Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Es ley el proyecto para que los trabajadores que ganan hasta $150 mil no paguen Ganancias

Nacionales

El Senado sancionó la iniciativa por unanimidad en la sesión de este jueves. La norma alcanzará a 1.267.000 trabajadores y jubilados. Será retroactivo al 1ro. de enero y el aguinaldo estará exento del tributo, entre otros beneficios. Fuertes cruces entre oficialismo y oposición.

El Senado convirtió en ley este jueves por amplia mayoría el proyecto que modifica el impuesto a las Ganancias para que trabajadores con salarios brutos de hasta 150.000 pesos y jubilados con haberes de hasta 167.000 pesos dejen de pagar el tributo a partir del 1ro. de enero de este año.

La iniciativa impulsada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y acompañada por todas las centrales obreras recibió 66 votos afirmativos y una sola abstención, de Esteban Bullrich (Pro).

La sesión fue escenario de fuertes cruces entre senadores del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, que se reprocharon mutuamente las promesas incumplidas tanto del gobierno de Mauricio Macri como del actual presidente Alberto Fernández.

Si bien el interbloque Juntos por el Cambio acompañó la votación en general, tal como sucedió en Diputados, criticó algunos aspectos particulares y habló de un nuevo “parche” en el sistema tributario.

La flamante norma establece que los trabajadores que ganen por debajo de 150.000 pesos brutos dejarán de pagar Ganancias, y aquellos salarios de entre 150.000 y 173.000 pesos tendrán deducciones especiales que serán determinadas por el Poder Ejecutivo.

En el caso de los jubilados, el “piso” pasará de seis a ocho haberes mínimos –un monto estimado en 167.000 pesos-, y aquellos que además perciban otros ingresos, tales como una renta de alquiler o intereses de un plazo fijo, también podrán acceder al beneficio.

La ley, que se estima tendrá un costo fiscal superior a los 47.600 millones de pesos, establece la retroactividad al 1ro. de enero, y en la reglamentación la AFIP determinará el modo en que se devolverá a los trabajadores el dinero correspondiente.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Caserio, recordó la promesa incumplida de Mauricio Macri de eliminar el impuesto y destacó que “a pesar de la difícil situación heredada y de la crisis de la pandemia, ha sido este presidente, Alberto Fernández, quien vino hoy a solucionar este problema”.

Caserio confirmó que la ley beneficiará a 1.267.000 trabajadores y jubilados, y precisó que solo 733.000 trabajadores pasarán a aportar Ganancias, es decir solo el 7%, un número cercano a los valores históricos.

“Esto demuestra el esfuerzo de nuestro gobierno en una crisis sanitaria y económica mundial para poder dar soluciones y cumplir los compromisos asumidos con los argentinos”, resaltó el oficialista.

A su vez, el titular de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Daniel Lovera, subrayó que “aumenta casi el doble el piso vigente en la actualidad, y dejando por primera vez al aguinaldo exento. Esto representa una conquista histórica de derechos para los trabajadores”.

En cuanto a los jubilados, indicó que “la proporción de haberes que pagaban este tributo en 2019 era del 5,9% y ahora será del 2,4%”. “Con esta ley ninguna persona que cobre la mínima, la media o la media alta pagará Ganancias”, afirmó.

Lovera apuntó que “en los cuatro años de gestión de Cambiemos, el porcentaje de trabajadores alcanzados pasó del 10% al 25%; esto quiere decir que una de cada cuatro personas trabajadoras pasó a pagar Ganancias, y eso fue un golpe durísimo para la clase media argentina”.

Además, ponderó que a pesar de la crítica situación por la segunda ola de la pandemia, “el Gobierno va a hacer un esfuerzo fiscal de casi 50.000 millones de pesos para darle alivio, tranquilidad y reconocimiento a miles de trabajadores que día a día, sin importar las circunstancias, se levantan y van a trabajar para que la Argentina se ponga de pie”.

Desde la UCR, Víctor Zimmermann consideró que “estamos frente a una reforma necesaria e importante, pero la vemos insuficiente. Sigue pendiente el desafío de una reforma de fondo del sistema tributario argentino”.

“Nada decimos de los autónomos y de los que quieren generar empleo, y esto sin duda genera distorsiones, sobre todo si miramos a los sectores más vulnerables y carenciados que pueden llegar a pagar más impuestos a través de Ingresos Brutos o Sellos si a las provincias no se las compensa correctamente”, advirtió, al recordar que Ganancias es un impuesto coparticipable.

Zimmermann también cuestionó que se utilice el RIPTE (índice de variación salarial) para actualizar el mínimo no imponible en lugar del IPC (índice de inflación).

También por Juntos por el Cambio, el catamarqueño Oscar Castillo coincidió en que “en este contexto socioeconómico, cualquier alivio a esta situación es bienvenido y desde la oposición se lo va a apoyar, pero un verdadero alivio hubiese sido que sea general para todos los estamentos que hacen a los trabajadores, y este no lo es”.

En defensa de la ley, la chubutense Nancy González expresó que “como decía el general Perón, nosotros no prometemos, cumplimos”, pero el radical Julio Martínez le salió al cruce con ironía: “Se ve que el presidente Fernández no es peronista, porque prometió aumentar un 20% a los jubilados, y no solo no les aumentó, sino que les impuso un nuevo ajuste con una nueva ley “.

Otro momento tenso se vivió con la fuerte intervención de la radical Silvia Elías de Pérez, quien advirtió que en el oficialismo “hablan de promesas de campaña y hacen discursos echándole la culpa de lo que no se hacen cargo”.

“(Fernández) llegó al gobierno prometiendo que los jubilados iban a tener el máximo de los aumentos, que iban a ser los más cuidados, ¡y lo primero que hicieron fue dejar a un costado la fórmula jubilatoria y durante un año le entregaron a nuestros mayores lo que sobraba de la mesa, como si fuesen los perros que estaban ahí abajo, y ahora cambiaron la fórmula para seguir pagándoles menos!”, alertó.

En tono duro, siguió. “¡Prometieron que iban a encender la economía y nos metieron en una cuarentena eterna que llevó a la destrucción de los puestos de trabajo! ¡Prometieron que iban a respetar la independencia judicial y lo primero que hicieron fue tratar de avasallar a la Justicia, y todo el tiempo persiguen al Ministerio Público Fiscal y a los jueces porque buscan impunidad!”

“¡Prometieron que entre diciembre y marzo 10 millones de personas iban a estar vacunadas y seguimos esperando que cumplan!”, continuó Elías de Pérez con el dedo en alto, y Nancy González le llamó la atención: “Calmadita con el dedo”, le dijo.

El kirchnerista Oscar Parrilli también reclamó “un poquito de autocrítica” de Juntos por el Cambio y, tras repasar con abundantes cifras la economía que dejó el macrismo, sentenció: “Cuando gobiernan son un lobo, y cuando son oposición tienen piel de cordero”.

A su turno, Martín Lousteau (UCR-Evolución) pidió “bajar el tono” de las discusiones. “No se me ocurre que Alfonsin le hubiera dicho imbécil a un dirigente opositor o que Cafiero haya dicho que un diputado habla boludeces”, dijo.

El economista relativizó la importancia de la modificación de Ganancias: “Es un alivio, pero no es una transformación de la Argentina. Es un alivio para un sector muy chico de la Argentina, es un alivio para un 5% de los trabajadores, y el 5% de los trabajadores que está dentro del 10% que más gana”.

Tras advertir que se busca “vestir de épica” a la ley, sostuvo que “no es la mejor reforma posible”. “¿Cómo se va a financiar? Con Ingresos Brutos. Ingresos Brutos se traslada a precios”, argumentó, y agregó que eso genera “costos para el 90% que gana menos”. “Al 90% de más abajo le quitamos para darle al 5%”, resumió.

Al respecto de los jubilados, señaló que “de los 5 millones y medio de jubilados estamos hablando de 410.000, y en ese tramo que estamos beneficiando hay jubilaciones de privilegio”. Asimismo, sobre la deducción por cónyuge argumentó que “suena bien pero es un desincentivo enorme a que la mujer quiera participar en el mercado laboral, que es lo que queremos todos”.

Al cierre del debate, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff advirtió que se trata de “un parche” destinado a “un sector minoritario” de trabajadores. “Estamos legislando para un sector privilegiado de la Argentina. Es una medida aislada, no va a alcanzar ni siquiera para lo electoral”, cuestionó.

El formoseño criticó el rumbo del Gobierno en el contexto de la pandemia: “Pasó un año desde que asumió Fernández, un año de un gobierno que viene marcando la cancha con una agenda equivocada, donde no hay autocrítica, solo desorientación en materia de salud y en materia económica”.

Naidenoff reprochó que se esté discutiendo qué hacer con las PASO y remató: “Si el Ejecutivo no reacciona, nosotros estamos dispuestos a colaborar”.

La vicejefa del bloque oficialista, Anabel Fernández Sagasti, destacó finalmente que “esta ley es un acto de profunda justicia” y recordó que en la gestión anterior la cantidad de trabajadores que pagaban Ganancias se duplicó.

“Yo sé que es un tema muy caro para Juntos por el Cambio. Fue una de las grandes estafas electorales que tuvieron los argentinos. Generaron una destrucción no solo del salario real sino de todo el entramado productivo”, lanzó.

Luego, confesó: “Me da mucha vergüenza escuchar a quienes gobernaron los últimos cuatro años decir que no hay un plan económico, hablar de justicia distributiva, cuando fueron los grandes generadores de endeudamiento y fuga de capitales”.

El titular del bloque, José Mayans, concluyó el debate advirtiendo que “el sistema de especulación, usura y robo no funcionó”. “Tenemos que empezar por recomponer el salario del trabajador, que es lo que estamos tratando de hacer”, reforzó, y acusó al gobierno anterior de cometer un “desastre económico”.

Beneficios de la flamante ley
Además de elevar el umbral de Ganancias, el proyecto sancionado este jueves en el Senado exime del pago del impuesto al aguinaldo y, por otra parte, mantiene el diferencial del 22% que perciben los trabajadores de la Patagonia en concepto de zona desfavorable.

Una nueva incorporación será la deducción por concubino -actualmente se permitía solo el cónyuge-, para los integrantes de “la unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo”.

Además, se eximirá del impuesto al reintegro por gastos de guardería para los hijos de hasta tres años, con un tope de hasta el equivalente al 40% de la ganancia no imponible -67.000 pesos al año, es decir 5.590 pesos mensuales-.

También, a pedido del radicalismo en Diputados, se podrá deducir “la provisión de herramientas educativas para los hijos e hijas del trabajador y trabajadora” y “el otorgamiento o pago debidamente documentado de cursos o seminarios de capacitación o especialización”.

De acuerdo a la norma aprobada, se aumentará la deducción por hijo con discapacidad -sin límite de edad-; y se prorrogará hasta el 30 de septiembre de este año la exención de las horas extras y guardias -activas o pasivas- del personal de salud y recolectores de residuos debido a la pandemia.

Otro de los puntos es la posibilidad de deducción del “bono por productividad, falla de caja o concepto de similar naturaleza hasta un monto equivalente al 40% de la ganancia no imponible” con “efecto exclusivo para los sujetos cuya remuneración bruta no supere la suma equivalente a 300.000 pesos mensuales inclusive”.

Para el personal militar se suma la exención de los suplementos vinculados a la “actividad arriesgada, título terciario, y zona y ambiente insalubre o penoso”.

La nueva ley indica, también por un pedido de la UCR en la Cámara baja, que las asignaciones a expresidentes, presidentes y vicepresidentes estén alcanzadas por el impuesto a las Ganancias.

Finalmente, se faculta al Poder Ejecutivo a disponer una actualización de los topes mínimos, en función de la evolución que tengan los salarios para evitar que, a partir de los acuerdos de paritarias, haya trabajadores que, ahora beneficiados, pasen a estar incluidos en poco tiempo.
(Parlamentario.com)