar la sede. Mencionó que en un principio la lana la proveía el establecimiento La Armonía y que luego pasaron a ser proveedores los demás productores de la Cuenca Ovina Zona Sur.

La Municipalidad se encarga de pagarle al esquilador y de cubrir el transporte de la materia prima desde los campos hasta el taller. Luego, la lana es enviada a Corrientes (a una empresa de Curuzú Cuatiá), donde se hace el lavado. “Cuando terminen de ensamblar nuestra máquina, ese paso del proceso se hará acá. Recién entones la sala de producción estará completa”, señaló Rosa.


En 2018, se conformó la cooperativa, que también incluye a productores de la zona de Colonia Tacuaruzú.

Tanto alcanzaron a dominar el arte de trabajar la lana, que sus confecciones fueron exhibidas en Buenos Aires y hasta en París. En esas capitales del mundo pueden apreciarse, por ejemplo, las piezas teñidas con yerba mate o cáscaras de repollo colorado, lapacho y cebollas.


“Lanas de Misiones es una marca conocida, hoy por hoy. En este tiempo de pandemia, sobre todo, estamos recibiendo muchos pedidos por internet. Y también vendemos bien en la feria que se hace cada 15 días en la localidad, que se transforma para nosotros en una buena vidriera”, recalcó Rosa.

Atractivo para el turismo rural

Matías Sánchez (22), estudiante de Seguridad Vial, y vecino de Profundidad, es secretario de las mujeres del taller. “Me inicié en el proyecto en 2014. Me sumó mi madre Raquel, que se había sumado a las demás chicas antes. Ella es ama de casa y mi padrastro es tractorista. No son productores, es decir que es una actividad totalmente nueva para nosotros”, contó.

“Como estudiaba por las tardes, iba a la mañana, tiempo en que se hacían las capacitaciones. Actualmente manejo las redes sociales de la cooperativa y hago la parte de indumentaria, incursiono en lo que son prendas como tapados, por ejemplo”, agregó entusiasmado.

“Lo que más producíamos era para las ferias, como la Expo Mujer o la FAM, que ahora están paradas. Lo mismo para las fiestas, Del Chivito, del Cordero o del Caballo”, lamentó. Sin embargo, coincidió con Rosa en que “recibimos buena respuesta de lo que publicamos en las redes. Hay interacción. Hay muchas ventas que se concretaron por esa vía”.

Matías también integra la Comisión de Turismo Rural Comunitario de la Cuenca. “Hace poco entré a trabajar con ellos, en la parte de comunicación en las redes sociales. La idea es interactuar con los interesados, contarles qué ofrecen en materia turística los emprendimientos de la zona”, explicó.

Lanas de Misiones ha hecho camino en esta década. Ahora busca potenciarse como atractivo para los turistas que lleguen al Sur misionero en busca de la paz rural.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-