SEGUINOS

INTERNACIONALES

España: finalizó el estado de alarma y comenzaron la nueva normalidad post coronavirus

España se despidió en la medianoche del pasado sábado del estado de alarma, esa imposición invisible que la propagación del coronavirus forzó a decretar en el país a mediados de marzo y que duró 98 días.

Los españoles recobraron este domingo la libertad de movimiento en todo el país luego de tres meses en estado de alarma por el coronavirus, a la vez que se reabrieron las fronteras a los países de la Unión Europea (UE) salvo Portugal.

El estado de alarma decretado por primera vez el 14 de marzo, que mantuvo bajo un estricto confinamiento a la población hasta finales de abril y luego se fue relajando, finalizó minutos antes de la pasada madrugada, con lo que los españoles ya pueden desplazarse por todo el país.

También se reabrieron las fronteras a todos los países de la UE menos Portugal, cuyo gobierno negoció hacerlo de forma “coordinada” el 1 de julio, con un acto en el que estarán presentes el rey Felipe VI, el mandatario luso, Marcelo Rebelo de Sousa, así como el presidente del Gobierno y el primer ministro de ambos países, los socialistas Pedro Sánchez y António Costa, respectivamente.

Pocos turistas
A partir de este domingo los extranjeros que llegan a los aeropuertos españoles ya no tienen que realizar una cuarentena, solo deben rellenar un formulario sanitario -donde brindan datos para poder ser localizados- y son sometidos a control de temperatura y visual.

A pesar de la reapertura, la mayoría de viajeros que llegaron a los aeropuertos españoles no son turistas sino jóvenes que estudiaban en el extranjero cuando se decreto el estado de alarma o residentes que vuelven de sus países de origen.

Existe preocupación e incertidumbre acerca de cómo impactará el regreso de los turistas a ciudades como Barcelona, tanto desde el punto de vista sanitario como respecto al impacto para que la economía comience a recuperarse.

Los expertos del Ministerio de Sanidad español son conscientes del riesgo que supone controlar a nivel epidemiológico la llegada masiva de extranjeros y advierten que controlar los casos “importados” será el mayor desafío en esta nueva etapa en la que el virus “no desapareció”.

La “nueva normalidad”
Con la “nueva normalidad”, como el gobierno denomina esta nueva etapa, las ciudades comenzaron a recuperar el ritmo y la vida social, con las zonas exteriores de los bares repletas.

Para limitar el acceso a las playas cada municipio tiene su propio criterio y en Barcelona solo hay cámaras que controlan que no haya un exceso de gente. Cuando esto ocurre, se escucha una voz por megafonía que advierte que no pueden ingresar más personas, pero es imposible controlarlo, ya que no hay un estricto control policial.

La principal característica de la nueva normalidad es la adaptación de la vida en general a las normas sanitarias, tanto en el trabajo como en los comercios o en las actividades de ocio, orientadas en esta etapa al público local.

El Museo Picasso de Barcelona reabrió hace unas semanas con medidas de seguridad y una exposición readaptada, esperando principalmente a los barceloneses, ya que el 90% de sus visitantes son extranjeros.

 

Fuente-. Página12

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-