Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Empresarios advierten por un posible “desabastecimiento” tras el congelamiento de precios

Economía

Mario Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) aseguró que puede haber faltantes en las góndolas tras la oficialización del congelamiento de precios por 90 días dispuesto por la Secretaría de Comercio. La resolución retrotrae el precio de 1.432 productos al precio del 1° de octubre y estará vigente hasta el 7 de enero de 2022.

El presidente de la CAC dijo que va a haber faltantes en las góndolas como resultado de la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial que retrotrae el precio de 1.432 productos al precio del 1 de octubre y los congela por 90 días.

“Va a haber desabastecimiento, no tenga ninguna duda. Cuando se le termine al que ya tiene fabricado a ese producto, si eso le provoca pérdida no lo va a volver a fabricar porque no hay manera”, dijo el líder empresario en declaraciones a la radio santafesina LT9.

El empresario dijo sentir incredulidad ante Roberto Feletti luego de que fracasara el intento de llegar a un acuerdo con comercios e industria para el congelamiento de precios y decida imponerlo a través de una resolución.

“Es como si un eximio personal de la salud insistiera con un medicamento que nunca ha funcionado. Es muy raro porque los controles de precios nunca funcionaron En la historia, en el mundo y en la Argentina jamás desde que se comenzaron a implementar. El primero fue en el año 52 y después todos los gobiernos con algunas excepciones, incluyendo el Gobierno de [Mauricio] Macri hace unos años, implementó controles de precios. Nunca funcionaron, porque es una aspirina que calma el dolor momentáneo de una enfermedad muy difícil, muy compleja, y la enfermedad continúa”, comentó Grinman.

“Si eso fuera la solución para controlar la inflación, en lugar de ponerlo por 90 días pónganlo por 4, 5 o 10 años. Pero no funciona”, ironizó.

El titular de CAC reconoció que los empresarios “dialogan mucho” con el gobierno pero consideró que “eso no significa que nos escuchen y lleven a la práctica las cosas que sugerimos”.

“En Argentina lo único que ha crecido es la pobreza y para combatir ese flagelo tremendo hay que generar riqueza. Nosotros sabemos cómo generarla desde el sector privado: con nuevas empresas, creando fuentes de trabajo. Porque el Estado no puede seguir tomando personal porque es un empleo de mala calidad que además resiente las finanzas del Estado e incrementa el déficit fiscal”.

“Hay un montón de componentes que tienen que ver con los productos. El 75% de las importaciones son productos necesarios para la producción nacional. Si usted va a una góndola de supermercado y tiene ganas de comprar una caja de jugo de naranja, la caja es importada, el conservante es importado, el colorante es importado. Y todo eso tiene que ver, por un lado, con el comercio administrado que está haciendo el Gobierno y con la disponibilidad de los dólares y a qué dólar para poder comprar. Ni hablar de los costos internos, impuestos. Ni hablar que en cualquier momento un sindicato te bloquea la empresa y no te deja trabajar por varios días. O sea que hay un montón de factores que hacen a que los costos argentinos sean altos”, se quejó.

“Pero claro, para el gobernante siempre es más fácil encontrar un culpable y no reconocer los errores propios. Entonces los empresarios somos los culpables de la inflación en la Argentina que desde hace 70 años tiene un promedio de 60% anual de inflación”, dijo.

Minutos después de sus declaraciones, Roberto Feletti secretario de Comercio escribió en su cuenta de Twitter respondiendo a los empresarios: “Ni amenazas a los argentinos y argentinas ni desabastecimiento. Lamentamos mucho este tipo de amenazas que no son a un Gobierno ni a una política, sino al Pueblo argentino” y agregó: “venimos de un tiempo muy duro y estamos tratando de salir adelante poniendo todos un poquito para que la Argentina se vuelva, definitivamente, social y económicamente sostenible. Siempre estaremos abiertos al diálogo y a la negociación, pero no en estos términos”.

Fuente: Ámbito.