SEGUINOS

POLICIALES

Escraches y extorsión por internet: un delito que avanza en Misiones y obliga al alerta

A principios de los 2000 se dio el auge de los secuestros virtuales. En su mayoría ejecutados por reclusos de cárceles de Córdoba o Buenos Aires, el modus operandi consistía en convencer vía teléfono a los damnificados que algún familiar había sido secuestrado y que para liberarlo se necesitaba un depósito bancario o la entrega de tarjetas telefónicas.

Cientos de personas cayeron hasta que se descubrió la modalidad. Después se perfeccionaron los “cuentos del tío” y los “del nieto”, con los que fueron embaucados muchos abuelos, que hasta llegaron a perder los ahorros de toda la vida. Con la extensión de internet, los criminales decidieron poner en práctica otra forma delictiva, que está avanzando por la geografía nacional y en Misiones ya ha tenido víctimas: los escraches y las extorsiones vía redes sociales.

Si bien hay víctimas en todos los estratos sociales, en las últimas semanas se han escuchado casos de intentos que han tenido como blanco a empresarios. Por esos episodios están en la mira delincuentes extraprovinciales.

“Los más vulnerables, según las estadísticas, son los hombres. Hay mucha reticencia a denunciar. Hay temor. Hemos conocido casos de gente que ha filmado videos íntimos en su lugar de trabajo y los ha compartido con desconocidos. Si se publica, perdería el empleo”, ilustró la comisario Marilín Ozuna, responsable de la Dirección de Cibercrimen de la Policía de Misiones.

Detalló que “tenemos antecedentes de casos en los que se entabla una relación virtual y después de transcurridas unas horas o de compartir algunas líneas de chat, aparece la extorsión, el chantaje. Si no me pagás, si no me cargás crédito o depositás tanto, le muestro esto a tu mujer, a tu jefe o a quien sea, es la amenaza más frecuente”.

Según Ozuna, “como la mayoría de las víctimas son adultos, lo que se sugiere es extremar los cuidados y tratar de establecer si la persona que los contacta es real, buscar un contacto real, antes de compartir la intimidad por la vía virtual”.

 

La investigadora policial fue contundente: “Una vez que un material subió a la red, es imparable”.

Si no se quiere establecer ese contacto “real”, Ozuna aconsejó: “Si la persona quiere mantener una relación virtual, tomar todos los recaudos”.

Comentó que “la modalidad del escrache por las redes sociales se está tornando común, lamentablemente, porque a veces es más fácil hacer una denuncia virtual a que acercarse a una dependencia policial a pedir ayuda, solución o alguna intervención”.

Se mostró preocupada porque “esto se está expandiendo a todos los estamentos públicos, en el ámbito docente, en el judicial, en el político. La gama de personas que ha sido víctima es muy amplia. Es un verdadero dolor de cabeza”.

Caso emblemático

 

En diciembre de 2019, fue detenido en la chacra 19 de Posadas un hombre acusado de haber montado un verdadero negocio ilegal gracias a la extorsión por las redes. “Fue un caso emblemático. Todo empezó con un perfil de Facebook que venía escrachando desde hacía un par de años, aproximadamente desde 2015. Se habían acumulado denuncias, que por alguna u otra circunstancia no prosperaron. No se avanzó lo necesario y esta persona seguía escrachando. Lo particular es que utilizaba un lenguaje muy particular, donde se cuidaba de cometer delito”, recordó la oficial.

“Luego, con el tiempo, se cebó. Aceitó el mecanismo y se volcó a la extorsión. Pasó a cobrar por escrachar o por dejar de hacerlo. Hizo un negocio ilegal de su accionar. Por eso era tan amplio su abanico de escraches. No se ceñía a una esfera, si bien tenía predilección por la municipal, sino que se metía en distintos ambientes, hasta de otras localidades”, precisó.

Ozuna detalló que “lo ubicamos y se lo detuvo por orden de la Justicia. Estuvo un mes detenido y lo excarcelaron luego de que cubriera una fianza importante. Para nosotros los investigadores, el hecho de que estuviera preso este tiempo fue un aliciente, porque se trató de un precedente”.

“Ni qué hablar del alivio que sintieron los damnificados con el blanqueo de ese perfil. Ahora sigue vigente, pero no se utiliza más. La misma persona física utilizaba tres redes sociales, que se desactivaron cuando lo detuvimos”, agregó.

La investigadora admitió que “hubo otros casos denunciados, pero de menor escala”. Por todo esto, en Cibercrimen están más alertas que nunca. Y pidieron lo mismo a los ciudadanos: chequear, pedir información que se pueda corroborar, no ser confianzuda y ser prudente con la información, fotos o videos que se comparte.

Consejos

Sobre la problemática, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, informó a los ciudadanos:

¿Qué es la sextorsión?

Es una forma de chantaje en la que se amenaza a una persona con divulgar y hacer pública imágenes y videos de su intimidad sexual.

¿Cómo es la sextorsión por mail o por whatsapp?

Recibís un correo electrónico o mensaje donde un anónimo dice que tiene imágenes y videos comprometedores y te pide un rescate en dinero.

¿Qué piden a cambio de no divulgar imágenes íntimas?

–             Piden dinero en forma de criptomonedas, como por ejemplo bitcoins, ya que es muy difícil rastrear el destinatario.

–             Piden más fotos o videos de tu intimidad sexual.

¿Cómo obtuvieron las imágenes para la sextorsión?

–             Puede ser que no tengan ninguna imagen tuya y digan que las tienen.

–             Puede ser que las imágenes las tenga una ex pareja con quien compartiste imágenes íntimas que luego te extorsiona.

–             Te robaron tu celular o computadora y lograron acceder a tus datos y fotos.

–             Compartiste fotos íntimas en una red de citas.

–             El extorsionador se hizo pasar por alguien conocido y logró que compartieras imágenes íntimas.

–             Te espiaron y fotografiaron en forma remota a través de tu webcam o de tu celular:

–             Quizás bajaste e instalaste un software espía en tu computadora o en el celular. Puede estar escondido en una imagen que abriste o en un mail de promociones.

–             Un extorsionador instaló en forma remota un controlador de tu webcam o celular.

¿Cómo puedo cuidarme de la sextorsión?

–             No compartas fotos íntimas a través de las redes sociales o internet.

–             Tapá las cámaras de tu computadora y celular.

–             Mantené actualizados los antivirus y antimalware en tu computadora y celular.

–             No instales aplicaciones y programas no oficiales ya que pueden tener programas espía.

–             Protege tus dispositivos con una contraseña segura.

–             Aprendé a cifrar tu información por si te roban el celular.

–             No abras archivos “.exe”. Son programas que se instalan en la computadora.

–             Asegurate que las promociones que abrís sean de sitios oficiales con los que compartiste tus datos.

¿Qué hago si soy víctima de sextorsión?

Guardá todas las pruebas que tengas: chats, correos electrónicos, capturas de pantalla y cualquier tipo de contenido que aporte información a los peritos informáticos para presentarlas en una fiscalía.

 

 

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-